La po­lí­ti­ca de los es­ca­pa­ra­tes

Lo ló­gi­co era pen­sar que la apues­ta de­ci­di­da por la Ciu­dad de los Mu­seos in­cluía el cui­da­do es­cru­pu­lo­so del en­torno de es­tos cen­tros pa­ra re­ci­bir en con­di­cio­nes a los tu­ris­tas Pe­ro no

Malaga Hoy - - Málaga -

UNO ima­gi­na que en Má­la­ga to­do el mun­do tie­ne una his­to­ria par­ti­cu­lar re­la­cio­na­da con la ca­lle San Agus­tín, don­de he­mos te­ni­do mez­qui­tas, una fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras, es­ta­ble­ci­mien­tos de lo más va­rio­pin­to y ne­go­cios más o me­nos dig­nos de sos­pe­cha. Des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, quien ha te­ni­do al­go que con­tar lo ha con­ta­do aquí. En mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria, el an­ti­guo Co­le­gio de San Agus­tín vi­vía su par­ti­cu­lar de­ca­den­cia co­mo es­pa­cio cul­tu­ral abier­to, en­tre la rui­na y la ago­nía; a un la­do de su her­mo­so claus­tro to­qué en un par de con­cier­tos con mi gru­po, aun­que por en­ton­ces lo que nos gus­ta­ba de ve­ras era co­ger las gui­ta­rras e im­pro­vi­sar al­gu­na jam en la te­te­ría o en el bor­di­llo que que­da­ra li­bre de la ca­lle, has­ta que al­gún ve­cino di­je­ra bas­ta, mien­tras veía­mos a los mu­sul­ma­nes sa­lir de la úl­ti­ma ora­ción de la jor­na­da con mi­ra­das no pre­ci­sa­men­te amis­to­sas di­ri­gi­das a no­so­tros, que éra­mos aún más pe­lu­dos que ellos. Lo de la mez­qui­ta aca­bó co­mo aca­bó, pe­ro la gran trans­for­ma­ción vino de la mano, cla­ro, del Mu­seo Pi­cas­so, ya mu­cho an­tes de su inau­gu­ra­ción. Re­cuer­do mis vi­si­tas con mi pa­dre al Mu­seo de Be­llas Ar­tes, en­tre la alu­ci­na­ción y el pas­mo en aquel edi­fi­cio vie­jo y os­cu­ro, con el mo­sai­co ro­mano del pa­tio y la im­pre­sión de que to­do allí den­tro se ha­bía que­da­do an­ti­guo. Su cie­rre me ape­nó, pe­ro más aún a mi pa­dre, ya que el po­bre no que­ría ni oír ha­blar de Pi­cas­so y sin­tió que le ha­bían da­do ga­to por lie­bre cuan­do co­no­ció la ra­zón de la clau­su­ra; de cual­quier for­ma, el Mu­seo Pi­cas­so abrió sus puer­tas un año des­pués de la muer­te de mi pa­dre, así que no tar­dé en ir a ver­lo en me­mo­ria su­ya, aun­que se­gu­ra­men­te él hu­bie­ra pre­fe­ri­do otro plan. Re­cuer­do tam­bién la ex­pec- ta­ción du­ran­te los lar­gos años que pa­só ce­rra­do el Pa­la­cio de Bue­na­vis­ta (fue en­ton­ces cuan­do su­pe que aquel vie­jo edi­fi­cio se lla­ma­ba así, y que ade­más con­te­nía en sus pa­re­des no po­cas his­to­rias pro­di­gio­sas) y la manera en que aque­lla au­sen­cia ter­mi­nó for­man­do par­te na­tu­ral del pai­sa­je, igual que aho­ra con el Co­le­gio de San Agus­tín, co­mo si siem­pre hu­bie­se es­ta­do a cal y can­to. Y re­cuer­do, cla­ro, el im­pac­to al des­cu­brir el Pi­cas­so, los ad­mi­ra­bles equi­pa­mien­tos, la pul­cri­tud de su be­llo jar­dín an­da­luz y la ar­mo­nía ar­qui­tec­tó­ni­ca has­ta la Pla­za de la Hi­gue­ra, que sí ha­bría he­cho las de­li­cias de mi pa­dre. La apues­ta por la Ciu­dad de los Mu- seos ya es­ta­ba so­bre la me­sa, re­cién inau­gu­ra­do tam­bién el CAC, en un des­fi­le en el que no tar­da­rían en lle­gar los de­más (con qué ve­lo­ci­dad apren­dió a co­rrer el tiem­po a par­tir de en­ton­ces; aca­so, se­gún las le­yes ele­men­ta­les de la fí­si­ca, cues­ta aba­jo siem­pre va­mos más rá­pi­do). Ha­cía ya co­mo un lus­tro que nos ha­bía­mos lle­va­do las gui­ta­rras a otra par­te, pe­ro, da­do lo mu­cho que Má­la­ga pa­re­cía ju­gar­se con aque­llo, con­fia­ba uno en que aquel as­pec­to re­lu­cien­te se mantendría in­tac­to. Pe­ro muy po­co des­pués se em­pe­zó a ha­blar de gen­tri­fi­ca­ción y ya ha­bía al­gún obs­ceno que ad­ver­tía de que la trans­for­ma­ción del cen­tro his­tó­ri­co en una enor­me te­rra­za, por no de­cir ba­rra li­bre, trae­ría pro­ble­mas. Mien­tras la mis­ma ca­lle San Agus­tín se lle­na­ba de apar­ta­men- tos tu­rís­ti­cos bien co­di­cia­dos, re­sul­ta­ba ca­da vez más di­fí­cil con­te­ner lo inevi­ta­ble. Por­que lo inevi­ta­ble no dis­tin­gue en­tre mu­seos y con­te­ne­do­res de ba­su­ra cuan­do de ex­pla­yar­se se tra­ta.

La cues­tión es que, por una par­te, los jar­di­nes con­ti­guos al Mu­seo que lin­dan con Al­ca­za­bi­lla es­tán ca­da día más su­cios, lo que no de­ja de en­ca­jar con un Ibn Ga­bi­rol fue­ra de jue­go por obra y gra­cia de la ex­pan­sión de El Pim­pi, que tam­bién se ha lle­va­do al­gún ár­bol por de­lan­te. Pe­ro es que el ac­ce­so al mu­seo por la ca­lle San Agus­tín ama­ne­ce ca­da sá­ba­do y ca­da do­min­go, cuan­do ya un buen mon­tón de tu­ris­tas ha­ce co­la pa­ra en­trar, con de­tri­tus des­per­di­ga­dos por do­quier y res­tos (a ve­ces de du­do­so gus­to) de la des­pe­di­da de sol­te­ro de la no­che an­te­rior. Por lo ge­ne­ral, has­ta bien en­tra­do el me­dio­día no hay quien des­pe­je la en­tra­da y la con­vier­ta en un en­torno ama­ble pa­ra el vi­si­tan­te. Ya ni si­quie­ra es­tá la pa­pe­le­ra ates­ta­da, que fla­co fa­vor ha­cía. En la ca­lle Com­pa­ñía, el Mu­seo Car­men Thys­sen se en­fren­ta a dia­rio a si­tua­cio­nes si­mi­la­res. Y cuan­do es­tas co­sas pa­san, uno se pre­gun­ta: ¿No ha­bía­mos que­da­do en que nos ju­gá­ba­mos to­dos los chi­nos a los di­cho­sos mu­seos? ¿No ha com­pra­do Má­la­ga la mo­to de los mu­seos pa­ra su po­si­cio­na­mien­to en el ma­pa, su ma­yor li­de­raz­go en el sec­tor tu­rís­ti­co y to­do ese ro­llo? ¿Es po­si­ble ima­gi­nar hoy en Má­la­ga, aca­so, un es­ca­pa­ra­te más fre­cuen­ta­do, más pu­bli­ci­ta­do y más ex­pri­mi­do que la puer­ta del Mu­seo Pi­cas­so? En­ton­ces, ¿có­mo es que es­ta ciu­dad se per­mi­te es­to? ¿O es que aca­so pa­sa­rá co­mo con to­do lo de­más, se­gui­rá así de des­cui­da­do has­ta que nos abu­rra­mos y lo de­vol­va­mos? Si su­ce­de es­to con lo im­por­tan­te, me­jor no ima­gi­nar lo que pa­sa­rá con lo pres­cin­di­ble.

Si su­ce­de es­to con lo im­por­tan­te, me­jor no ima­gi­nar lo que pa­sa­rá con lo pres­cin­di­ble

M. H.

Emu­la­ción de una obra de ar­te en la puer­ta del Mu­seo Pi­cas­so. Me­jor no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.