El Má­la­ga vi­si­ta (18:00) Ma­llor­ca ya con el je­que en Ca­tar

Malaga Hoy - - Portada -

QUE a Fran­cis­co de la To­rre no se le pue­de ne­gar su abru­ma­do­ra ca­li­dad de ani­mal po­lí­ti­co ha que­da­do de­mos­tra­do, una vez más, con el asun­to del Au­di­to­rio. Cuan­do el con­se­je­ro de Cul­tu­ra (aho­ra en fun­cio­nes) Mi­guel Án­gel Vázquez con­vo­có el pa­sa­do oc­tu­bre una reunión a las ins­ti­tu­cio­nes im­pli­ca­das (Ayuntamiento, Dipu­tación, Jun­ta y Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra), el al­cal­de exi­gió que el en­cuen­tro no se ce­le­bra­ra has­ta des­pués de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas pa­ra, por una par­te, evi­tar con­tra­rie­da­des con la ley elec­to­ral (ex­cu­sa muy co­gi­da por los pe­los da­da la evi­den­cia de que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas no de­jan de tra­ba­jar con co­mi­cios a la vis­ta; otra co­sa es el ren­di­mien­to par­ti­dis­ta que se ha­ga de ese tra­ba­jo); y, por otra, ga­ran­ti­zar que fue­ra un Go­bierno an­da­luz es­ta­ble, re­cién sa­li­do de las ur­nas, el que for­ma­ra par­te de las ne­go­cia­cio­nes. Se­me­jan­te lec­tu­ra de los tiem­pos ha re­sul­ta­do ser pro­vi­den­cial con la po­si­ble lle­ga­da de Mo­reno Bo­ni­lla a la Pre­si­den­cia de la Jun­ta, lo que, de im­pul­sar­se de nue­vo el pro­yec­to (y con otra po­si­bi­li­dad real, la de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en 2019, a te­ner en cuen­ta, aun­que en cual­quier ca­so la par­ti­ci­pa­ción cen­tral se­rá li­mi­ta­da, por no de­cir sim­bó­li- ca), con­ver­ti­ría el Au­di­to­rio en un éxi­to de­ci­di­da­men­te po­pu­lar. Cuan­do De la To­rre pre­sen­tó su re­cla­ma­ción, Vázquez res­pon­dió que, con vis­tas a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del año que vie­ne, la Jun­ta po­dría po­ner so­bre la mesa el mis­mo ar­gu­men­to, pe­ro to­do apun­ta a que ni Vázquez ni na­die en el PSOE va a es­tar en con­di­cio­nes de mo­ver esa fi­cha. Ha­bría que va­lo­rar, eso sí, la op­ción de que la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra ter­mi­ne en ma­nos de Vox, con lo que igual lo que ve­mos cons­trui­do en el Mue­lle de San An­drés es otra pla­za de to­ros; y tam­bién de que, da­dos los re­sul­ta­dos de las pa­sa­das elec­cio­nes en Má­la­ga, Ciu­da­da­nos se ha­ga con la Al­cal­día y en­ton­ces de­ci­dan ce­der el sue­lo pa­ra le­van­tar otro ho­tel de dos mil plan­tas. Aun­que, co­mo di­ría Abra­ra­cúr­cix, eso no va a pa­sar ma­ña­na.

Mien­tras tan­to, y pa­ra que no que­den du­das, Mo­reno Bo­ni­lla se ade­lan­ta a pre­sen- tar­se co­mo pre­si­den­te ideal pa­ra una Má­la­ga re­sig­na­da a que los gran­des pro­yec­tos de ciudad, los de ver­dad, los que cuen­tan, se eter­ni­cen o nun­ca lle­guen. Mien­tras los pac­tos se anu­dan, nues­tro ma­la­gue­ño en la Jun­ta ya ha pro­me­ti­do el metro so­te­rra­do has­ta el Ci­vil, el tercer hos­pi­tal y el plan es­pe­cial pa­ra el Gua­dal­me­di­na, to­do en ocho años de man­da­to, ni uno más, lo que des­de lue­go, si al­go así es po­si­ble, da pa­ra pre­gun­tar­se a qué pu­ñe­ta ha es­ta­do la Jun­ta de An­da­lu­cía to­do es­te tiem­po. Eso sí, Mo­reno Bo­ni­lla no ha sol­ta­do pren­da to­da­vía res­pec­to al Au­di­to­rio, y eso te­nién­do­lo a hue­vo. Y es aquí don­de no hay más re­me­dio que con­ven­cer­se de que el sus­pen­di­do Pa­la­cio de la Mú­si­ca no es un pro­yec­to in­tere­san­te a nivel elec­to­ral, ni si­quie­ra ren­ta­ble en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, ni es­tra­té­gi­co, pa­re­ce, a la ho­ra de ha­cer ciudad. Y el ge­nio de la lám­pa­ra, par­diez, só­lo con­ce­de tres de­seos.

PA­BLO BUJALANCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.