UN AN­TES Y UN DES­PUÉS DE ‘ LA MA­NA­DA’

Malaga Hoy - - Opinión -

TRAS la ra­ti­fi­ca­ción del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Na­va­rra de la con­de­na de nue­ve años de pri­sión pa­ra los miem­bros de la Ma­na­da, la Fis­ca­lía de la Co­mu­ni­dad Fo­ral ha pe­di­do el in­gre­so en pri­sión pa­ra los cinco jó­ve­nes se­vi­lla­nos, al­go que pro­ba­ble­men­te ocu­rri­rá en un muy cor­to pla­zo de tiem­po, in­de­pen­dien­te­men­te del re­cur­so que la de­fen­sa pre­sen­ta­rá en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. De es­ta ma­ne­ra se de­be­ría po­ner fin, por aho­ra, a la po­lé­mi­ca que ha en­vuel­to a es­te abo­mi­na­ble su­ce­so que, des­de el pri­mer día, ad­qui­rió una gran im­por­tan­cia me­diá­ti­ca y se con­vir­tió en el pa­ra­dig­ma de la vio­len­cia se­xual que sufren las mujeres en las ca­lles. Cier­to es que han exis­ti­do ca­sos mu­cho más gra­ves y con re­sul­ta­dos más dra­má­ti­cos, pe­ro la reali­dad es que, hoy por hoy, el ca­so de la Ma­na­da ha si­do ele­gi­do por los co­lec­ti­vos de mujeres co­mo una ba­ta­lla en la que se di­ri­men mu­chas co­sas, en­tre ellas un cam­bio le­gis­la­ti­vo que au­men­te las pe­nas por los de­li­tos se­xua­les.

Tan­to la Au­dien­cia Pro­vin­cial co­mo el TSJN han es­ti­ma­do que los miem­bros de la Ma­na­da han co­me­ti­do un de­li­to con­ti­nua­do de abu­so se­xual con pre­va­li­mien­to, al­go que no ha sa­tis­fe­cho a al­gu­nos gru­pos fe­mi­nis­tas, que pe­dían pe­nas más du­ras. Una vez más, hay que re­cor­dar que la sen­ten­cia ha si­do dic­ta­da por jue­ces com­pe­ten­tes. Las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, co­mo to­do en de­mo­cra­cia, se pue­den cri­ti­car, pe­ro tam­bién hay que aca­tar­las y, so­bre to­do, no se pue­de po­ner en du­da la ho­nes­ti­dad e im­par­cia­li­dad de unos ma­gis­tra­dos que, co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra, han da­do una res­pues­ta ju­rí­di­ca adap­ta­da a las le­yes que te­nían en las ma­nos.

Aho­ra bien, no se pue­de ob­viar el ma­les­tar so­cial que la sen­ten­cia ha pro­du­ci­do en am­plias ca­pas de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te en­tre las mujeres, que son al fin y al ca­bo las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de la vio­len­cia se­xual. En es­te sen­ti­do, es el Po­der Le­gis­la­ti­vo, nues­tros re­pre­sen­tan­tes en las Cor­tes, el que tie­ne que to­mar bue­na no­ta y pro­mo­ver los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra dar una res­pues­ta más con­tun­den­te al pro­ble­ma. No se tra­ta de le­gis­lar en ca­lien­te, sino de ha­cer lo po­si­ble pa­ra aca­bar con una de las más la­men­ta­bles la­cras de nues­tra so­cie­dad. Una ma­yor pe­na­li­za­ción se­ría una bue­na he­rra­mien­ta, pe­ro no la úni­ca, pa­ra ba­jar las es­ta­dís­ti­cas. Apar­te, cla­ro es­tá, hay que se­guir in­sis­tien­do en las me­di­das pe­da­gó­gi­cas. De lo que no ca­be du­da es que el ca­so de la Ma­na­da ha su­pues­to un an­tes y un des­pués en la con­cien­cia­ción con­tra los de­li­tos se­xua­les.

El Po­der Le­gis­la­ti­vo de­be dar una res­pues­ta más con­tun­den­te a la vio­len­cia se­xual con­tra las mujeres, una de las la­cras de la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.