Dor­mir po­co per­ju­di­ca a la sa­lud y mu­cho

Malaga Hoy - - Vivir En Málaga - M. Zu­gas­ti

Ex­per­tos de la Cá­te­dra de In­ves­ti­ga­ción del Sue­ño se­ña­lan que las ho­ras per­di­das no se pue­den re­cu­pe­rar

La fal­ta de sue­ño sos­te­ni­da en el tiem­po de for­ma vo­lun­ta­ria se vin­cu­la con di­ver­sos pro­ble­mas mé­di­cos y psi­co­ló­gi­cos co­mo au­men­to de pe­so y pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. El ex­ce­so de tra­ba­jo u obli­ga­cio­nes, el tar­dío pri­me ti­me es­pa­ñol o el ca­da vez ma­yor con­su­mo de in­ter­net fue­ra del tra­ba­jo, son al­gu­nas de las cau­sas del in­som­nio vo­lun­ta­rio. Así lo sos­tie­nen los miem­bros de la Cá­te­dra de In­ves­ti­ga­ción del Sue­ño, aus­pi­cia­da por la Uni­ver­si­dad de Granada y el Gru­po Lo Mo­na­co.

Los ex­per­tos re­co­mien­dan dor­mir en­tre 7 y 9 ho­ras; sin em­bar­go, mu­cha gen­te, sin su­frir tras­tor­nos fí­si­cos que afec­ten al sue­ño, duerme una can­ti­dad de ho­ras in­su­fi­cien­te. La fa­ti­ga, la des­orien­ta­ción y la irri­ta­bi­li­dad en las ma­ña­nas son al­gu­nas con­se­cuen­cias de la pér­di­da de sue­ño. Y, a lar­go pla­zo, es­ta fal­ta de ho­ras sos­te­ni­da en el tiem­po se vin- cu­la con di­ver­sos pro­ble­mas mé­di­cos y psi­co­ló­gi­cos co­mo el au­men­to de pe­so o afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res. Se­gún los ex­per­tos que for­man par­te de la Cá­te­dra de In­ves­ti­ga­ción del Sue­ño de la Uni­ver­si­dad de Granada-Gru­po Lo Mo­na­co, ya sea por un ex­ce­so de tra­ba­jo u obli­ga­cio­nes, por­que el pri­me ti­me te­le­vi­si­vo es­pa­ñol se da a una ho­ra muy tar­día (de las diez de la no­che en ade­lan­te) o por­que ca­da vez se usa más in­ter­net fue­ra de las ho­ras tra­ba­jo, se duerme me­nos en­tre se­ma­na con idea de re­cu­pe­rar las ho­ras per­di­das el fin de se­ma­na.

Una de las prin­ci­pa­les creen­cias es que al dor­mir el fin de se­ma­na más ho­ras de las de­bi­das se re­cu- pe­ra­rá el sue­ño per­di­do durante la se­ma­na. Y es reali­dad que al­gu­nas de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas del dor­mir po­co se pue­den re­cu­pe­rar al dor­mir al­gu­nas ho­ras ex­tras. Por ejem­plo, tras va­rios días con ho­ras de sue­ño por de­ba­jo de lo ne­ce­sa­rio el es­ta­do de áni­mo se pue­de ver al­te­ra­do, ge­ne­ran­do un sen­ti­mien­to de ma­les­tar y tris­te­za que pue­de per­ma­ne­cer pe­se a dor­mir un día tres o cuatro ho­ras más de lo ha­bi­tual, se­gún de­ta­llan des­de la Cá­te­dra. De he­cho, el dor­mir de­ma­sia­das ho­ras tam­bién pue­de te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, co­mo por ejem­plo ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de po­der con­ci­liar el sue­ño la si­guien­te no­che a otra de mu­cho dor­mir.

M. H.

Un mú­si­co duerme en un ban­co de la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.