Puer­tas Efa­flex pa­ra Sie­mens Real Sta­te

Rea­con­di­cio­na­mien­to de naves in­dus­tria­les

Manutención y Almacenaje - - Sumario -

El rea­con­di­cio­na­mien­to de una na­ve in­dus­trial pa­ra ubi­car el mon­ta­je, trans­por­te aé­reo y adua­na pa­ra las tur­bi­nas de gas de Sie­mens lle­vó tam­bién a ins­ta­lar puer­tas es­pi­ra­la­das de Efa­flex que se in­te­gran al edi­fi­cio y apor­tan la se­gu­ri­dad re­que­ri­da.

La mo­der­ni­za­ción de edi­fi­cios in­dus­tria­les sue­le ser una ac­ti­vi­dad más com­pli­ca­da que cons­truir uno nue­vo, ya que con fre­cuen­cia se rea­li­za con las ins­ta­la­cio­nes en mar­cha. Cuan­do Sie­mens Real Sta­te al­qui­ló a la fa­mi­lia Hü­ge­nell unas naves in­dus­tria­les de 10.500 m2 pa­ra ins­ta­lar la fá­bri­ca de tur­bi­nas de gas de Ber­lín, tu­vie­ron que reacon­di­cio­nar­la con el ob­je­ti­vo de crear un al­ma­cén de trans­por­te aé­reo y adua­ne­ro pa­ra los com­po­nen­tes de cen­tra­les eléc­tri­cas, así co­mo la lo­gís­ti­ca y mon­ta­je pre­vio de las tur­bi­nas, se­ña­lan Den­nis y Mar­co Hü­ge­nell. En es­tas naves, ya ha­bían rea­li­za­do im­por­tan­tes me­jo­ras tras su ad­qui­si­ción al fa­bri­can­te de ma­qui­na­ria de im­pre­sión Kö­nig und Bauer, que se ce­rra­ban con puer­tas ple­ga­bles de ace­ro.

Sin em­bar­go, aquí se ma­ni­pu­lan pie­zas de re­cam­bio ya de­cla­ra­das en adua­na pa­ra cen­tra­les eléc­tri­cas Sie­mens, con ci­fras que as­cien­den a de­ce­nas de mi­llo­nes. Ade­más, se em­pa­que­tan en ca­jas de ma­de­ra de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y se en­vían di­rec­ta­men­te al país de des­tino sin pa­sar nue­vos con­tro­les de las au­to­ri­da­des. Las me­di­das de se­gu­ri­dad son con­si­de­ra­bles pe­ro aun­que con los al­tos re­qui­si­tos de se­gu­ri­dad só­lo se de­bían re­no­var tres de las on­ce puer­tas ex­te­rio­res, los Hü­ge­nell de­ci­die­ron sus­ti­tuir to­das las puer­tas exis­ten­tes por puer­tas es­pi­ra­la­das de ac­cio­na­mien­to rá­pi­do de Efa­flex, con una in­ver­sión de 200.000 €.

Se­gu­ri­dad, ca­li­dad e in­te­gra­ción a la fa­cha­da

En edi­fi­cios de al­ta ca­li­dad, las puer­tas for­man par­te de un to­do, las puer­tas es­pi­ra­la­das de ac­cio­na­mien­to rá­pi­do Efa­flex com­bi­nan tan­to las tec­no­lo­gías de ac­cio­na­mien­to, ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co, ve­lo­ci­dad de aper­tu­ra, pro­ce­sa­mien­to y el guia­do de las ho­jas de las puer­tas, di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad así co­mo el di­se­ño in­di­vi­dual de las ho­jas de las puer­tas, se­ña­la Den­nis Hü­ge­nell. Ade­más, to­ma­ron la pre­cau­ción de re­ves­tir sus puer­tas en RAL 9011 (ne­gro gra­fi­to), con el fin de ha­cer reali­dad su idea de un di­se­ño de fa­cha­das mo­derno y atem­po­ral.

To­do ello tie­ne, sin em­bar­go, un pre­cio, por su­pues­to, afir­man los her­ma­nos Hü­ge­nell, to­do tie­ne un pre­cio. La ca­li­dad cues­ta, pe­ro la fal­ta de ca­li­dad cues­ta aún más. Y no po­de­mos per­mi­tír­nos­lo.

Ade­más de los me­jo­res pro­duc­tos, tam­bién se de­man­da una asis­ten­cia post­ven­ta, uno de los re­qui­si­tos del in­qui­lino que pi­dió que las puer­tas vol­vie­ran a es­tar dis­po­ni­bles en 15 m tras el in­ter­cam­bio, se­ña­la Den­nis Hü­ge­nell. Es­to sig­ni­fi­có en­trar en una vo­rá­gi­ne de tra­ba­jo que nos im­pli­có a to­dos, ya que al des­mon­tar las puer­tas sec­cio­na­les an­ti­guas tu­vi­mos que pin­tar los so­por­tes. Una vez aca­ba­do el tra­ba­jo y con to­do fun­cio­nan­do a la per­fec­ción es la ho­ra de re­sal­tar tam­bién el tra­ba­jo de los mon­ta­do­res de Efa­flex por su gran fle­xi­bi­li­dad, lim­pie­za y ha­bi­li­dad. La ca­li­dad tam­bién sig­ni­fi­ca ha­cer lo co­rrec­to en to­do mo­men­to, afir­ma Mar­co Hü­ge­nell.

A lo lar­go de la co­la­bo­ra­ción, Efa­flex si­guió me­jo­ran­do los pro­duc­tos, con de­ta­lles co­mo por ejem­plo, los ca­bles ya no pa­san jun­to a las puer­tas sino que se en­cuen­tran den­tro de los marcos. Una bue­na obra afir­man con­ven­ci­dos los pro­pie­ta­rios de las naves in­dus­tria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.