El li­bro, el bo­li y ¿el mó­vil?

Mien­tras que en Fran­cia se prohí­be su uso den­tro del au­la a me­no­res de 15 años, en Es­pa­ña se de­ba­te en­tre su pe­li­gro y su po­ten­cial co­mo he­rra­mien­ta di­dác­ti­ca

Malaga Hoy - - Málaga - Cris­ti­na Fer­nán­dez MÁ­LA­GA

Si hoy en día exis­te un ob­je­to del que el ser hu­mano oc­ci­den­tal es ab­so­lu­ta­men­te de­pen­dien­te, ese es el te­lé­fono mó­vil. He­rra­mien­ta po­de­ro­sa don­de las ha­ya, te­ner un po­ten­te or­de­na­dor en­tre los de­dos per­mi­te mi­les de usos po­si­ti­vos. Aun­que tam­bién, otros no tan­to. De ahí su pe­li­gro cuan­do es­tá en ma­nos de­ma­sia­do jó­ve­nes e inex­per­tas. Con la prohi­bi­ción en Fran­cia de que es­tos apa­ra­tos en­tren en cla­se an­tes de los 14 ó 15 años, en Es­pa­ña el de­ba­te se abre. Al no exis­tir una le­gis­la­ción al res­pec­to, ca­da cen­tro re­gu­la su uso y las opi­nio­nes son di­ver­sas. Des­de los que lo con­si­de­ran un “ar­ma di­dác­ti­ca” de pri­mer ni­vel has­ta otros más con­ser­va­do­res que prohí­ben a los cur­sos in­fe­rio­res que lo lle­ven en la mo­chi­la, aún es­tan­do apa­ga­do. La adic­ción a la tec­no­lo­gía de los ado­les­cen­tes, su uti­li­za­ción inade­cua­da y los ca­sos de ci­ber­bull­ying son los con­tras del uso del mó­vil. Sus pros, te­ner una ven­ta­na abier­ta a to­do el co­no­ci­mien­to con un so­lo clic.

Vir­gi­nia Ro­drí­guez Dtra. IES Con­cha Mén­dez El te­lé­fono los dis­trae, los ace­le­ra, no es­tán pre­pa­ra­dos aún pa­ra un uso res­pon­sa­ble ”

Jor­ge Fi­gue­ro­ba Dtor. IES Bahía de Mar­be­lla Son he­rra­mien­tas muy po­ten­tes que per­mi­ten ha­cer una can­ti­dad de co­sas tre­men­das”

Vir­gi­nia Ro­drí­guez di­ri­ge el IES Con­cha Mén­dez Cues­ta de To­rre­mo­li­nos y es la coor­di­na­do­ra pro­vin­cial de la Aso­cia­ción de Di­rec­to­res de Ins­ti­tu­to de An­da­lu­cía. En su cen­tro el mó­vil es­tá prohi­bi­do sal­vo au­to­ri­za­ción ex­pre­sa pe­da­gó­gi­ca y en ex­cur­sio­nes. “Si el pro­fe­sor lo pi­de se les da una au­to­ri­za­ción pe­ro por un tra­mo con­cre­to, cuan­do ter­mi­na esa ho­ra el alum­na­do lo tie­ne que apa­gar y de­vol­ver­lo a la mo­chi­la. Al­gu­nos les da tran­qui­li­dad de­po­si­tar­lo en ad­mi­nis­tra­ción has­ta que ter­mi­nan las cla­ses, el pro­to­co­lo es muy es­tric­to en es­te te­ma”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra y apun­ta que la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va tie­ne asu­mi­da es­ta me­di­da y exis­ten muy po­cos conf lic­tos en es­te sen­ti­do. Pe­ro si se pi­lla a al­gún alumno usan­do el dis­po­si­ti­vo cuan­do n de­be, “se le pi­de que vo­lun­ta­ria­men­te lo en­tre­gue des­co­nec­ta­do y se la da op­ción de que le re­ti­ren la tar­je­ta y la ba­te­ría, no se de­vuel­ve a uno de sus tu­to­res le­ga­les has­ta pa­sa­das 24 ho­ras”, aña­de Ro­drí­guez.

Es­ta po­lí­ti­ca en el cen­tro se ha apli­ca­do “co­mo con­se­cuen­cia de al­gu­nas muy ma­las ex­pe­rien­cias con el mal uso del te­lé­fono, aco­so a otros com­pa­ñe­ros, fo­tos a pro­fe­so­res, ví­deos, et­cé­te­ra”, apun­ta la di­rec­to­ra. Y con­si­de­ra que los alum­nos “no ne­ce­si­tan” traer un mó­vil al cen­tro. “Les dis­trae, los ace­le­ra, les que­da un es- ta­do de áni­mo que no es po­si­ti­vo pa­ra la con­cen­tra­ción que se re­quie­re en cla­se, no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer un uso res­pon­sa­ble”, sos­tie­ne. Es­to no qui­ta que en su ins­ti­tu­to se tra­ba­je con las nue­vas tec­no­lo­gías ni con con­te­ni­dos del mun­do di­gi­tal. “Creo que hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to, mu­cha irres­pon­sa­bi­li­dad y fal­ta de pre­ven­ción por par­te de la so­cie­dad y no­so­tros in­ten­ta­mos edu­car bas­tan­te en la pre­ven­ción”, agre­ga Ro­drí­guez. En las tu­to­rías, por ejem­plo, ad­vier­ten a los pa­dres de las eda­des mí­ni­mas per­mi­ti­das pa­ra te­ner una cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co o un per­fil en una red so­cial y de la ne­ce­si­dad y obli­ga­ción del con­trol pa­ren­tal en los usos de es­tos dis­po­si­ti­vos por par­te de sus hi­jos, de los que sus tu­to­res le­ga­les son res­pon­sa­bles.

Y es que en la ma­yo­ría de ins­ti­tu­tos ma­la­gue­ños los alum­nos de pri­me­ro de Se­cun­da­ria (11 y 12 años) ya tie­nen un smartp­ho­ne pro­pio. Jor­ge Fi­gue­ro­ba es di­rec­tor del IES Bahía de Mar­be­lla. Co­mo pro­fe­sor de Len­gua le gus­ta uti­li­zar el mó­vil en cla­se. Bus­can in­for­ma­ción, se ba­jan apli­ca- cio­nes di­dác­ti­cas e, in­clu­so, jue­gos que le ayu­dan a pro­fun­di­zar o re­for­zar los con­te­ni­dos de la asig­na­tu­ra. “El mó­vil pue­de abrir las puer­tas a co­sas ma­las pe­ro tam­bién a bue­nas, en mi cen­tro hay pro­fe­so­res que lo uti­li­zan cons­tan­te­men­te, en­tre ellos yo mis­mo”, re­co­no­ce. Pe­ro las nor­mas son que des­de las 8:15 has­ta las 14:45 el dis­po­si­ti­vo no pue­de ser usa­do sal­vo re­que­ri­mien­to del do­cen­te. “La prohi­bi­ción com­ple­ta me pa­re­ce ex­ce­si­va y con­tra­pro­du­cen­te, los mó­vi­les son apa­ra­tos po­ten­tí­si­mos que te per­mi­ten ha­cer una can­ti­dad de co­sas tre­men­das y nos es­ta­mos qui­tan­do a no­so­tros mis­mos la po­si­bi­li­dad de usar­la”, es­ti­ma Fi­gue­ro­ba.

Tam­bién apun­ta el di­rec­tor, que la prohi­bi­ción de los mó­vi­les no arregla del to­do el pro­ble­ma. “Los ca­sos de aco­so se sue­len dar fue­ra del cen­tro, si se me­ten con al­guien, si pu­bli­can co­sas in­de­bi­das sue­len ha­cer­lo en su tiem­po li­bre y fue­ra del cen­tro, por eso don­de ha­bría que ha­cer más hin­ca­pié en el te­ma edu­ca­ti­vo, prin­ci­pal­men­te en las fa­mi­lias”, di­ce Fi­gue­ro­ba y des­ta­ca que lo ideal es que “se les edu­ca­ra des­de pe­que­ño en el res­pe­to y el buen uso del mó­vil, que supieran que den­tro del au­la hay mo­men­tos pa­ra aten­der y tra­ba­jar en los que no se pue­de usar y otros en los que sí”. Sa­car pro­ve­cho de un apa­ra­to tan útil no ne­ce­si­ta más

que sen­ti­do co­mún y co­no­ci­mien­to de los lí­mi­tes.

Ade­la Ca­ma­cho, di­rec­to­ra del IES Las La­gu­nas de Mi­jas, ex­pli­ca que en su cen­tro “se­gui­mos te­nien­do prohi­bi­do el uso del mó­vil en las zo­nas co­mu­nes, en pa­si­llos y pa­tios, tie­nen que en­trar con el mó­vil apa­ga­do en el cen­tro pe­ro es­tá per­mi­ti­do su uso edu­ca­ti­vo en cla­se ca­da vez que el pro­fe­sor lo so­li­ci­te”. Y es­ta uti­li­dad se de­man­da ha­bi­tual­men­te por to­dos o ca­si to­dos los do­cen­tes de es­te ins­ti­tu­to. In­clu­so le fa­ci­li­tan la wi­fi del cen­tro pa­ra que no gas­ten sus da­tos a la ho­ra de tra­ba­jar. “In­ten­ta­mos edu­car­les en el uso de una he­rra­mien­ta que es muy po­de­ro­sa, por­que tie­nen que sa­ber­la usar ade­cua­da­men­te, en sus ma­nos tie­nen el ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción”, co­men­ta la di­rec­to­ra.

Ade­más, pa­ra es­ta do­cen­te, la prohi­bi­ción pre­ci­sa­men­te pue­de ge­ne­rar un uso ne­ga­ti­vo del dis­po­si­ti­vo. “Los ado­les­cen­tes en­tien­den que si se prohi­be es por­que es ma­lo y to­do lo ma­lo les sue­le atraer”, se­ña­la. Pe­ro, so­bre to­do, con­si­de­ra que su uti­li­za­ción en el au­la es be­ne­fi­cio­sa por­que los mo­de­los de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que lle­va el alum­na­do en la mo­chi­la son mu­cho más po­ten­tes, rá­pi­dos y efec­ti­vos que los “equi­pos ob­so­le­tos” que tie­nen en mu­chos cen­tros edu­ca­ti­vos. “Es una ar­ma edu­ca­ti­va de una im­por­tan­cia muy gran­de, es lo mis­mo que te­ner un or­de­na­dor en cla­se, es una manera de ac­ce­der a las nue­vas tec­no­lo­gías y que co­noz­can un buen uso de in­ter­net”, con­si­de­ra. La di­rec­to­ra vuel­ve a in­ci­dir en el pa­pel fun­da­men­tal que tie­ne la fa­mi­lia en es­te te­rreno. “Si los pa­dres sa­ben que sus hi­jos no pue­den uti­li­zar el mó­vil du­ran­te las ho­ras de cla­se, por fa­vor que no los lla­men. Ne­ce­si­ta­mos a las fa­mi­lias y fal­ta a ve­ces su co­la­bo­ra­ción, no­so­tros so­los no po­de­mos edu­car”, sub­ra­ya. Es, qui­zás, la so­bre­pro­tec­ción de es­ta ge­ne­ra­ción de pa­dres la que mu­chas ve­ces in­ci­ta a ni­ños de 10 y 11 años a usar el mó­vil. “Pa­re­ce ser que no pue­den cru­zar una ca­lle sin él”, bro­mea la Ca­ma­cho.

El am­bien­te en el IES Ben Ga­bi­rol, en la ca­pi­tal ma­la­gue­ña, el alum­na­do es muy di­ver­so. Allí es­tu­dian des­de ni­ños de Se­cun­da­ria a adul­tos de más de 40 años en ci­clos for­ma­ti­vos. Por tan­to, el tra­to con res­pec­to al uso del mó­vil no pue­de ser igual pa­ra to­dos. “Nues­tro plan de cen­tro es­ta­ble­ce que el alum­na­do de 1º y 2º de ESO no de­be de traer el mó­vil a cla­se, no tie­ne que usar­lo, pe­ro de ter­ce­ro en ade­lan­te con­si­de­ra­mos que es una he­rra­mien­ta más, que de­be­mos de usar­la y en­se­ñar­les có­mo ha­cer­lo ade­cua­da­men­te”, in­di­ca Án­gel Ha­ro, di­rec­tor del ins­ti­tu­to. Al igual que sus com­pa­ñe­ros, Ha­ro se­ña­la que los equi­pos in­for­má­ti­cos de los que dis­po­nen los cen­tros no se pue­den po­ner a la al­tu­ra de los dis­po­si­ti­vos que ma­ne­jan los cha­va­les, ni en co- nec­ti­vi­dad, ni en fa­ci­li­dad de ac­ce­so, ni en ca­pa­ci­dad. “Si los equi­pos fue­ran más mo­der­nos, el uso del mó­vil es­ta­ría más res­trin­gi­do. Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que la in­for­ma­ción vie­ne de ahí y tie­ne que apren­der a se­lec­cio­nar­la, usar­la y tra­tar­la”, in­di­ca Ha­ro. Y des­ta­ca que “no po­de­mos pen­sar que un alumno de hoy va a en­con­trar más in­for­ma­ción en un li­bro que en un mó­vil. Es­ta­mos pre­pa­ran­do a una ge­ne­ra­ción que ob­via­men­te va a uti­li­zar el mó­vil co­mo una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo y co­mu­ni­ca­ción so­cial y tie­nen que apren­der a usar­la co­rrec­ta­men­te”.

En el IES Ben Ga­bi­rol si se in­cum­plen las nor­mas del cen­tro “al ni­ño se le re­tie­ne el mó­vil du­ran­te ese día de cla­se y se le in­for­ma a los pa­dres, si es re­in­ci­den­te se to­man me­di­das dis­ci­pli­na­rias, que pue­de lle­gar a la ex­pul­sión du­ran­te unos días por uso in­de­bi­do del te­lé­fono, co­sas co­mo to­mar imá­ge­nes a com­pa­ñe­ros sin per­mi­so, gra­bar ví­deos o su­bir cier­tos con­te­ni­dos a re­des so­cia­les son san­cio­nes de ca­rác­ter in­me­dia­to”, ase­gu­ra Án­gel Ha­ro y agre­ga que sí que han su­fri­do pro­ble­mas de es­ta ín­do­le. “Los que he­mos de­tec­ta­do se han to­ma­do me­di­das de ex­pul­sión y re­edu­ca­ción res­pec­to al te­ma, han te­ni­do que tra­ba­jos so­bre los usos in­de­bi­dos y ex­pli­car­los a sus com­pa­ñe­ros, al­go que sea vi­si­ble a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y que to­dos se con­cien­cien de lo que ha ocu­rri­do”, co­men­ta el di­rec­tor. Por­que, co­mo ase­gu­ra es­te do­cen­te, ca­re­cen de em­pa­tía en mu­chos ca­sos y “real­men­te no son cons­cien­tes de que pue­de es­tar co­me­tien­do un de­li­to”.

ROSELL

JA­VIER ALBIÑANA

Dos chi­cos, pen­dien­tes de sus pan­ta­llas te­le­fó­ni­cas.

Ico­nos de apli­ca­cio­nes en un ‘smartp­ho­ne’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.