SA­TU­RA­CIÓN SO­CIAL

Malaga Hoy - - Opinión -

SE­GÚN las le­yes de la quí­mi­ca, cuan­do en una di­so­lu­ción se va echan­do una sus­tan­cia, hay un pun­to que el lí­qui­do no pue­de di­sol­ver más de es­te nue­vo con­te­ni­do y se lle­ga al pun­to de sa­tu­ra­ción. Hoy nues­tra so­cie­dad pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a di­cho pun­to de sa­tu­ra­ción res­pec­to a las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro, co­mo sue­le pa­sar con cual­quier si­tua­ción cuan­do se lle­va de­ma­sia­do le­jos.

Es cu­rio­so que una de las prin­ci­pa­les que­jas his­tó­ri­cas de los mo­vi­mien­tos más pro­gre­sis­tas ha­cia la Igle­sia ca­tó­li­ca fue la con­cep­ción del pe­ca­do ori­gi­nal. E in­clu­so es­tán en con­tra de ello al­gu­nas otras re­li­gio­nes. Su de­fen­sa se ba­sa en que el ser hu­mano no de­be ser con­de­na­do por el sim­ple he­cho de na­cer. Es más, la pro­pia Igle­sia li­be­ra de ese he­cho con el pro­pio bautismo. Por lo tan­to, en­ten­de­mos que un be­bé no tie­ne por­que traer nin­gu­na cul­pa he­re­da­da. Sin em­bar­go, ha ha­bi­do ex­pre­sio­nes en las úl­ti­mas se­ma­nas que nos re­tro­traen a esos tiem­pos que pa­re­cían su­pe­ra­dos: “Los hom­bres son ma­chis­tas por el he­cho de na­cer hom­bres”. Pa­re­ce men­ti­ra que al­guien con dos de­dos de fren­te sea ca­paz de de­fen­der unos pos­tu­la­dos tan anacró­ni­cos. Evi­den­te­men­te ni el hom­bre es ma­chis­ta por na-

Evi­den­te­men­te ni el hom­bre es ma­chis­ta por na­cer hom­bre, ni la mu­jer hem­bris­ta por na­cer mu­jer

cer hom­bre, ni la mu­jer hem­bris­ta por na­cer mu­jer, o de lo con­tra­rio ha­bre­mos man­da­do el con­cep­to de li­bres e igua­les a ha­cer pu­ñe­tas.

En es­te sen­ti­do un fac­tor que siem­pre nos pue­de orien­tar fren­te a los ra­di­ca­lis­mos, en te­mas tan de­li­ca­dos co­mo los ma­los tra­tos o las muer­tes en el ám­bi­to do­més­ti­co, son los da­tos. Si ob­ser­va­mos que el nú­me­ro de mu­je­res ase­si­na­das por sus pa­re­jas, ya que son los úni­cos da­tos que se pu­bli­can, no ha va­ria­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos años, he­mos de con­cluir que las ac­cio­nes rea­li­za­das son erró­neas. Por­que, sin em­bar­go, las muer­tes en ca­rre­te­ra han dis­mi­nui­do y sa­be­mos co­mo pue­den se­guir ha­cién­do­lo. Pa­ra fi­jar es­tra­te­gias po­dría­mos com­pro­bar, a par­tir de los da­tos del Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, co­mo 30 ase­si­na­das son es­pa­ño­las y 17 son ex­tran­je­ras. Pe­ro es­tos da­tos son ab­so­lu­tos, y cuan­do los ha­ce­mos re­la­ti­vos a la po­bla­ción ve­mos que, co­mo só­lo el 10% de los ha­bi­tan­tes vie­nen de otros paí­ses, el ries­go de ser ase­si­na­da de una mu­jer ex­tran­je­ra es cin­co ve­ces ma­yor y por tan­to son mu­cho más vul­ne­ra­bles. Por tan­to, to­dos nues­tros sis­te­mas edu­ca­ti­vo, pre­ven­ti­vo y ju­di­cial de­ben ser es­pe­cial­men­te re­di­ri­gi­dos ha­cía es­tos sec­to­res, por­que las per­so­nas pue­den ser xe­nó­fo­bas, pe­ro los nú­me­ros no.

SAL­VA­DOR ME­RINO

sme­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.