EL LA­BO­RA­TO­RIO AN­DA­LUZ

Malaga Hoy - - Opinión - EN­RI­QUE LIN­DE

EN to­dos los ma­nua­les so­bre pac­tos po­lí­ti­cos, su­po­nien­do que exis­tie­ran, ha­bría siem­pre un úl­ti­mo ca­pí­tu­lo que ex­pli­ca­ría cuán­do y có­mo rom­per el acuer­do fir­ma­do. Es evi­den­te que los co­yun­tu­ra­les so­cios nun­ca quie­ren con­cu­rrir en ar­mo­nía a las si­guien­tes elec­cio­nes. Es­to es lo que, qui­zás un po­co tar­de, se ha apli­ca­do en An­da­lu­cía. Así pues no hay ni sor­pre­sa ni improvisación en el mi­ni-ade­lan­to elec­to­ral. Es­ta­ba pre­vis­to ha­ce tiem­po.

Es­to si­túa a An­da­lu­cía co­mo co­ne­jo de in­dias con el que se va a que­rer ex­pe­ri­men­tar los efec­tos que las tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas ocu­rri­das en los dos úl­ti­mos años pue­dan te­ner en el elec­to­ra­do. Así es co­mo es­ta co­mu­ni­dad se con­vier­te en el la­bo­ra­to­rio elec­to­ral de Es­pa­ña.

Pe­ro pa­ra no lle­var­se a en­ga­ño es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que es­ta re­gión es un uni­ver­so elec­to­ral pe­cu­liar y que no siem­pre re­fle­ja el sen­ti­do del vo­to del res­to de Es­pa­ña. Pa­ra em­pe­zar la in­cli­na­ción al apo­yo so­cia­lis­ta es una cons­tan­te his­tó­ri­ca y a la ho­ra de ex­tra­po­lar prio­ri­da­des ha­brá que sa­ber que des­de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, sean del ni­vel que sean y se pre­sen­te quien se pre­sen­te, el PSOE go­za de un apo­yo de más de 10 pun­tos so­bre la me­dia na­cio­nal.

El re­sul­ta­do fi­ja­rá una ima­gen de ven­ce­dor y per­de­dor que pue­de te­ner efec­to arras­tre pa­ra fu­tu­ros co­mi­cios

La for­ma­ción mo­ra­da tam­bién tie­ne en An­da­lu­cía su pe­cu­lia­ri­dad que le lle­va a te­ner una ima­gen más ex­tre­ma y dís­co­la que en el res­to de Es­pa­ña y con un elec­to­ra­do más ra­di­cal y exi­gen­te.

Por lo de­más las elec­cio­nes an­da­lu­zas es el pri­mer es­ce­na­rio don­de las dos par­ti­dos de la de­re­cha es­pa­ño­la me­di­rán fuer­zas, por lo que se ave­ci­na un in­ten­so fue­go cru­za­do en­tre am­bas for­ma­cio­nes. Sin du­da el re­sul­ta­do an­da­luz fi­ja­rá una ima­gen de ven­ce­dor y per­de­dor que, en es­te ca­so sí, pue­de te­ner efec­to arras­tre pa­ra fu­tu­ros co­mi­cios na­cio­na­les.

Pe­ro la gran in­te­rro­gan­te es­ta­rá no tan­to en el re­sul­ta­do, más allá de la pug­na PP-Cs, sino en los pac­tos post­elec­to­ra­les y aquí cual­quier apues­ta es arries­ga­da. No pa­re­ce cla­ro que Cs, en­fras­ca­do en su ba­ta­lla por un elec­to­ra­do más a la de­re­cha, se pres­te es­ta vez a ser el apo­yo del so­cia­lis­mo an­da­luz, al que na­die le dis­cu­te la vic­to­ria, y tal co­mo es­tán las co­sas un en­ten­te Po­de­mos-PSOE, con las actuales pro­ta­go­nis­ta más pa­re­ce sue­ño que una reali­dad. Aun­que co­mo se sa­be, en po­lí­ti­ca na­da es im­po­si­ble.

Po­día­mos pen­sar que es­tos co­mi­cios abren la po­si­bi­li­dad de un in­tere­san­te de­ba­te, pe­ro vis­to el ini­cio de la pre­cam­pa­ña del PP an­da­luz en un ac­to a las puer­tas de un pu­ti­club no ca­be al­ber­gar mu­chas es­pe­ran­zas so­bre ni­vel del mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.