Su­sa­na Díaz lla­ma a la mo­vi­li­za­ción con­tra la de­re­cha

La Fis­ca­lía pide la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble pa­ra el pa­dre del be­bé que mu­rió en 2017 Está acu­sa­do de ase­si­na­to, pe­ro la cues­tión es si real­men­te fue un cri­men o una im­pru­den­cia

Malaga Hoy - - Portada -

UN jo­ven de 21 años se en­fren­ta a la pe­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble por el ase­si­na­to de su hi­jo, un be­bé de só­lo seis me­ses, que mu­rió en ju­nio de 2017 tras ha­ber sido víctima de pre­sun­tos ma­los tra­tos. La fis­cal del ca­so no tie­ne nin­gu­na du­da de que el acu­sa­do ac­tuó con áni­mo de ma­tar al be­bé o, en to­do ca­so, “sin im­por­tar­le que se mu­rie­ra” y así ase­gu­ra que le gol­peó la ca­be­za con una su­per­fi­cie li­sa y du­ra, al tiem­po que lo za­ran­deó “de for­ma brus­ca y ace­le­ra­da”.

Un ju­ra­do po­pu­lar ten­drá que de­ter­mi­nar si el jo­ven, ade­más de ser un mal pa­dre, al­go que se des­pren­de de los cui­da­dos que tan­to él co­mo su pa­re­ja –Ruth F. G., que tam­bién está acu­sa­da y se en­fren­ta a 18 me­ses de cár­cel por de­li­tos de aban­dono y mal­tra­to– dis­pen­sa­ron al ni­ño, es tam­bién un ase­sino o, co­mo sos­tie­ne la de­fen­sa, los he­chos po­drían ser cons­ti­tu­ti­vos de un ho­mi­ci­dio im­pru­den­te, por una con­duc­ta ne­gli­gen­te del pro­ge­ni­tor.

La pa­re­ja vi­vía en una vi­vien­da que ha­bía ocu­pa­do en la ba­rria­da del Ce­re­zo, don­de fu­ma­ban porros en pre­sen­cia del be­bé y, se­gún la Fis­ca­lía, de­ja­ron de asis­tir a nue­ve ci­tas de con­trol mé­di­co pa­ra que “no se de­tec­ta­se la au­sen­cia de cui­da­dos de­bi­dos” y los sig­nos de des­nu­tri­ción del ni­ño, que per­día pe­so de for­ma pro­gre­si­va.

Los pa­dres, siem­pre se­gún el re­la­to de la acu­sa­ción pú­bli­ca, le da­ban de co­mer al be­bé “a su an­to­jo” y en al­gu­na oca­sión lo de­ja­ron sin ali­men­tar­lo durante más de do­ce ho­ras, al tiem­po que la ma­dre le re­ti­ró el su­ple­men­to de hierro y la le­che es­pe­cial que se le ha­bía pres­cri­to a un be­bé que ha­bía na­ci­do de for­ma pre­ma­tu­ra y con un pe­so de só­lo 1,1 ki­los, lo que hi­zo que durante los ca­si cuatro pri­me­ros me­ses de vi­da –na­ció el 15 de di­ciem­bre de 2016– per­ma­ne­cie­ra in­gre­sa­do en la UCI del hos­pi­tal Vir­gen Ma­ca­re­na.

El be­bé re­ci­bió el al­ta el 8 de abril de 2017 y es­tu­vo al cui­da­do sus pa­dres has­ta el día de au­tos, el 12 ju­nio, cuan­do in­gre­só en si­tua­ción de pa­ra­da res­pi­ra­to­ria y fa­lle­ció cin­co días des­pués, el 17 de ju­nio. Las par­ti­cu­la­rí­si­mas cir­cuns­tan­cias de es­ta pa­re­ja, am­bos muy jó­ve­nes, ha­cen que de­ba cues­tio­nar­se la ac­tua­ción de los ser­vi­cios so­cia­les y sa­ni­ta­rios.

Los pa­dres no lle­va­ron al ni­ño a “nue­ve” ci­tas pro­gra­ma­das pa­ra los días 23, 24, 25 y 29 de abril, así co­mo las del 18, 24, 29, 31 de ma­yo, y el 8 de ju­nio. No lle­va­ron al ni­ño, pe­ro esa au­sen­cia no pro­vo­có que sal­ta­ra nin­gu­na alar­ma.

La con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Jun­ta de An­da­lu­cía ase­gu­ró, tras pro­du­cir­se la trá­gi­ca muer­te del be­bé, que los ser­vi­cios so­cia­les ha­bían es­ta­do aten­tos a es­te ca­so y a la fa­mi­lia del be­bé, pe­ro lo cier­to es que no se de­cla­ró des­am­pa­ro pro­vi­sio­nal del ni­ño has­ta el 16 de ju­nio de 2017, un día an­tes de que se pro­du­je­ra su muer­te.

La de­le­ga­ción de te­rri­to­rial de Igual­dad con­fir­mó que des­de el na­ci­mien­to se ha­bían de­tec­ta­do “in­di­ca­do­res de al­to ries­go so­cial en su en­torno de crian­za”, evi­den­cián­do­se, asi­mis­mo, una po­si­ble si­tua­ción de mal­tra­to, lo que lle­vó a la de­ten­ción de los pa­dres, el 13 de ju­nio. Pe­ro a pe­sar de esos in­di­ca­do­res de al­to ries­go so­cial, no se ac­tuó, ni si­quie­ra cuan­do los pa­dres fal­ta­ron a nue­ve ci­tas de con­trol mé­di­co en los me­ses de abril, ma­yo y ju­nio pre­vios al fa­lle­ci­mien­to.

Na­die ac­tuó de ma­ne­ra pre­ven­ti­va en es­te ca­so y, co­mo sue­le ocu­rrir cuan­do tie­ne lu­gar una tra­ge­dia de es­te ti­po, aho­ra se pre­ten­de car­gar to­do el pe­so de la ley so­bre los pa­dres. Br­yan y Ruth son, evi­den­te­men­te, los

Los ser­vi­cios so­cia­les no ac­tua­ron en es­te ca­so a pe­sar del “al­to ries­go so­cial” que exis­tía

prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de lo ocu­rri­do, pe­ro qui­zás no sean los úni­cos.

El he­cho de que Br­yan sea un mal pa­dre no tie­ne por qué lle­var di­rec­ta­men­te a la con­clu­sión de que, ade­más, es un ase­sino, aun­que la Fis­ca­lía de Se­vi­lla lo tie­ne muy cla­ro y por eso re­cla­ma la má­xi­ma con­de­na pre­vis­ta ac­tual­men­te en el Có­di­go Pe­nal. Com­pli­ca­da la­bor tie­nen an­te sí los nue­ve ciu­da­da­nos que com­pon­drán el ju­ra­do que se en­car­ga­rá de en­jui­ciar a es­tos pa­dres.

JO­SÉ ÁN­GEL GAR­CÍA

Ruth, la ma­dre del be­bé de seis me­ses que mu­rió en ju­nio de 2017 en el hos­pi­tal Vir­gen Ma­ca­re­na.

EP

Un ejem­plar de bui­tre leo­na­do vue­la so­bre tie­rras an­da­lu­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.