El len­gua­je universal de las má­qui­nas en la In­dus­tria 4.0.

Manutención y Almacenaje - - Portada - De­par­ta­men­to Téc­ni­co Bihl+Wie­de­mann

Con una plataforma de hard­wa­re, Bihl+Wie­de­mann se en­car­ga de que los da­tos de ac­tua­do­res y sen­so­res sean pro­ce­sa­dos de for­ma óp­ti­ma y ac­ce­dan al más al­to ni­vel de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. El pro­to­co­lo abier­to de co­mu­ni­ca­ción OPC UA que in­cor­po­ra­rán to­dos los dis­po­si­ti­vos de la mar­ca, es el me­jor puen­te en­tre los mun­dos y el pri­mer es­tán­dar pa­ra apli­ca­cio­nes 4.0.

La co­mu­ni­ca­ción universal en­tre má­qui­nas de­fi­ne la his­to­ria de Bihl+Wie­de­mann. Des­de siem­pre, las pa­sa­re­las de los es­pe­cia­lis­tas en AS-In­ter­fa­ce han ha­bla­do to­dos los len­gua­jes de la au­to­ma­ti­za­ción, por lo que se pue­den in­te­grar fá­cil­men­te en los más di­ver­sos sis­te­mas de con­trol. Estas per­fec­tas cua­li­da­des de ju­ga­dor de equi­po han da­do su éxi­to mun­dial a AS-i y lo si­túa en una po­si­ción ven­ta­jo­sa en la In­dus­tria 4.0.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas de AS-i, el comienzo de la era de la In­dus­tria 4.0 so­lo sig­ni­fi­ca que el equi­po fu­tu­ro de AS-i estará abier­to a mu­chos más ju­ga­do­res. En la fá­bri­ca in­te­li­gen­te del ma­ña­na, no só­lo se­rá el con­trol su­pe­rior el que se in­tere­se por los da­tos de ac­tua­do­res y sen­so­res; sino que en el con­tex­to de in­ter­co­ne­xión en red, las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción si­guen au­men­tan­do su pre­sen­cia en la pro­duc­ción in­dus­trial, in­cre­men­tán­do­se tam­bién los des­ti­na­ta­rios adicionales de los da­tos.

Y no im­por­ta si se en­vían a un PLC o a un PC de diag­nós­ti­co, a un pa­nel de man­do o a un ser­vi­dor web, a un ser­vi­dor lo­cal de aná­li­sis o a una Cloud pa­ra su aná­li­sis pos­te­rior: los da­tos de los sen­so­res y ac­tua­do­res for­man la ba­se pa­ra to­do aque­llo que ocu­rre en el si­guien­te ni­vel. Es­to sig­ni­fi­ca que, aun­que se usen de for­ma dis­tin­ta, de­ben es­tar dis­po­ni­bles si­mul­tá­nea­men­te.

In­ter­cam­bio de da­tos en­tre ni­ve­les, en con­tex­tos com­ple­jos

Así, en el ni­vel in­fe­rior ne­ce­si­ta­re­mos ve­lo­ci­dad y ro­bus­tez por lo que con­vie­ne con­tar con una trans­mi­sión bi­na­ria de es­truc­tu­ra sen­ci­lla por bus de cam­po. Sin em­bar­go, en los ni­ve­les su­pe­rio­res lo im­por­tan­te no es el tiem­po, sino la can­ti­dad de da­tos que de­ben con­ver­tir­se, me­dian­te la co­rres­pon­dien­te se­mán­ti­ca aña­di­da, en in­for­ma­cio­nes que se pue­dan in­ter­pre­tar de for­ma óp­ti­ma en el con­tex­to global. Aho­ra bien, en un con­tex­to de re­qui­si­tos ca­da vez más com­ple­jos, pa­ra di­se­ñar de la for­ma más sen­ci­lla y fia­ble po­si­ble el in­ter­cam­bio de da­tos en­tre el ni­vel in­fe­rior y los ni­ve­les su­pe­rio­res, la in­te­gra­ción de una in­ter­faz adi­cio­nal es la me­jor op­ción.

En el si­guien­te pa­so, de elegir el pro­to­co­lo de co­mu­ni­ca­ción más ade­cua­do, Bihl+Wie­de­mann se pu­do apo­yar de nue­vo en su gran cer­ca­nía con los clien­tes. Tras rea­li­zar múl­ti­ples con­ver­sa­cio­nes con los usua­rios, rá­pi­da­men­te se vio que la plataforma OPC UA era la me­jor so­lu­ción, con una cla­ra di­fe­ren­cia res­pec­to a las res­tan­tes. Si en un fu­tu­ro se es­ta­ble­ce otro es­tán­dar, no­so­tros por su­pues­to que reac­cio­na­ría­mos in­me­dia­ta­men­te, pe­ro aho­ra el mer­ca­do desea cla­ra­men­te OPC UA, al­go ab­so­lu­ta­men­te ra­zo­na­ble, tan­to des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co co­mo del es­tra­té­gi­co, se­ña­la el ge­ren­te Jo­chen Bihl.

OPC UA: plataforma universal, sen­ci­lla y fia­ble

Co­mo in­ter­faz de plataforma cru­za­da, universal y es­tan­da­ri­za­da, OPC UA ya sa­tis­fa­ce hoy en día to­dos los re­qui­si­tos que se pre­sen­ta­rán en la fá­bri­ca in­te­li­gen­te del ma­ña­na: per­mi­te el ac­ce­so a los da­tos en to­dos los ni­ve­les; la in­ter­co­ne­xión en red de com­po­nen­tes de fa­bri­can­tes di­fe­ren­tes; así co­mo el aná­li­sis, pro­ce­sa­mien­to y re­pre­sen­ta­ción de los da­tos en los dis­po­si­ti­vos y ter­mi­na­les más di­ver­sos, co­mo pue­den ser smartp­ho­nes y ta­blets. Ade­más, OPC UA ga­ran­ti­za la co­ne­xión sin pro­ble­mas a los sis­te­mas con­ven­cio­na­les de planificación de re­cur­sos em­pre­sa­ria­les (ERP) y a sis­te­mas de Cloud, co­mo SAP o Mi­cro­soft Azu­re.

Ade­más, pa­ra el usua­rio sig­ni­fi­ca to­da una se­rie de va­lo­res aña­di­dos co­mo el de aho­rrar la la­bo­rio­sa re­co­pi­la­ción y/o co­ne­xión de los da­tos, gra­cias a la trans­mi­sión de da­tos es­tan­da­ri­za­da en to­das las par­tes y piezas de sus má­qui­nas e ins­ta­la­cio­nes. Una ven­ta­ja que se ob­tie­ne tan­to en la in­ter­co­ne­xión en red de di­fe­ren­tes fá­bri­cas a ni­vel mun­dial, co­mo en la in­te­gra­ción ver­ti­cal, des­de el ni­vel de los ac­tua­do­res y sen­so­res; el ni­vel de con­trol y di­rec­ción de la pro­duc­ción; el ni­vel de los sis­te­mas de eje­cu­ción y ma­nu­fac­tu­ra (MES), has­ta la planificación em­pre­sa­rial.

En el tiem­po de In­dus­tria 4.0, las po­si­bi­li­da­des del uso de los da­tos de ac­tua­do­res y sen­so­res pre­pa­ra­dos y en­tre­ga­dos a me­di­da son prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­das. Por ejem­plo, la su­per­vi­sión du­ran­te un pe­rio­do pro­lon­ga­do pue­de ser de ayu­da pa­ra en­con­trar los puntos dé­bi­les e irre­gu­la­ri­da­des en los pro­ce­sos y pro­duc­cio­nes. Tam­bién me­dian­te la eva­lua­ción en un ser­vi­dor lo­cal o en la Cloud se pue­den re­gis­trar y co­rre­gir au­to­má­ti­ca­men­te pa­rá­me­tros re­la­ti­vos al des­gas­te de las he­rra­mien­tas, in­clu­so du­ran­te el pro­ce­so en mar­cha. Asi­mis­mo, con los al­go­rit­mos in­te­li­gen­tes se pue­de ana­li­zar el Big Da­ta tam­bién a ni­ve­les su­pe­rio­res. Por ejem­plo, se pue­de bus­car la re­la­ción en­tre la vi­da útil y los cos­tes de he­rra­mien­tas de di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes; la op­ti­mi­za­ción de los ci­clos de pro­duc­ción y del con­su­mo de re­cur­sos o a la planificación a tiem­po de los tra­ba­jos de ser­vi­cio téc­ni­co y re­vi­sión a rea­li­zar (man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo).

Innovación en IoT y se­gu­ri­dad TI

La in­ter­faz OPC UA, que a par­tir de aho­ra se in­te­gra­rá su­ce­si­va­men­te en to­dos los dis­po­si­ti­vos de Bihl+Wie­de­mann, ayu­da ade­más al usua­rio a la ho­ra de lle­var a ca­bo in­no­va­do­ras es­tra­te­gias del In­ter­net de las co­sas, IoT. Otro as­pec­to re­le­van­te es la efi­caz se­gu­ri­dad de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. Un sis­te­ma lim­pio de en­crip­ta­ción, con to­dos los in­gre­dien­tes mo­der­nos co­mo RSA o AES, ofrece la con­di­ción ideal pa­ra crear una in­fra­es­truc­tu­ra de crip­to­gra­fía efi­caz en ca­da una de las fá­bri­cas.

Una se­gu­ri­dad adi­cio­nal a la de los pro­pios dis­po­si­ti­vos de Bihl+Wie­de­mann, que tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de que las di­fe­ren­tes in­ter­fa­ces de red es­tán se­pa­ra­das fí­si­ca­men­te. Es­ta in­te­li­gen­te so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca tie­ne un efec­to do­ble­men­te po­si­ti­vo, por una par­te, no so­lo di­fi­cul­ta cla­ra­men­te pe­ne­trar de una red a otra, sino que fa­ci­li­ta la seg­men­ta­ción de los sis­te­mas in­di­vi­dua­les.

Fi­nal­men­te, re­mar­car que pa­ra el equi­po que co­la­bo­ra es­tre­cha­men­te con el ge­ren­te Bern­hard Wie­de­mann, en lo que res­pec­ta a to­das las in­no­va­cio­nes en el con­tex­to global de In­dus­tria 4.0, una cosa es­tá muy cla­ra des­de el prin­ci­pio y es prio­ri­ta­ria pa­ra el “plie­go de con­di­cio­nes” del fu­tu­ro: Cuan­to más com­ple­jas se vuel­van las ins­ta­la­cio­nes de fa­bri­ca­ción, tan­to más claras de­be­rán ser las es­truc­tu­ras de los sis­te­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.