“La reali­dad es tan cam­bian­te que lo de siem­pre vuel­ve a ser nue­vo ca­da día”

El fo­tó­gra­fo ase­gu­ra que el tu­ris­mo de­be de ser bien­ve­ni­do, pe­ro no a cual­quier pre­cio por­que se co­rre el ries­go de que lo ge­nuino, el ori­gen, que­de se­pul­ta­do ba­jo las fran­qui­cias y los de­co­ra­dos de car­tón pie­dra

Malaga Hoy - - Málaga -

PA­SEAR con Pe­pe Pon­ce es de­te­ner­se y sa­lu­dar a la es­ta­tua hu­ma­na que ha­ce de ju­ga­dor de te­nis te­ñi­do de pla­ta, dar una mo­ne­da al flau­tis­ta in­sis­ten­te, in­mor­ta­li­zar a Fer­nan­do tras el mos­tra­dor de la ca­fe­te­ría Do­ña Ma­ri­qui­ta, to­mar un ca­fé con chu­rros, pa­rar­se con Lu­cio Ro­me­ro, ha­cer una fo­to a la per­sia­na de De­por­tes Zu­lai­ca que se cie­rra pa­ra siem­pre. Pa­sear con Pe­pe Pon­ce es ob­ser­var y apren­der a mi­rar de otra manera, sa­ber que la Má­la­ga de las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das ha pa­sa­do por su ob­je­ti­vo y te­ner la cer­te­za de que más aún que la ima­gen su con­quis­ta ha si­do el al­ma hu­ma­na. Fo­tó­gra­fo por pa­sión y maes­tro de vo­ca­ción, aho­ra lo que le vuel­ve lo­co es ejer­cer de abue­lo con sus tres nie­tos. –¿Có­mo se ini­ció en la fo­to­gra­fía? –Me ini­cié con unas ga­fas vie­jas de mi pa­dre. Siem­pre me ha gus­ta­do in­ven­tar e in­ves­ti­gar y des­cu­brí el efec­to de las len­tes, me ob­se­sio­nó el te­ma de la ima­gen. Di­go siem­pre que na­cí den­tro de una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca. Mi ha­bi­ta­ción te­nía las pa­re­des en­ca­la­das y pos­ti­gos en las ven­ta­nas, de mo­do que que­da­ba to­tal­men­te os­cu­ra. Pe­ro por los agu­je­ri­tos se co­la­ba un haz de luz que pro­yec­ta­ba una ima­gen en la pa­red, es­ce­nas fan­tas­ma­gó­ri­cas, de­for­ma­das, de la gen­te que pa­sa­ba por la ca­lle prin­ci­pal del pue­blo. Es­ta­ba den­tro de una cá­ma­ra os­cu­ra y así me ini­cié.

–¿No qui­so ser pro­fe­sio­nal de la fo­to­gra­fía?

–Nun­ca, por­que yo me abu­rro en cuan­to ha­go tres co­sas se­gui­das. Cuan­do ya co­noz­co un po­co o domino la téc­ni­ca pa­so a otra co­sa. –Ha si­do maes­tro has­ta su ju­bi­la­ción... –Sí, la en­se­ñan­za ha si­do tam­bién vo­ca­cio­nal. Me que­dé con una cla­se de ni­ños di­fí­ci­les, en el PUA de El Pa­lo. En un ta­ller em­pe­cé a apren­der fo­to­gra­fía y la uti­li­cé co­mo ba­se pa­ra el len­gua­je. Ni­ños que lle­va­ban una eter­ni­dad sin dar un pa­so, que eran til­da­dos de ig­no­ran­tes, con­se­guí que en tres me­ses le­ye­ran y es­cri­bie­ran. La en­se­ñan­za con la ima­gen es bru­tal y los re­sul­ta­dos fue­ron mag­ní­fi­cos. –¿Uno pue­de ser im­par­cial tras el ob­je­ti­vo?

–No, siem­pre se eli­ge un pun­to de vis­ta, pe­ro yo lo in­ten­to ha­cer de manera ama­ble y sin da­ñar a na­die. Si pue­do re­sal­tar al­go po­si­ti­vo, lo ha­go.

–¿Por qué ha que­ri­do ver la ciu- dad a tra­vés de un ob­je­ti­vo? ¿Se apre­cia una reali­dad dis­tin­ta des­de esa óp­ti­ca?

–Sí, cam­bia de una manera bru­tal tras la cá­ma­ra. Lo que he ob­ser­va­do es que la po­lí­ti­ca es­tá por to­dos la­dos y que cuan­do la pren­sa es tes­ti­go ves có­mo se si­túan, se apar­tan, se qui­tan de en me­dio, es una lec­tu­ra au­to­má­ti­ca que se ha­ce tras el ob­je­ti­vo. –¿Eli­ge te­mas con­cre­tos o ca­mi­na por la ciu­dad a ver lo que en­cuen­tra?

–Co­mo fo­tó­gra­fo co­ti­diano de to­do em­pie­zo a an­dar por un si­tio con la idea de lle­gar a otro pe­ro sé que nun­ca lle­go a ese pun­to, siem­pre hay al­guien que te lla­ma, al­go no­ve­do­so, al­go que ocu­rre... To­do lo que en­cuen­tras por el ca­mino que­da en esa tra­ma que me va a ser­vir des­pués pa­ra con­tar otra fo­to­gra­fía.

–Há­ble­me de al­gún tra­ba­jo que le gus­ta­ra es­pe­cial­men­te... –Du­ran­te años hi­ce fo­tos de El Bul­to. Co­nec­té con la gen­te, me me­tí en sus ca­sas, los veía en el mer­ca­do, me to­ma­ba ca­fé con ellos... Su­pu­so una con­vi­ven­cia, ya no era un bi­cho ra­ro y así pu­de sa­car la par­te más in­tere­san­te. Ten­go sen­sa­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas de El Bul­to, he te­ni­do el pla­cer de vi­vir allí in­te­gra­do co­mo si fue­ra uno más. Allí re­tra­té un ba­rrio obre­ro que con­vir­tió en una zo­na de­cré­pi­ta y que era, real­men­te, un bom­bon­ci­to pa­ra la es­pe­cu­la­ción.

–Lle­va cua­ren­ta años re­tra­tan­do a Má­la­ga y sus gen­tes, ¿lo que quie­re cap­tar real­men­te es el al­ma hu­ma­na? –Po­si­ble­men­te. Cuan­do vas a un ba­rrio hu­mil­de te das cuen­ta de que la gen­te es más ama­ble y más au­tén­ti­ca que el se­ñor edu­ca­do con más­te­res, reales o no reales, que es mu­cho más fic­ti­cio. Cuan­do ellos per­ci­ben que lo que te in­tere­sa es el ba­rrio, la gen­te, to­dos se vuel­can, te in­vi­tan, te me­ten en su ca­sa, te con­vier­tes en una per­so­na que­ri­da. –¿Có­mo ha vis­to la evo­lu­ción de la ciu­dad?

–Má­la­ga ya no se sa­be lo que es. Cuan­do las ciu­da­des pa­san a ser im­per­so­na­les, de car­tón pie­dra o un par­que te­má­ti­co ya no son lo que eran. Es­ta es una zo­na que por su cli­ma, por la for­ma de ser de su gen­te atrae al que vie­ne y se que­da. Pe­ro lo ha­cía en la cos­ta y Má­la­ga se que­da­ba al mar­gen. He­mos

tra­ba­ja­do pa­ra atraer a es­ta in­dus­tria im­por­tan­te pe­ro cuan­do se so­bre­pa­sa el lí­mi­te, ma­lo. Los cam­bios drás­ti­cos y ra­di­ca­les en los que se expulsa el ori­gen, la in­dus­tria y el comercio ma­la­gue­ño, el ha­bi­tan­te au­tóc­tono, pa­ra con­ver­tir­se en es­pa­cios tu­rís­ti­cos, en llu­via de ce­le­bra­cio­nes de fi­nes de se­ma­na, no me gus­tan.

–¿Qué se de­be­ría ha­cer?

–El Ayun­ta­mien­to ten­dría que reac­cio­nar pa­ra no mos­trar una Má­la­ga tó­pi­ca que no de­bie­ra ser. La ciu­dad tie­ne to­dos los ele­men­tos pa­ra ser un pa­raí­so, pe­ro ta­las los ár­bo­les, qui­tas los ani­ma­li­tos y po­ner blo­ques ya no es un pa­raí­so. El ori­gen tie­ne que es­tar, el tu­ris­mo es bien­ve­ni­do pe­ro en el mo­men­to que se so­bre­pa­sa y se des­pla­za la po­bla­ción y se al­te­ra lo que era ge­nuino, es­ta­mos per­dien­do la esen­cia. Las ca­lles co­mer­cia-

El cen­tro se es­tá con­vir­tien­do en in­ha­bi­ta­ble, hay que bus­car la ca­li­dad por en­ci­ma de la can­ti­dad”

les, ya en cual­quier lu­gar de An­da­lu­cía, son fran­qui­cias to­das. –¿Con los pi­sos tu­rís­ti­cos y la ofer­ta ho­te­le­ra, se es­tá echan­do del cen­tro al ma­la­gue­ño?

–Sí, se es­tá con­vir­tien­do en in­ha­bi­ta­ble pa­ra una per­so­na nor­mal. Hay que bus­car que la ca­li­dad es­té por en­ci­ma de la can­ti­dad. La jo­ya de la co­ro­na no pue­de ser el tu­ris­mo a cual­quier pre­cio, sino cier­to tu­ris­mo y de cier­ta manera. La me­su­ra tie­ne que es­tar por en­ci­ma de los ex­ce­sos, que es lo que ha­ce que la po­bla­ción se des­pla­ce y que to­do sea de men­ti­ra. Y cuan­do al­go es de men­ti­ra lle­ga la rui­na. –¿Cuá­les cree que han si­do las de­ci­sio­nes me­nos acer­ta­das en es­ta evo­lu­ción?

–Ha­bía ba­rrios que han des­apa­re­ci­do y que hu­bie­ran te­ni­do una in­ten­cio­na­li­dad, en ciu­da­des co­mo Cór­do­ba y Se­vi­lla han sa­bi­do ver que lo pro­pio es ren­ta­ble. Es­to no con­sis­te en de­mo­ler ca­sas vie­jas y es­pa­cios pro­te­gi­dos que se han de­ja­do mo­rir en la rui­na. Reha­bi­li­ta­dos y pues­tos en va­lor pro­cu­ra­rían un tu­ris­mo más in­tere­san­te y sos­te­ni­do y da­rían una vi­sión de Má­la­ga más com­ple­ta.

–¿La Mun­dial de­be­ría de pro­te­ger­se, por ejem­plo?

–A pe­sar de que hay mu­cha con­tro­ver­sia, creo que ese edi­fi­cio es­tá ahí per­fec­ta­men­te si­tua­do y que no po­de­mos sa­tu­rar el cen­tro con otros enor­mes. De­be­ría de con­ser­var­se, pe­ro cuan­to más tiem­po pa­se, cuan­do quie­ran dar­se cuen­ta, lo úni­co que va­mos a con­ser­var son las ma­llas ver­des que tie­ne al­re­de­dor.

–¿Y los cam­bios más po­si­ti­vos que ha vis­to?

–La re­cu­pe­ra­ción de la ca­lle La­rios pa­ra el pea­tón fue im­por­tan­tí­si­ma, a pe­sar de la ne­ga­ti­va del pe­que­ño co­mer­cian­te que creía que el co­che te­nía que es­tar. Pe­ro es ver­dad que lo que era po­si­ti­vo se ha con­ver­ti­do en un des­fi­le, en un lu­gar de­ma­sia­do car­ga­do de ac­ti­vi­dad. La Má­la­ga peatonal es­tá per­dien­do su fun­ción por el ex­ce- so. En el mo­men­to que se lle­na de si­llas, te­rra­zas, rui­dos, fo­llo­nes, de di­ver­sión ba­ra­ta, sin to­pes ni cen­su­ras pier­de su en­ti­dad. Te­ne­mos que ofre­cer una gas­tro­no­mía ma­ra­vi­llo­sa, una tem­pe­ra­tu­ra y un ser del ma­la­gue­ño que no se da en otro lu­ga­res y el que vie­ne lo ve y tra­ta de apro­ve­char­se, co­mo es ló-

gi­co. Pe­ro en­ton­ces se va y nos de­ja una ciu­dad sin ma­la­gue­ños. –¿La Alameda se­rá un es­pa­cio re­cu­pe­ra­do con la obra del Me­tro? –Del Me­tro es cues­tio­na­ble has­ta don­de lle­ga y don­de no, pe­ro lo cier­to es que con­ver­tir par­te de la Alameda en peatonal y que no se lle­ne de una ma­ra­bun­ta de te­rra- zas, bi­cis y pa­ti­ne­tes se­rá bueno. Pe­ro hay que con­tro­lar es­to. La pro­lon­ga­ción del cen­tro se es­tá lle­van­do al Soho. El ba­rrio de las ar­tes tie­ne un tí­tu­lo muy bo­ni­to pe­ro lo que real­men­te se es­tá tras­la­dan­do allí es la res­tau­ra­ción que no ca­be en el cen­tro. Es­pe­ro que se ha­ga sim­ple­men­te un pa­so de pea­to­nes, sin pa­ti­ne­tes, sin bi­ci­cle­ta, sin nin­gún vehícu­lo. El pea­tón al fi­nal es el úl­ti­mo des­gra­cia­do y rei­vin­di­co una ca­lle con un mu­ro de con­ten­ción, con una re­ja o una va­lla pa­ra que el pa­seo sea po­si­ble. Y que la pro­por­ción de es­ta­ble­ci­mien­tos que ge­ne­ren rui­dos y pro­ble­mas se mida.

–Vol­vien­do a su ca­li­dad de do­cen­te, ¿cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma del sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

–Pues su irrea­li­dad, los po­lí­ti­cos no co­no­cen la reali­dad de las au­las. Se tie­ne que en­se­ñar al­go que ten­ga uti­li­dad y cui­dar mu­cho el as­pec­to hu­mano. Y aho­ra las reunio­nes, la bu­ro­cra­cia, las pro­gra­ma­cio­nes, en los ar­tícu­los, los re­gla­men­tos, te en­cor­se­tas y eso se pier­de. An­tes el maes­tro era una per­so­na res­pe­ta­da. Aho­ra, y ocu­rre en to­dos los sec­to­res, he­mos lle­ga­do a una so­cie­dad que ca­da vez es me­nos hu­ma­na. Se crea una so­cie­dad fic­ti­cia. El afec­to es el nu­trien­te de es­ta y to­das las so­cie­da­des y si eso lo de­ja­mos de la mano y no lo aten­de­mos, ma­lo. Es­ta­mos cons­tru­yen­do el se­ñor ro­bot, do­mes­ti­ca­do y so­me­ti­do.

–¿La gen­te ya no co­nec­ta?

–La gen­te va por la ca­lle con el te­lé­fono, ha­blan­do, sin ver por dón­de va ni con quién tro­pie­za. La tec­no­lo­gía es­tá muy bien pe­ro no hay una edu­ca­ción com­pro­me­ti­da y se­ria de ba­se pa­ra sa­ber­la em­plear bien. Cuan­do es­ta­mos más in­for­ma­dos es­ta­mos peor y más des­co­nec­ta­dos.

–¿Qué fo­to no ha he­cho to­da­vía y le gus­ta­ría ha­cer?

–La que quie­ro ha­cer es esa fo­to que no sa­bes ni cuán­do ni dón­de vas a ha­cer­la. Lo bueno y her­mo­so sue­le ser lo más es­pon­tá­neo. –¿Ha­ce fo­tos a dia­rio?

–Sí. Pue­do ha­cer fo­tos de si­tios por los que he pa­sa­do mi­llo­nes de ve­ces, pe­ro es que la reali­dad es tan cam­bian­te que lo de siem­pre vuel­ve a ser nue­vo ca­da día. Y co­bra una nue­va pers­pec­ti­va por­que tu mi­ra­da cam­bia con la ex­pe­rien­cia y la edad. Má­la­ga mue­re y re­vi­ve to­dos los días, co­mo las per­so­nas. Tam­bién me gus­ta aga­rrar­me a mis raí­ces, a mis lu­ga­res de siem­pre, don­de en­cuen­tro per­so­nas, una son­ri­sa y un con­tac­to di­rec­to, una aten­ción. Me gus­ta ob­ser­var, sen­tar­se en una me­sa y mi­rar. –¿Al­gu­na vez sa­le sin su cá­ma­ra? –No, a no ser que sea por error. Siem­pre de­jo to­do pre­pa­ra­do en la me­si­lla. Por la no­che vuel­co las fo­tos, car­go la cá­ma­ra y es­tá pre­pa­ra­da pa­ra sa­lir al día si­guien­te. Ha­go va­rios gi­gaby­tes, va­rios cien­tos de fo­tos. En es­te es­ce­na­rio tan cam­bian­te, tan mo­vi­ble ge­ne­ra mu­chas imá­ge­nes.

RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO: JA­VIER ALBIÑANA

Pe­pe Pon­ce a tra­vés del ob­je­ti­vo de una cá­ma­ra, jun­to a los gra­fi­tis de El Pim­pi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.