GENALGUACIL

Malaga Hoy - - Málaga -

Di­fí­cil no enamo­rar­se de un pue­blo co­mo es­te. Pe­ro an­tes de co­no­cer­lo en pro­fun­di­dad me­re­ce la pe­na de­te­ner­se unos mo­men­tos jun­to a la ven­ta Las Cru­ces, a la en­tra­da de la lo­ca­li­dad, don­de di­fe­ren­tes ban­cos per­mi­ten dis­fru­tar de una pre­cio­sa pa­no­rá­mi­ca del cas­co ur­bano y su en­torno. E, in­clu­so al­go más arri­ba, el mirador del Lan­tis­co es pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra lle­var­se una pre­cio­sa ima­gen pa­ra el re­cuer­do.

En esos pri­me­ros me­tros ya se in­tu­ye lo que se va a en­con­trar: un am­plio ca­tá­lo­go de obras de ar­te que con­vier­ten a Genalguacil en to­do un mu­seo al ai­re li­bre. Son ya cer­ca de 200 las ex­pues­tas en las ca­lles y el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Fernando Cen­teno Ló­pez. Tra­ba­jos sur­gi­dos de los En­cuen­tros de Ar­te que vie­nen ce­le­brán­do­se des­de me­dia­dos de los años 90 y que han inun­da­do al mu­ni­ci­pio de ar­te y cul­tu­ra. Por su­pues­to, tam­bién es re­co­men­da­ble vi­si­tar la igle­sia de San Pe­dro Már­tir de Ve­ro­na, cons­trui­da en el si­glo XVI y re­cons­trui­do dos si­glos más tar­de. Co­mo cu­rio­si­dad, cuen­ta con una to­rre oc­to­go­nal.

El 90 por cien­to del tér­mino mu­ni­ci­pal de Genalguacil es bos­que, de ahí que la na­tu­ra­le­za tam­bién ten­ga una gran im­por­tan­cia en el día a día del pue­blo. Ya sea me­dian­te la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca del cas­ta­ñar, las bo­ni­tas ru­tas sen­de­ris­tas que le unen con los pue­blos cer­ca­nos o con en­cla­ves tan ori­gi­na­les co­mo la po­za del río Ge­nal que ca­da ve­rano ha­ce las de­li­cias de ni­ños y ma­yo­res de to­da la co­mar­ca. Se en­cuen­tra jun­to a la Ven­ta San Juan, don­de des­cu­brir la gas­tro­no­mía de la zo­na y el cam­ping del mis­mo nom­bre, per­fec­to pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer el en­torno na­tu­ral. ca la To­rre del Mo­ro, cons­trui­da por la cul­tu­ra ára­be pa­ra vi­gi­lar la co­mar­ca.

El mag­ní­fi­co en­torno na­tu­ral de Be­nao­ján es, pre­ci­sa­men­te, su ma­yor atrac­ti­vo. Ade­más del sen­de­ris­mo, se pue­den prac­ti­car otros de­por­tes co­mo la es­ca­la­da o el pi­ra­güis­mo. Tam­bién la es­pe­leo­lo­gía y, de he­cho, los afi­cio­na­dos a es­te de­por­te tie­nen en es­ta lo­ca­li­dad dos pun­tos de gran in­te­rés. El pri­me­ro es la Cue­va del Ga­to, de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal y con un com­ple­jo sis­te­ma f lu­vial sub­te­rrá­neo; y cu­yas aguas con­for­man un pequeño la­go a su en­tra­da per­fec­to pa­ra re­fres­car­se en los ca­lu­ro­sos días de ve­rano. El se­gun­do es la Cue­va de la Pi­le­ta, tam­bién Mo­nu­men- to Na­cio­nal y con res­tos del Pa­leo­lí­ti­co, Neo­lí­ti­co y Edad del Bron­ce. Pin­tu­ras ru­pes­tres y es­ta­lac­ti­tas son sus gran­des re­cla­mos.

No hay que ol­vi­dar la im­por­tan­te gas­tro­no­mía del mu­ni­ci­pio que, pre­ci­sa­men­te, ce­le­bra hoy y ma­ña­na su Fies­ta de la Cha­ci­na, con nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des y sa­bro­sas de­gus­ta­cio­nes de pro­duc­tos típicos de la lo­ca­li­dad. que pue­de vi­si­tar­se du­ran­te los me­ses de pri­ma­ve­ra y ve­rano. En el cas­co ur­bano de la lo­ca­li­dad -di­vi­di­do en dos par­tes di­fe­ren­cia­das­po­see es­tre­chas ca­lles que tras­la­dan a la épo­ca de Al-An­da­lus. Pa­sear por ellas lle­va a des­cu­brir la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio, de cons­truc­ción re­cien­te.

A las afue­ras del mu­ni­ci­pio se pue­de com­pro­bar la hue­lla que di­fe­ren­tes cul­tu­ras han de­ja­do en es­ta co­mar­ca. La Fin­ca del Te­so­ro -a cua­tro kilómetros de Ji­me­ra de Lí­bar- es un ya­ci­mien­to fe­ni­cio del si­glo VII an­tes de Cris­to don­de se han en­con­tra­do jo­yas y pie­zas de ce­rá­mi­ca. Más tar­díos son los res­tos ro­ma­nos del puen­te jun­to al Mo­lino La Flor, con un en­torno na­tu­ral ex­cep­cio­nal. Pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.