A BOM­BA LIM­PIA EN LA COS­TA

Malaga Hoy - - Opinión - AN­TO­NIO MÉN­DEZ Di­rec­tor de Má­la­ga Hoy

HA­CE mu­chos años, un ve­te­rano po­li­cía me con­tó que una vez unos agen­tes que pa­tru­lla­ban por una ur­ba­ni­za­ción de Mar­be­lla lle­ga­ron a to­par­se con un ca­rro de com­ba­te que por la no­che sa­lía pa­ra pro­te­ger a los pro­pie­ta­rios de una man­sión. A es­tas al­tu­ras, por tan­to, no hay que sor­pren­der­se de los in­qui­li­nos que han es­co­gi­do la Cos­ta del Sol pa­ra vi­vir. Aquí se re­fu­gia­ban en los bue­nos tiem­pos, cuan­do no ha­bía ex­tra­di­ción al Reino Uni­do, los más co­no­ci­dos de­lin­cuen­tes de las is­las. Re­si­dían tra­fi­can­tes de ar­mas, po­de­ro­sos nar­cos y una re­pre­sen­ta­ción dis­tin­gui­da de to­das las ma­fias co­no­ci­das.

Los ajus­tes de cuen­tas tam­po­co son aje­nos al his­to­rial cri­mi­nal que sal­pi­ca la zo­na. Y a ve­ces con efec­tos co­la­te­ra­les. Du­ran­te años, un co­mi­sa­rio de Po­li­cía te­nía mar­ca­do en su des­pa­cho el ase­si­na­to de un ni­ño en 2004, des­pués de que unos en­ca­pu­cha­dos va­cia­ran sus ar­mas au­to­má­ti­cas en bus­ca de un ob­je­ti­vo. Pro­fe­sio­na­les con­tra­ta­dos pa­ra eje­cu­tar un tra­ba­jo y lue­go des­apa­re­cer.

La dro­ga, ca­si siem­pre, es el de­to­nan­te. Y cuan­do se des­en­ca­de­na la ven­gan­za no hay pie­dad. Pue­den ase­si­nar a un pa­dre cuan­do lle­va a sus tres hi­jos al co­le­gio, co­mo su­ce­dió en 2004; o cuan­do sa­le de la igle­sia tras acu­dir a la co­mu­nión de su pe­que­ño, co­mo ocu­rrió es­te mis­mo año. Só­lo que, en ge­ne­ral, los pro­ge­ni­to­res, tra­tan de apa­ren­tar una vi­da nor­mal y plá­ci­da en su re­fu­gió del li­to­ral, pe­ro el ras­tro de sus os­cu­ros ne­go­cios ter­mi­na por de­la­tar­les y por pa­sar­les fac­tu­ra.

No sé si es que an­tes só­lo vi­vían las eli­tes de es­tas ban­das or­ga­ni­za­das, y pac­ta­ban evi­tar en lo po­si­ble las dis­cu­sio­nes a mano ar­ma­da en los lu­ga­res de re­si­den­cia, y aho­ra to­do se ha que­bra­do con el des­em­bar­co de una cla­se me­dia de de­lin­cuen­tes que as­pi­ran a en­ri­que­cer­se lo más rá­pi­do po­si­ble y que atraen a com­pin­ches po­co in- te­re­sa­dos en cui­dar el pai­sa­je. Lo cier­to es que los epi­so­dios vio­len­tos que an­tes sal­pi­ca­ban la ac­tua­li­dad de vez en cuan­do, has­ta un nú­me­ro “asu­mi­ble”, que di­ría el mi­nis­tro de Fo­men­to, aho­ra se re­pi­ten con de­ma­sia­da fre­cuen­cia. Me cuen­tan, in­clu­so, que al­gún que otro je­rar­ca de pos­tín, a la vis­ta de la po­ca tran­qui­li­dad que dis­fru­ta en la pri­me­ra lí­nea de pla­ya, ha op­ta­do por mu­dar­se al in­te­rior, pa­ra así ale­jar­se del rui­do de tan­tos ti­ros. Y ha­bría que aña­dir: y de bom­bas.

Por­que cuan­do la ley se mues­tra im­po­ten­te, co­mo ve­mos en el Cam­po de Gi­bral­tar, los in­de­sea­bles aca­ban por im­po­ner la su­ya. Una quin­ce­na de epi­so­dios vio­len­tos po­de­mos ya con­ta­bi­li­zar es­te año en­tre ase­si­na­tos, ti­ro­teos y se­cues­tros, la ma­yo­ría de ellos a la vis­ta de to­dos. Y aho­ra tam­bién han co­men­za­do a per­der­le el mie­do a co­lo­car ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos. ¿Qué fal­ta?

Cuan­do la ley se mues­tra im­po­ten­te, co­mo ve­mos que pa­sa en el Cam­po de Gi­bral­tar, al­gu­nos im­po­nen la su­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.