EL CAM­BIO VIE­NE YA

Malaga Hoy - - Andalucía - JUAN MA­RÍN Pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos An­da­lu­cía

HA­CE prác­ti­ca­men­te cua­tro años des­de las úl­ti­mas elec­cio­nes en nues­tra tie­rra. Era la pri­me­ra vez que nos pre­sen­tá­ba­mos a unas elec­cio­nes en An­da­lu­cía y gra­cias a la con­fian­za y la ilu­sión de mi­les de an­da­lu­ces con­se­gui­mos en­trar con fuer­za en el Par­la­men­to an­da­luz.

En to­do es­te tiem­po he­mos con­se­gui­do arran­car al Go­bierno de Su­sa­na Díaz re­for­mas que nun­ca an­tes se ha­bían im­pul­sa­do en An­da­lu­cía. Exi­gir que Cha­ves y Gri­ñán tu­vie­ran que de­jar la po­lí­ti­ca por el re­pug­nan­te ca­so de co­rrup­ción de los ERE, ba­jar el IRPF en An­da­lu­cía por pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia o eli­mi­nar el Im­pues­to de Su­ce­sio­nes es un hi­to his­tó­ri­co pa­ra Es­pa­ña y un ali­vio pa­ra cien­tos de mi­les de fa­mi­lias an­da­lu­zas. Ha si­do una ta­rea du­ra, pe­ro pe­se a las di­fi­cul­ta­des cons­tan­tes que ha pues­to el Go­bierno de Su­sa­na Díaz, lo he­mos con­se­gui­do. Por­que lo te­ne­mos muy cla­ro, lo pri­me­ro son los an­da­lu­ces.

Pe­ro el PSOE tie­ne un pro­ble­ma que se lla­ma co­rrup­ción. Un mal con­tra el que, co­mo han de­ja­do cla­ro en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, no es­tán dis­pues­tos a lu­char. La fal­ta de pa­la­bra de Su­sa­na Díaz en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción ha si­do la go­ta que ha col­ma­do nues­tra pa­cien­cia: el no de Su­sa­na Díaz a eli­mi­nar los afo­ra­mien­tos, el no a una Ley Elec­to­ral jus­ta en la que el vo­to de to­dos los an­da­lu­ces val­ga lo mis­mo, el no a ce­rrar los chi­rin­gui­tos po­lí­ti­cos don­de du­ran­te dé­ca­das han ido co­lo­can­do a sus amigos y com­pa­ñe­ros de par­ti­do y el no a dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre có­mo se han gas­ta­do el di­ne­ro de los an­da­lu­ces en pros­tí­bu­los. Se aca­bó. Ciu­da­da­nos na­ció pa­ra re­ge­ne­rar la vi­da pú­bli­ca y ca­da vez con­ta­mos con más an­da­lu­ces acom­pa­ñán­do­nos pa­ra que los cam­bios no ten­ga­mos que exi­gir­los a los que no quie­ren cam­biar na­da sino que po­da­mos ha­cer­los no­so­tros di­rec­ta­men­te. Por eso los vo­tos de Ciu­da­da­nos no van a ser­vir pa­ra que Su­sa­na Díaz sea pre­si­den­ta y el PSOE go­bier­ne, van a ser­vir pa­ra que An­da­lu­cía cam­bie. Y hoy en nues­tra tie­rra só­lo hay una op­ción sen­sa­ta dis­pues­ta a te­ner un go­bierno al ser­vi­cio de los an­da­lu­ces des­pués de ca­si cua­ren­ta años de Go­bierno de los mis­mos.

Los an­da­lu­ces nos lo me­re­ce­mos. 40 años son su­fi­cien­tes. Mien­tras unos se han de­di­ca­do a con­ver­tir An­da­lu­cía en su cor­ti­jo par­ti­cu­lar, otros se han de­di­ca­do a acu­mu­lar fra­ca­so tras fra­ca­so sin apor­tar na­da nue­vo a la vi­da de nues­tros ciu­da­da­nos. Por­que el bi­par­ti­dis­mo es co­rres­pon­sa­ble de nues­tra si­tua­ción y ha lle­ga­do la ho­ra de de­cir bas­ta ya. Ha lle­ga­do la ho­ra de li­de­rar una nue­va eta­pa po­lí­ti­ca en An­da­lu­cía con un nue­vo Go­bierno ho­nes­to, res­pon­sa­ble y a la al­tu­ra de los an­da­lu­ces. Mi equi­po y yo va­mos a tra­ba­jar con es­fuer­zo e ilu­sión por un cam­bio de ver­dad. ¿Cam­bia­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.