POSTSUSANA

Malaga Hoy - - Opinión -

EN su car­ta di­ri­gi­da el otro día “a las an­da­lu­zas y los an­da­lu­ces”, con el tono gra­ve de los es­ta­dis­tas de an­ta­ño, Su­sa­na Díaz asu­mía su nue­vo pa­pel en la opo­si­ción y lla­ma­ba a la mo­vi­li­za­ción con­tra “las de­re­chas”. Afir­ma­ba la ex pre­si­den­ta, en plu­ral ma­yes­tá­ti­co (aun­que no le sen­ta­ría na­da mal la ter­ce­ra per­so­na del sin­gu­lar pa­ra re­fe­rir­se a sí mis­ma co­mo Ella, a lo Ju­lio Cé­sar): “En­ten­de­mos y acep­ta­mos la ló­gi­ca al­ter­nan­cia en de­mo­cra­cia, pe­ro no a cual­quier pre­cio”. Y el pre­cio es, cla­ro, el que co­rres­pon­de a la “ex­tre­ma de­re­cha”, “los que no res­pe­tan ni nues­tras nor­mas bá­si­cas, ni el es­ta­do (sic)

de de­re­cho, ni las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les”. An­te es­ta si­tua­ción, Díaz afir­ma que “es­ta­re­mos vi­gi­lan­tes y be­li­ge­ran­tes” en la opo­si­ción, y brin­da des­pués la ca­te­que­sis an­da­lu­cis­ta de cos­tum­bre, más afec­ta­da si ca­be, con re­fe­ren­cias al “com­pro­mi­so” y a no dar “ni un pa­so atrás”. Pe­ro no aso­ma, ay, na­da pa­re­ci­do a una au­to­crí­ti­ca. Co­mo si de nue­vo, el po­der po­lí­ti­co co­rres­pon­die­ra por na­tu­ra­le­za a los so­cia­lis­tas o, pa­ra ser más exac­tos, a Ella, mien­tras quie­nes suben aho­ra al trono son aque­llos ex­tran­je­ros ba­bi­ló­ni­cos que osa­ron po­ner per­di­do el Tem­plo de Je­ru­sa­lén con sus pies su­cios. Na­da ha te­ni­do que ver Su­sa­na Díaz, se­gún su lec­tu­ra de los he­chos, con el avan­ce de las de­re­chas. To­do, en­ton­ces, que­da en or­den.

Si ca­be in­ter­pre­tar la car­ta en cues­tión co­mo un an­ti­ci­po de por dón­de irán los ti­ros

en cuan­to a la opo­si­ción so­cia­lis­ta, en­ton­ces po­de­mos con­fiar en que na­die va a rom­per­se de­ma­sia­do la ca­be­za. Se tra­ta­rá, más o me­nos, de se­ña­lar al mons­truo y de­nun­ciar lo feo que es. Y, cla­ro, el mons­truo pa­re­ce dis­pues­to a po­nér­se­lo de­ma­sia­do fá­cil: tras el ase­si­na­to ma­chis­ta de una mu­jer en Fuen­gi­ro­la el pa­sa­do sá­ba­do, 12 de enero, Fran­cis­co Se­rrano sa­lió con que “en es­te año el cien por cien de los ase­si­nos y vio­la­do­res son ex­tran­je­ros”, abrien­do bre­cha pa­ra sa­car ré­di­to elec­to­ral (exac­ta­men­te, ¿qué pre­ten­día? ¿Jus­ti­fi­car que aque­llo de la ex­pul­sión de los 52.000 in­mi­gran­tes sin pa­pe­les no era tan mala idea sin men­tar la pe­ti­ción de de­ro­ga­ción de la ley de vio­len­cia de gé­ne­ro?) a cuen­ta de un cri­men de la ma­ne­ra más atroz, te­rro­rí­fi­ca e in­hu­ma­na. Así que, si de es­to se tra­ta, a la opo­si­to­ra Díaz no le va a ha­cer fal­ta es­tu­diar pa­ra sa­car el exa­men. Pe­ro igual lo que An­da­lu­cía ne­ce­si­ta es otra co­sa. Aun­que só­lo sea por el fra­ca­so de la ex pre­si­den­ta en su as­pi­ra­ción na­cio­nal a a po­ner co­to a los se­pa­ra­tis­tas. Ese fra­ca­so ex­pli­ca, en gran me­di­da, el as­cen­so de Vox.

Igual lo que An­da­lu­cía ne­ce­si­ta es un so­cia­lis­mo sin Su­sa­na Díaz. Pe­ro, por aho­ra, me­jor que no se en­te­re Ju­lio Cé­sar.

Na­da hay de au­to­crí­ti­ca en la car­ta de Díaz. Co­mo si el po­der co­rres­pon­die­ra a los so­cia­lis­tas o, me­jor aún, a Ella

PA­BLO BU­JA­LAN­CE

@pbu­ja­lan­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.