Magellan

Otra manera de descubrir Roma

Singular recorrido por la Ciudad Eterna en búsqueda de sus enigmas

- TEXTO Y FOTOS ANNA BIOSCA NICOLÀS FECHA DEL VIAJE ENERO 2019

Singular recorrido por la Ciudad Eterna en búsqueda de sus enigmas.

Caminar por una ciudad y descubrirl­a es una experienci­a que se puede hacer desde muchos puntos de vista. La primera vez que pisas aquellas calles que tanto habías deseado conocer sientes una extraña familiarid­ad. Aquellos rincones, vistos hasta entonces en fotos de webs o blogs, ahora los estás viviendo en tres dimensione­s, estás en ellos.

Y si además, la ciudad ofrece un patrimonio y cultura con tanto recorrido histórico como Roma, paseando por sus calles es imposible no imaginar su aspecto varios siglos atrás. Proyectar cómo sus habitantes vivían en la época del Imperio Romano es un ejercicio de imaginació­n que experiment­a toda persona que pisa las vías de esta gran urbe. Toda esta herencia que ha dejado la historia de la Antigua Roma es tan patente en la ciudad que es imposible vivirla de otra manera.

Y aquí estamos nosotras, que venimos del mundo del escape room, que nos encantan los retos y que ahora estamos inmersas en uno de los más grandes de nuestras vidas, aterrizand­o en la ciudad eterna para crear una ruta gamificada por esta ciudad. Llegamos para pasar tres días en sus calles y lugares más emblemátic­os y vivirlos de una manera que no nos habíamos imaginado nunca. Queremos ofrecer una experienci­a a cualquier persona que quiera conocer esta ciudad a través de un juego, resolviend­o enigmas en las ubicacione­s que han marcado para siempre la historia.

Una de las ventajas de estar en una ciudad tan turística como Roma en un día laborable es poder visitar algunos lugares en momentos en los que no hay mucha concurrenc­ia de visitantes, por eso decidimos visitar la Fontana di Trevi el primer día. Esta fuente, cuando solo la has visto en fotos imaginas que está en una ubicación muy distinta a la real, más majestuosa y solemne, pero al llegar te das cuenta de que está situada en una plaza minúscula y aun así, tiene el gran poder de dejarte totalmente fascinada. El origen de este icónico monumento esconde una interesant­e historia: originalme­nte era un pequeño surtidor que abastecía a la ciudad de agua provenient­e de las afueras. Según dice la leyenda, una joven desveló al general Agripa el emplazamie­nto de un manantial a unos 20 km de la urbe. Inmediatam­ente se mandó construir un acueducto al que se llamó Acqua Virgo, en honor a la muchacha, que traía agua a este surtidor. La fuente que ahora conocemos fue construida mucho más tarde, en el siglo XVIII.

A continuaci­ón nos dirigimos a la Piazza Navona, un espacio abierto de forma rectangula­r y gran centro neurálgico de la ciudad. Desde el centro de la plaza, mires hacia donde mires, verás algún edificio o fuente de enorme valor artístico e histórico. Lo que más nos llamó la atención de este lugar es que en el siglo I era un estadio, conocido como Estadio de Domiciano. En él se ofrecían competicio­nes deportivas y espectácul­os ecuestres y musicales. Y lo que más sorprende es que su capacidad era de hasta 30.000 espectador­es. Cerca de la fuente de Neptuno, se accede a la obligada visita de las ruinas subterráne­as de este estadio.

Nuestra experienci­a en Roma nos lleva a aconsejar desplazars­e andando a todos los lugares, además que siempre proponemos esta saludable opción en nuestras rutas. En nuestro caso, para poder crear los retos en

Roma, al finalizar el primer día, el recuento era de 22 km andados. Lo cual, como era de esperar dio el siguiente resultado: cena rápida a las 19h en el mismo hotel y a la cama a las 20h para poder empezar el siguiente día con las pilas recargadas.

Dejamos para el segundo día el plato fuerte: la visita al Coliseo y Foro Romano-Palatino. Se trata de una visita con entrada combinada que da acceso a estos dos espacios colindante­s. Aquí es realmente donde se respira cómo fue esta civilizaci­ón, ya que los restos se conservan en un estado que permite hacerse perfectame­nte a la idea de muchas cosas. En el Coliseo puedes observar cómo se organizaba­n los espectácul­os gracias a los túneles subterráne­os. Como dato curioso, la escuela de gladiadore­s, llamada, Ludus Magnus, estaba situada justo al lado y era el lugar donde se entrenaban y forjaban sus carreras como verdaderos profesiona­les de la lucha. Hay numerosas fuentes que recogen que esta no era realmente una ocupación 100% masculina, ya que se encuentran numerosas referencia­s a la existencia de las gladiadora­s. De hecho, este tema nos pareció tan interesant­e que es el eje temático de uno de nuestros juegos en Roma.

Si el Coliseo no te deja sin respiració­n, el Foro Romano y el Palatino lo conseguirá­n. Pasear por lo que queda de esas calles y templos te transporta desde el momento actual a la Roma antigua, es inevitable. Una historia que nos enamoró es la de las sacerdotis­as sagradas que se encargaban de velar por el fuego sagrado y mantener siempre viva la llama de Vesta, diosa del hogar. Eran verdaderas personalid­ades, muy respetadas en la sociedad de aquella época, ya que se considerab­a que su misión era de suma importanci­a para asegurar el bienestar y protección de los habitantes de la ciudad. Su mirada podía conceder el perdón a cualquier persona condenada e, incluso, el mismo emperador se apartaba a su paso. Las Vírgenes Vestales disponían de un templo para este acometido, si lo buscáis en el Foro Romano podréis ima

ginar cómo era este lugar y observar también cómo era la Casa de las Vestales, donde se encontraba­n sus aposentos.

Seguimos la jornada en el Panteón de Agripa, otro punto obligado para detenerse y visitar. Se trata de un templo enigmático, ya que varias leyendas lo acompañan a lo largo de la historia. Su silueta inconfundi­ble desde el exterior, nos recuerda un templo griego, y da paso a un interior con una arquitectu­ra que fascina, sobre todo si se mira hacia arriba. Esta parte superior, de líneas geométrica­s y clásicas, termina en un agujero en el centro de la bóveda, o también llamado óculo. Uno de

los misterios del edificio explica que el mismo demonio fue el que creó este agujero al salir del edificio. La luz que entra por aquí es la única que ilumina el espacio, y en días soleados se crea un haz de luz que le otorga una atmósfera casi mágica, que nos puede recordar incluso a un reloj solar de grandes dimensione­s.

Visitar una ciudad como Roma en pleno mes de enero, como fue nuestro caso, te obliga a ir muy preparada para soportar el frío. Y es que el planteamie­nto de nuestros días en Roma implicaba estar muchas horas al aire libre, recorriend­o las calles y plazas buscando los mejores enigmas para ofrecer en nuestra ruta. Cuando sales del hotel con un sinfín de capas de ropa lleva implícita la laboriosa experienci­a de ir quitándola­s en varias

ocasiones a lo largo de la jornada, cuando vas entrando a establecim­ientos a lo largo del recorrido para entrar en calor.

Y es que cuando viajas a cualquier lugar de Italia, una cosa tienes asegurada: vas a disfrutar de su gastronomí­a. Y ese es el caso también al visitar Roma, aunque como suele pasar en ciudades tan turísticas, siempre es recomendab­le alejarse un poco de los restaurant­es ubicados en los puntos más concurrido­s. Vale la pena callejear un poco e ir en búsqueda de lugares más escondidos, en nuestro caso, siempre que podemos aplicamos el siguiente filtro para escoger el lugar: ¿hay locales comiendo en este restaurant­e? Si la respuesta es afirmativa, adelante.

Cuando decidimos emprender esta aventura, pensamos que no había mejor destino para empezar que Roma, y ciertament­e, no nos equivocamo­s. Nos llevamos de la ciudad eterna momentos, sensacione­s y experienci­as únicas que hacen sentirte muy cerca de una época tan lejana. Estamos trabajando para aumentar nuestra propuesta de juegos y conseguir que cada vez sea mayor el número de ciudades que ofrezcan esta alternativ­a al turismo tradiciona­l. Así que os invitamos a experiment­ar lo que es descubrir una ciudad a través de un recorrido enigmático. ¿Te apuntas?

 ??  ??
 ??  ?? Piazza Navona
Piazza Navona
 ??  ?? Fontana di Trevi
Fontana di Trevi
 ??  ?? Piazza Navona, la Fuente de los Cuatro Ríos
Piazza Navona, la Fuente de los Cuatro Ríos
 ??  ?? Estadio de Domiciano
Estadio de Domiciano
 ??  ?? Coliseo y Ludus Magnus
Coliseo y Ludus Magnus
 ??  ??
 ??  ?? Foro Romano
Foro Romano
 ??  ?? Foro Romano, las Virgenes Vestales
Foro Romano, las Virgenes Vestales
 ??  ??
 ??  ?? Panteón de Agripa , el óculo
Panteón de Agripa , el óculo
 ??  ?? Rincón con encanto
Rincón con encanto
 ??  ?? Gastronomí­a
Gastronomí­a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain