LA PATÓGENA AC­CIÓN DE UN MAL GO­BIERNO

Malaga Hoy - - España - RO­GE­LIO RO­DRÍ­GUEZ

LA con­me­mo­ra­ción del 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción se ce­le­bró en un cli­ma de cre­cien­te aco­so a la Mo­nar­quía y a otras al­tas ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, que el rey Fe­li­pe VI sos­la­yó en su dis­cur­so, qui­zás por pru­den­cia, qui­zás con­du­ci­do por la mano del Go­bierno, que siem­pre im­preg­na las in­ter­ven­cio­nes del Mo­nar­ca en los ac­tos so­lem­nes, al igual que ocu­rre en el res­to de las mo­nar­quías par­la­men­ta­rias, don­de el Je­fe del Es­ta­do se so- me­te al cri­te­rio del Eje­cu­ti­vo de turno.

Y es que la ac­ción del Go­bierno es om­ní­mo­da, in­clu­so cuan­do no lo pre­ten­de, co­mo aca­ba de ocu­rrir en An­da­lu­cía, don­de el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, me­nos sor­pren­den­te con­for­me se re­fri­ge­ran los mo­ti­vos, ha desata­do una tol­va­ne­ra de con­clu­sio­nes y ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas que re­tra­tan la boi­na de in­sol­ven­cia, arri­bis­mo y con­fron­ta­ción que se cier­ne so­bre el ré­gi­men na­ci­do en 1978. Nun­ca unos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos es­tu­vie­ron tan con­ta­mi­na­dos por cau­sas exó­ge­nas que han per­ver­ti­do la ver­da­de­ra ra­zón de ser de la con­vo­ca­to­ria y de­ter­mi­na­do el co­cien­te de las ur­nas. Cun­de la pa­ra­do­ja de que los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes han fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so del PSOE de Pe­dro Sánchez al Go­bierno de la na­ción y la en­tra­da de la ul­tra­de­re­cha en el Par­la­men­to an­da­luz.

No le fal­ta ra­zón a Su­sa­na Díaz. Su re­le­van­te cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en la pro­ba­ble pér­di­da de la Jun­ta es, sin em­bar­go, me­nor que la acha­ca­ble al Eje­cu­ti­vo que pre­si­de Pe­dro Sánchez. La acia­ga ges­tión de su je­fe de fi­las, en­ro­ca­do en el po­der gracias al dia­bó­li­co apo­yo de par­ti­dos an­ti­cons­ti­tu­cio­na­les, y, so­bre to­do, su in­de­co­ro­sa to­le­ran­cia con el in­de­pen­den­tis­mo catalán, hi­zo que se abs­tu­vie­ran una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los tra­di­cio­na­les vo­tan­tes del PSOE, lo que, su­ma­do al de­te­rio­ro que arras­tra el Par­ti­do Po­pu­lar, tam­bién pro­pi­ció la atro­na­do­ra irrup­ción de la ex­tre­ma de­re­cha que re­pre­sen­ta Vox. Y pue­de su­ce­der en el res­to de Es­pa­ña, al igual que, no ha­ce tan­to, los gru­pos aglu­ti­na­dos en Po­de­mos ac­ce­die­ron a las ins­ti­tu­cio­nes que abo­rre­cían y aho­ra uti­li­zan a la vez que me­nos­ca­ban.

Pe­ro, de mo­men­to, la alar­ma que han sus­ci­ta­do los 12 dipu­tados au­to­nó­mi­cos (ca­si un 11% de los vo­tos) co­se­cha­dos por Vox peca de ex­ce­so, ya que bue­na par­te de su éxi­to se sus­ten­ta en la ele­va­da abs­ten­ción. La iz­quier­da an­da­lu­za, en su con­jun­to, ha per- di­do ca­si el do­ble de vo­tos que los ga­na­dos por el cen­tro y la de­re­cha, de lo que se de­du­ce que el tan preo­cu­pan­te par­ti­do ul­tra­con­ser­va­dor se ha va­li­do de fac­to­res im­pro­pios y qui­zás co­yun­tu­ra­les, en­tre los que fi­gu­ra el fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción. Con una par­ti­ci­pa­ción si­mi­lar a la de 2015, Vox ha­bría lo­gra­do dos o tres es­ca­ños a lo su­mo.

Vox y la iz­quier­da ra­di­cal son con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca equivocada del Go­bierno del PP, de­rro­ca­do por sus pro­pias mi­se­rias y por un com­plot en­tre par­ti­dos an­ti­sis­te­ma y na­cio­na­lis­tas que en­con­tra­ron en el osa­do lí­der so­cia­lis­ta el ins­tru­men­to ade­cua­do para sus in­tere­ses. Sánchez hu­ye ha­cia de­lan­te, mien­tras el PSOE se de­rrum­ba y emer­gen ra­di­ca­lis­mos de tre­me­bun­da me­mo­ria.

Sánchez hu­ye ha­cia de­lan­te, el PSOE se de­rrum­ba y emer­gen ra­di­ca­lis­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.