CUL­TU­RA

Malaga Hoy - - Opinión -

LOS nue­vos po­lí­ti­cos que van a go­ber­nar en An­da­lu­cía ape­nas han de­di­ca­do tiem­po a ex­pli­car có­mo van a ges­tio­nar las cues­tio­nes re­la­cio­na­das con ma­te­ria tan di­fu­sa y pe­cu­liar co­mo la cul­tu­ra. Pa­re­ce que van a man­te­ner una con­se­je­ría es­pe­cí­fi­ca, pe­ro ni una so­la pa­la­bra ha tras­cen­di­do acer­ca de su orien­ta­ción. Lo cual no sor­pren­de por­que la cul­tu­ra de­jó de ser asun­to prio­ri­ta­rio (si al­gu­na vez lo fue) en los pa­si­llos del po­der, tan­to pa­ra unos co­mo pa­ra otros. Só­lo los se­pa­ra­tis­tas vie­ron, en su mo­men­to, que, bien ins­tru­men­ta­li­za­da, se po­día con­ver­tir en fér­til es­pa­cio de pro­se­li­tis­mo. Pe­ro en ca­si to­dos los res­tan­tes par­ti­dos, a la ho­ra del re­par­to de car­te­ras, el en­car­go de cul­tu­ra pa­re­ce que pro­vo­ca des­con­cier­to. Unas ve­ces bus­can un nom­bre pú­bli­co con el que ador­nar­se, otras re­lle­nan el si­llón con un com­pro­mi­so. No ha­ce fal­ta re­cor­dar ca­sos re­cien­tes.

Qui­zás la cul­tu­ra no co­bra ma­yor re­lie­ve en fa­ses elec­to­ra­les por­que na­die, en los apa­ra­tos de los par­ti­dos, pres­ta im­por­tan­cia a es­te apar­ta­do. Y lue­go, si se ga­na, ya se im­pro­vi­sa­rá so­bre el te­rreno al­guien que ges­tio­ne, me­jor o peor, el pre­su­pues­to que se le asig­ne. Es­ta si­tua­ción, tan ha­bi­tual, es con­se­cuen­cia del fo­so rei­nan­te en­tre en mun­do de la política pro­fe­sio­nal y el de la cul­tu­ra: ape­nas hay puen­tes ni in­ter­cam­bios. En la ca­lle no se es­pe­ra que un con­se­je­ro de cul­tu­ra ten­ga ideas que lle­nen o ilu- sio­nen al­gún as­pec­to de sus vi­das; se en­ce­rra­rá en su des­pa­cho y se en­fren­ta­rá a la ad­mi­nis­tra­ción de sus ru­ti­nas, sub­ven­cio­nes fes­ti­va­les y cen­te­na­rios.

Sin em­bar­go de la cul­tu­ra en An­da­lu­cía se po­drían ex­traer mu­chos frutos. Tie­ne un ri­quí­si­mo y va­ria­do po­ten­cial. No só­lo hay dos pa­los pa­ra lle­gar a la gen­te. Aho­ra ha sur­gi­do una oca­sión pro­pi­cia pa­ra abrir otros cau­ces. Pre­ci­sa­men­te por­que, da­da la sin­gu­la­ri­dad de es­te nue­vo Go­bierno, na­da de­be es­tar pre­vis­to. Y, en es­ta fa­se de pri­me­ros tan­teos, to­do se po­dría re­pen­sar, cuan­do me­nos pe­ra no re­pe­tir los apá­ti­cos usos es­ta­ble­ci­dos. Tal vez se reúnen las cir­cuns­tan­cias pa­ra que los po­lí­ti­cos a los que in­cum­ba es­te co­me­ti­do, se mues­tren mo­des­tos y bus­quen los me­dios –que los tie­nen– pa­ra co­nec­tar con esa par­te de la so­cie­dad ci­vil an­da­lu­za, vin­cu­la­da al mun­do de la cul­tu­ra, po­cas ve­ces es­cu­cha­da co­mo in­ter­lo­cu­to­ra vá­li­da. Co­mo ges­to sim­bó­li­co, es­ta lla­ma­da al in­ter­cam­bio de ideas ya su­pon­dría un pri­mer pa­so mo­vi­li­za­dor, que rom­pe­ría con el es­cep­ti­cis­mo de unos y el au­tis­mo es­ta­men­tal de otros. Es el mo­men­to de abrir ven­ta­nas y no de en­ce­rrar­se en los des­pa­chos.

En An­da­lu­cía, es el mo­men­to de abrir las ven­ta­nas y no de en­ce­rrar­se en los des­pa­chos

AL­BER­TO GON­ZÁ­LEZ TRO­YANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.