Án­ge­les pin­ta­dos, de­mo­nios dan­zan­tes

Malaga Hoy - - Cultura Y Ocio - Pa­blo Bu­ja­lan­ce

Crí­ti­ca de Dan­za

AZUL PRU­SIA, AZUL BER­LÍN ★★★ ★★

Tea­tro Eche­ga­ray. Fe­cha: 12 de oc

tu­bre. Pro­duc­ción: Fac­to­ría Eche­ga­ray.

Co­reo­gra­fía, dra­ma­tur­gia y di­rec

ción: Ana Ran­do. In­tér­pre­tes: Est­her Me­di­na, Kino Lu­que, Eva Alon­so, Ar­tu­ro Var­gas. Afo­ro: Unas 40 per­so­nas.

Pro­me­te Azul Pru­sia, azul Ber­lín una in­mer­sión en la fi­gu­ra y la obra de Marc Cha­gall, y jus­to es­to es lo que pre­sen­ta en es­ce­na. Sin em­bar­go, el es­pec­tácu­lo de Ana Ran­do po­ne el fo­co es­pe­cial­men­te en los años de ju­ven­tud del pin­tor y se des­pla­za des­de aquí has­ta la muer­te de su es­po­sa en 1944, con lo que el mon­ta­je em­plea al ar­tis­ta co­mo ins­tru­men­to pa­ra in­da­gar en las po­si­bi­li­da­des de la crea­ción ar­tís­ti­ca cuan­do to­do, des­de la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca has­ta el des- mo­ro­na­mien­to de la His­to­ria pa­san­do por la tra­ge­dia per­so­nal, se po­ne en con­tra. Eso sí, las re­fe­ren­cias a la bio­gra­fía de Cha­gall, tan­to en su iden­ti­dad ju­día (en una qui­zá abu­si­va ex­po­si­ción de mú­si­ca klez­mer) co­mo en sus orí­ge­nes ru­ra­les (con ele­men­tos dra­má­ti­cos no exen­tos de hu­mor), di­ri­gen la aten­ción del es­pec­ta­dor siem­pre en los már­ge­nes que com­pren­de la vi­da del ar­tis­ta. Con una es­ce­no­gra­fía que crea in­tere­san­tes diá­lo- gos en­tre los es­pa­cios bai­la­dos y los no bai­la­dos, mer­ced a una ilu­mi­na­ción cer­te­ra en la crea­ción de pai­sa­jes, la obra con­tie­ne mo­men­tos cier­ta­men­te her­mo­sos, es­pe­cial­men­te en las co­reo­gra­fías re­suel­tas en el si­len­cio, de una sol­ven­cia con­mo­ve­do­ra. El cuar­te­to in­ter­pre­ta­ti­vo ha­ce ga­la de sus ha­bi­li­da­des téc­ni­cas con re­gis­tros bien equi­li­bra­dos y vir­tuo­sos, so­bre to­do cuan­do con­vier­ten las re­glas de la tea­tro­dan­za en un jue­go evo­ca­dor del eterno azul de Cha­gall. Eso sí, un servidor echa de me­nos, es­pe­cial­men­te en mo­men­tos pun­tua­les co­mo el due­lo del pin­tor con la au­to­ri­dad opre­so­ra, un tono más va­lien­te, con más con­tac­to, me­nos em­pe­ña­do en lo plás­ti­co y más sus­ten­ta­do en la car­ne, en el cuer­po, en la ma­ni­fes­ta­ción vio­len­ta (sí, vio­len­ta) del en­fren­ta­mien­to. Le ha­bría ve­ni­do de per­las a es­te Azul Pru­sia, azul Ber­lín más atre­vi­mien­to, más lí­mi­tes vul­ne­ra­dos, me­nos án­ge­les y más de­mo­nios. Creo que Cha­gall, y so­bre to­do su si­glo, pe­dían un le­ve hi­lo de san­gre en los la­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.