40 AÑOS DES­PUÉS

Malaga Hoy - - Opinión -

DES­DE ha­ce al­gu­nos años ce­le­bra­mos el aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción ha­blan­do más de la ne­ce­si­dad de cam­biar­la que de los gran­des ser­vi­cios que ha pres­ta­do. Nos ha per­mi­ti­do las me­jo­res dé­ca­das de la his­to­ria mo­der­na de nues­tro país, al­go que aun­que sue­ne a lu­gar co­mún no de­be­ría­mos de­jar de re­cor­dar. Lo que no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que adap­tar­la a los enor­mes cam­bios que se han pro­du­ci­do o a las nue­vas de­man­das de una so­cie­dad que es muy dis­tin­ta a la de la Es­pa­ña del 78. Uno de esos gran­des cam­bios es el eje del de­ba­te po­lí­ti­co ac­tual en re­la­ción al que do­mi­na­ba en las dis­cu­sio­nes del tex­to cons­ti­tu­cio­nal. El re­to era lo­grar un mar­co le­gal de con­vi­ven­cia en el que to­dos nos re­co­no­cié­se­mos: in­te­gra­dor en asun­tos ideo­ló­gi­cos y mo­ra­les y cohe­sio­na­dor fren­te a las de­sigual­da­des. Si en­ton­ces el conf lic­to era ideo­ló­gi­co –y el enor­me pe­so del trá­gi­co pa­sa­do- hoy el pro­ble­ma que nos di­vi­de es el có­mo en­ca­jar al conflicto te­rri­to­rial. Los cons­ti­tu­yen­tes del 78 hi­cie­ron di­fí­ci­les equi­li­brios pa­ra que las re­cla­ma­cio­nes na­cio-

Des­de ha­ce al­gu­nos años ce­le­bra­mos el aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de cam­biar­la

na­lis­tas, so­bre (su­pues­tos) de­re­chos his­tó­ri­cos e in­den­ti­ta­rios, fue­sen com­pa­ti­bles con los prin­ci­pios de in­te­gra­ción y cohe­sión te­rri­to­rial. Se con­sen­suó una so­lu­ción abier­ta e in­ter­pre­ta­ble, pe­ro la ten­sión de las re­cla­ma­cio­nes na­cio­na­lis­tas fue cre­cien­do has­ta con­se­guir ha­cer sal­tar las costuras del tex­to cons­ti­tu­cio­nal. Un pro­ce­so que ha te­ni­do ade­más inevi­ta­bles efec­tos an­ti­gua­li­ta­rios por­que, co­mo di­ce Fé­lix Ove­je­ro, “ha que­bra­do las uni­da­des de jus­ti­cia (de re­dis­tri­bu­ción) y de de­re­chos y ha de­bi­li­ta­do las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas co­mo he­rra­mien­tas con las que rea­li­zar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas a fa­vor de la igual­dad”.

Cuan­do el lí­der de Po­de­mos di­ce: “Apos­ta­mos por­que la li­bre de­ci­sión de los pue­blos cons­tru­ya un pro­yec­to uni­do”, es­tá de­fen­dien­do un nue­vo pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que de­cons­tru­ya el de­mos pa­ra cons­truir a par­tir de la su­ma de las par­tes. Se tra­ta de una Idea pro­pia de una iz­quier­da que an­te­po­ne la iden­ti­dad a la igual­dad; que ha sus­ti­tui­do la di­vi­sión de cla­ses por la te­rri­to­rial o trans­for­ma­do la lu­cha de cla­ses en conflicto iden­ti­ta­rio. La Es­pa­ña del 1978 era una so­cie­dad pro­fun­da­men­te di­vi­di­da y car­ga­da de mie­dos e in­cer­ti­dum­bres, lo me­jor de la Cons­ti­tu­ción fue su ca­pa­ci­dad in­te­gra­do­ra. Al­go que es, al pa­re­cer, lo que más odian sus enemi­gos. En­tre los que ha­brá aho­ra que in­cluir a Vox con sus pro­pues­tas des­acom­ple­ja­da­men­te in­cons­ti­tu­cio­na­les. No ca­bía­mos en ca­sa…..

JO­SÉ ASENJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.