Cri­te­rios de elec­ción de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras, se­gún las pre­gun­tas más fre­cuen­tes de los usua­rios a los fa­bri­can­tes.

Se­gu­ras, sen­ci­llas y co­nec­ta­das

Manutención y Almacenaje - - Portada - C.L.

Tras co­no­cer en un pri­mer in­for­me el va­lor de mar­ca de las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras en un mer­ca­do en ex­pan­sión (m&a 531) por par­te de los fa­bri­can­tes y dis­tri­bui­do­res más re­le­van­tes del mer­ca­do es­pa­ñol, en es­ta se­gun­da par­te les plan­tea­mos pre­gun­tas que nos han he­cho lle­gar je­fes de al­ma­cén y res­pon­sa­bles de lo­gís­ti­ca de di­fe­ren­tes sec­to­res. En­tre las di­fe­ren­tes cues­tio­nes re­fe­ren­tes a la se­gu­ri­dad, el man­te­ni­mien­to, etc., lla­ma la aten­ción su in­te­rés por las ca­rre­ti­llas co­nec­ta­das, unos vehícu­los mo­der­nos que ca­da vez in­cor­po­ran más sen­so­res e in­cre­men­tan su in­te­li­gen­cia.

¿Có­mo sa­ber qué ti­po de ca­rre­ti­lla ne­ce­si­to? Joao He­bil . Di­rec­tor Ge­ne­ral de Ma­ni­tou Es­pa­ña.- El ase­so­ra­mien­to pre­vio es ne­ce­sa­rio y fun­da­men­tal. Los dis­tri­bui­do­res tie­nen ex­pe­rien­cia y for­ma­ción pa­ra po­der acon­se­jar el ti­po de ca­rre­ti­lla que se adap­te me­jor a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas del clien­te. Al­fon­so Val­de­rra­ma. Di­rec­tor Ge­ne­ral de Crown Ibe­ria.- La com­pra e ins­ta­la­ción de la ade­cua­da flo­ta de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras pa­ra ca­da apli­ca­ción es una ta­rea com­ple­ja, que de­be eva­luar­se en es­tre­cha coo­pe­ra­ción en­tre el clien­te y su pro­vee­dor. Se de­ben, ade­más, con­si­de­rar mu­chos fac­to­res pa­ra fi­nal­men­te en­con­trar el ajus­te per­fec­to en tér­mi­nos de cos­tes y fi­nan­cia­ción; uso de los equi­pos; ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to y as­pec­tos de se­gu­ri­dad. Fran Fer­nán­dez. Di­rec­tor co­mer­cial de UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción. -La ca­rre­ti­lla ade­cua­da a ca­da apli­ca­ción de­pen­de de mu­chos fac­to­res a te­ner en cuen­ta co­mo el lu­gar de tra­ba­jo; la al­tu­ra de ele­va­ción, el pe­so; las ca­pa­ci­da­des re­si­dua---

les; los ra­dios de gi­ro; las al­tu­ras má­xi­mas per­mi­ti­das por la ins­ta­la­ción; los tur­nos de tra­ba­jo; la in­ten­si­dad, lo cier­to es que no hay una fór­mu­la má­gi­ca y uni­ver­sal que nos per­mi­ta de­ter­mi­nar el ti­po de má­qui­na a prio­ri.

El con­se­jo de UL­MA es po­ner­se en ma­nos de es­pe­cia­lis­tas, pa­ra que sean acon­se­ja­dos no só­lo en el pro­duc­to más ade­cua­do, sino tam­bién des­de el pun­to de vis­ta ope­ra­ti­vo y cos­te. Jai­me Ge­ner Bo­ver. Di­rec­tor-Ge­ren­te de Lin­de MH Ibe­ria.- La elec­ción de la ca­rre­ti­lla ade­cua­da es una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes y que pue­den in­fluir no­ta­ble­men­te en la efi­cien­cia en cual­quier na­ve o pro­ce­so de mo­vi­mien­to de ma­te­ria­les. Pa­ra una co­rrec­ta elec­ción, es im­por­tan­te con­si­de­rar la car­ga a mo­ver y la al­tu­ra de api­la­do; el ti­po de car­ga (pa­lé, bo­bi­na, jau­la…); el ta­ma­ño de la mis­ma y el lu­gar de tra­ba­jo; el es­pa­cio útil; el pa­si­llo de tra­ba­jo; los ra­dios de gi­ro… no me­nos im­por­tan­te es la fre­cuen­cia de uso del vehícu­lo en el pro­ce­so, así co­mo la elec­ción de la ener­gía pro­pul­so­ra. Sin du­da, el con­jun­to de to­dos es­tos fac­to­res es lo que in­flui­rá di­rec­ta­men­te tan­to en la se­gu­ri­dad co­mo en los cos­tes ope­ra­ti­vos re­la­cio­na­dos con la elec­ción. Un buen ase­so­ra­mien­to y pla­ni­fi­ca­ción de la flo­ta, ade­más de su se­gui­mien­to en el tiem­po es in­dis­pen­sa­ble pa­ra ga­ran­ti­zar la efi­cien­cia de ca­da pro­ce­so. Pe­dro Sanz. Di­rec­tor de Equi­pos por­tua­rios e In­dus­tria­les de Al­fa­land.Al ha­cer “ven­ta con­sul­ti­va”, co­mo es el ca­so de Al­fa­land no ofer­ta­mos sin co­no­cer exac­ta­men­te la apli­ca­ción y ne­ce­si­da­des del clien­te, o bien las sa­be él, o ten­dre­mos que ave­ri­guar­las no­so­tros con él. Una vez va­lo­ra­das es­tas pre­mi­sas, po­de­mos su­ge­rir el mo­de­lo y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes más acor­des con el tra­ba­jo que desa­rro­lla el clien­te. La con­clu­sión fi­nal es que tie­ne que ser una co­la­bo­ra­ción con­jun­ta clien­te/pro­vee­dor. ¿Cuál es la fre­cuen­cia del man­te­ni­mien­to? ¿Es fá­cil el ac­ce­so a re­pues­tos ori­gi­na­les? Jai­me Ge­ner Bo­ver (Lin­de MH Ibe­ria). -Es im­por­tan­te ha­cer los man­te­ni­mien­tos se­gún el plan pre­ven­ti­vo de ca­da vehícu­lo y rea­li­zar­lo con los ma­te­ria­les ade­cua­dos, que ga­ran­ti­cen tan­to una bue­na vi­da pro­duc­ti­va co­mo un ba­jo cos­te en ave­rías re­la­cio­na­das por la ca­li­dad de las pie­zas de re­cam­bio. Asi­mis­mo, el ti­po de ac­ti­vi­dad y de vehícu­lo, así co­mo las ho­ras de tra­ba­jo son los fac­to­res más im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta pa­ra una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción de los ser­vi­cios.

Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría avi­sa de la ne­ce­si­dad de efec­tuar los man­te­ni­mien­tos de las ca­rre­ti­llas.

Adi­cio­nal­men­te, me­dian­te el sis­te­ma mo­du­lar de ges­tión de flo­ta Lin­de con­nect es po­si­ble te­ner el con­trol y rea­li­zar los man­te­ni­mien­tos de to­da la flo­ta, sin te­ner que es­tar pen­dien­te del dis­play de ca­da vehícu­lo.

Joao He­bil (Ma­ni­tou Es­pa­ña).- Es­tos dos pun­tos for­man par­te del con­cep­to de­no­mi­na­do TCO, o cos­te to­tal de la pro­pie­dad y en­tra den­tro de los pla­nos de man­te­ni­mien­to que se su­mi­nis­tran con ca­da má­qui­na. En el ca­so de Ma­ni­tou, es­te man­te­ni­mien­to se pue­de lle­var a ca­bo en nues­tra red de con­ce­sio­na­rios o di­rec­ta­men­te por el clien­te si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de los pla­nos. Los re­pues­tos ori­gi­na­les se su­mi­nis­tran por nues­tra red de con­ce­sio­na­rios o, si pro­ce­de, di­rec­ta­men­te por Ma­ni­tou Es­pa­ña. Fran Fer­nán­dez (UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción).- La fre­cuen­cia de man­te­ni­mien­to la mar­can los fa­bri­can­tes que, le­gal­men­te, de­ben po­der pro­por­cio­nar a los ad­qui­rien­tes re­cam­bios ori­gi­na­les pa­ra el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y co­rrec­ti­vo; no obs­tan­te nues­tro con­se­jo des­de UL­MA es con­tra­tar con la com­pra de la ca­rre­ti­lla el man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra la mis­ma y re­cu­rrir a pro­fe­sio­na­les pa­ra el co­rrec­ti­vo.

En ca­so de al­qui­ler o ren­ting, es­te pe­so cae so­bre el al­qui­la­dor o el res­pon­sa­ble del man­te­ni­mien­to, por lo que el usua­rio ce­de es­ta res­pon­sa­bi­li­dad a los pro­fe­sio­na­les del sec­tor. Pe­dro Sanz (Al­fa­land) .- El pro­to­co­lo de man­te­ni­mien­to lo mar­ca ca­da fa­bri­can­te que in­di­ca en sus ma­nua­les de ser­vi­cio la pe­rio­di­ci­dad de las re­vi­sio­nes pre­ven­ti­vas de­pen­dien­do del ele­men­to a man­te­ner. No te­ne­mos que in­ven­tar na­da, tan so­lo apli­car las nor­mas que el pro­pio fa­bri­can­te del pro­duc­to dic­ta al res­pec­to. Sin em­bar­go, ca­be la po­si­bi­li­dad de que, de­pen­dien­do de la apli­ca­ción del clien­te, por ejem­plo, con trabajos en am­bien­tes muy pol­vo­rien­tos, se apli­que la ló­gi­ca y au­men­te­mos. Así, de acuer­do con el usua­rio, la fre­cuen­cia de las re­vi­sio­nes por el bien del equi­po a man­te­ner.

Res­pec­to a los re­pues­tos, sí el clien­te desea ad­qui­rir re­pues­to ori­gi­nal tan so­lo de­be com­prar­lo di­rec­ta­men­te al dis­tri­bui­dor, de­le­ga­ción, con­ce­sio­na­rio, o ta­ller ofi­cial de la mar­ca, que siem­pre ofre­ce­rá el re­pues­to de la mar­ca que re­pre­sen­ta, así de sen­ci­llo y, de­pen­dien­do de la ne­ce­si­dad y del re­pues­to, lo ten­drá en­tre 24h y una se­ma­na, se­gún di­chas cir­cuns­tan­cias.

“En el pro­ce­so de ser­vi­ti­za­ción, el apo­yo de la tec­no­lo­gía es fun­da­men­tal y el he­cho de adap­tar nues­tra ofer­ta a la em­pre­sa 4.0 se con­vier­te en crí­ti­co. En es­te as­pec­to, UL­MA cuen­ta con la so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ba­sa­da en la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en torno a T-Rex.” Fran Fer­nán­dez. Di­rec­tor co­mer­cial de UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción

¿Có­mo sa­ber si cuen­ta con la se­gu­ri­dad su­fi­cien­te? Al­fon­so Val­de­rra­ma. Di­rec­tor Ge­ne­ral de Crown Ibe­ria.- Pa­ra cum­plir con los desafíos aso­cia­dos a te­ner éxi­to a lar­go pla­zo, nues­tros clien­tes en­fo­can sus in­ver­sio­nes en tres pun­tos cla­ve: Pro­duc­ti­vi­dad, er­go­no­mía y se­gu­ri­dad.

En Crown, el pro­ce­so de desa­rro­llo cen­tra­do en el clien­te y la es­tre­cha co­la­bo­ra­ción en­tre di­se­ña­do­res e in­ge­nie­ros son ele­men­tos cla­ve de nues­tra fi­lo­so­fía de pro­duc­to. Es­ta es la ra­zón por la cual el pro­ce­so de di­se­ño co­mien­za di­rec­ta­men­te en el uso de las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras. Es­to ayu­da a iden­ti­fi­car soluciones po­ten­cia­les pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y re­du­cir el cos­te to­tal de pro­pie­dad en un pla­zo muy cor­to.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, con to­das nues­tras soluciones per­se­gui­mos el ob­je­ti­vo de cum­plir los re­qui­si­tos pa­ra una in­ter­ac­ción flui­da en­tre el ope­ra­dor y la ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Es­to nos per­mi­te ofre­cer la opor­tu­ni­dad de re­du­cir cos­tes y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad sin com­pro­me­ter la se­gu­ri­dad del ope­ra­dor.

Pe­dro Sanz (Al­fa­land).- En cuan­to a có­mo sa­ber si cuen­ta con la se­gu­ri­dad su­fi­cien­te, se de­be te­ner en cuen­ta que la fa­bri­ca­ción de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras se ri­ge por la Di­rec­ti­va Má­qui­nas 2006/42/CE y la re­cien­te Di­rec­ti­va de Com­pa­ti­bi­li­dad Elec­tro­mag­né­ti­ca 2014/30/CE. Si la ca­rre­ti­lla cum­ple esas dos Di­rec­ti­vas, y por tan­to tie­ne la cer­ti­fi­ca­ción CE, in­clu­ye to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad vi­gen­tes. Al mar­gen de que exis­ten op­cio­na­les que pue­den me­jo­rar­la. Jai­me Ge­ner Bo­ver (Lin­de MH

Ibe­ria).- Pa­ra sa­ber si con­ta­mos con la se­gu­ri­dad ade­cua­da en ca­da ope­ra­ti­va, se de­ben ana­li­zar los pun­tos crí­ti­cos en lo re­fe­ren­te a las per­so­nas, la car­ga, las ca­rre­ti­llas y las ins­ta­la­cio­nes. Por ejem­plo, ver cuá­les son los pun­tos a me­jo­rar en as­pec­tos co­mo pue­den ser la vi­si­bi­li­dad pa­ra el con­duc­tor; el pe­so de las car­gas; el trá­fi­co o la coin­ci­den­cia de pea­to­nes y vehícu­los. Pa­ra ca­da si­tua­ción, en Lin­de Ma­te­rial Hand­ling he­mos desa­rro­lla­do di­fe­ren­tes

“La co­nec­ti­vi­dad de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras jun­to con so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de ges­tión de flo­tas pue­den pro­por­cio­nar da­tos re­le­van­tes pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real si se fil­tran ade­cua­da­men­te y se pre­sen­tan con cla­ri­dad, per­mi­tien­do a la ad­mi­nis­tra­ción to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas so­bre la uti­li­za­ción de la flo­ta, man­te­ni­mien­to, se­gu­ri­dad y pro­duc­ti­vi­dad.” Al­fon­so Val­de­rra­ma. Di­rec­tor Ge­ne­ral de Crown Ibe­ria

soluciones que in­cre­men­tan la se­gu­ri­dad: des­de sis­te­mas de ilu­mi­na­ción ade­cua­dos a di­fe­ren­tes ope­ra­ti­vas co­mo Truck Spot o Led Stri­pes, has­ta asis­ten­tes de con­duc­ción pa­ra la co­rrec­ta ma­ni­pu­la­ción de la car­ga en al­tu­ra y di­men­sión co­mo es el Lin­de Sa­fety Pi­lot, el cual su­pri­me las fun­cio­nes de ele­va­ción de la ca­rre­ti­lla en ca­so de que se ex­ce­da la ca­pa­ci­dad del vehícu­lo, re­du­cien­do el rie­go de vuel­co.

Otra so­lu­ción in­tere­san­te es el Sa­fety Guard, el cual con­sis­te en un dis­po­si­ti­vo de de­tec­ción tan­to de las per­so­nas que cir­cu­lan en el al­ma­cén, por par­te del con­duc­tor, co­mo de los vehícu­los de ma­nu­ten­ción pa­ra los pea­to­nes. El Sa­fety Guard in­for­ma de la pre­sen­cia de uno y otro en el mis­mo es­pa­cio.

Por otra par­te, si la flo­ta es ex­ten­sa y los ries­gos, múl­ti­ples tam­bién exis­te la op­ción de ana­li­zar la se­gu­ri­dad vía el nue­vo ser­vi­cio de con­sul­to­ría de Lin­de de­no­mi­na­da Sa­fety Scan. Es­ta in­clu­ye un aná­li­sis de las zo­nas crí­ti­cas y los ries­gos po­ten­cia­les de ca­da área pro­duc­ti­va, y en­cuen­tra las soluciones pre­ci­sas y per­so­na­li­za­das en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad. Fran Fer­nán­dez (UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción).- Prác­ti­ca­men­te, to­das las ca­rre­ti­llas del sec­tor cuen­tan con la se­gu­ri­dad de los es­tán­da­res de fa­bri­ca­ción y se­gu­ri­dad de mar­ca­do CE, ade­más al­gu­nos fa­bri­can­tes cuen­tan con ele­men­tos de se­gu­ri­dad pro­pios que vie­nen a re­for­zar es­te as­pec­to tan im­por­tan­te. Mit­su­bis­hi, por ejem­plo, ha desa­rro­lla­do los sis­te­mas pro­pios SDS, un sis­te­ma de ac­cio­na­mien­to sen­si­ti­vo que de­tec­ta si la ca­rre­ti­lla es­tá sien­do uti­li­za­da de for­ma brus­ca o con sua­vi­dad, y res­pon­de de for­ma mo­du­la­da se­gún la si­tua­ción. Otro sis­te­ma efec­ti­va es el del Con­trol de Cur­vas In­te­li­gen­te ICS, que re­du­ce la ve­lo­ci­dad de des­pla­za­mien­to de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en el mo­men­to de ini­ciar el gi­ro, en vez de ac­ti­var­se con brus­que­dad a mi­tad del re­co­rri­do. Joao He­bil (Ma­ni­tou Es­pa­ña).- La se­gu­ri­dad es uno de los pi­la­res en lo que se ba­sa la po­lí­ti­ca de Ma­ni­tou a la ho­ra de fa­bri­car y dis­tri­buir las má­qui­nas. Con­si­de--

“La se­gu­ri­dad es uno de los pi­la­res en Ma­ni­tou a la ho­ra de fa­bri­car y dis­tri­buir las má­qui­nas. Con­si­de­ra­mos que el ase­so­ra­mien­to pre­vio es im­por­tan­te pa­ra ade­cuar la má­qui­na no só­lo a las ne­ce­si­da­des pro­duc­ti­vas del clien­te, sino a los re­qui­si­tos que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad se­gún la si­tua­ción en la que se va a tra­ba­jar.” Joao He­bil. Di­rec­tor Ge­ne­ral de Ma­ni­tou Es­pa­ña

ra­mos que el ase­so­ra­mien­to pre­vio es im­por­tan­te pa­ra ade­cuar la má­qui­na no só­lo a las ne­ce­si­da­des pro­duc­ti­vas del clien­te, sino a los re­qui­si­tos que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad se­gún la si­tua­ción en la que se va a tra­ba­jar.

¿Có­mo sa­ber cuál es la me­jor op­ción en­tre al­qui­ler y com­pra? Fran Fer­nán­dez (UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción).- La fór­mu­la del al­qui­ler es la más po­pu­lar en­tre las op­cio­nes en nues­tro mer­ca­do, bá­si­ca­men­te por no te­ner que rea­li­zar in­ver­sio­nes en aque­llo que no sea el “co­re bu­si­ness” de ca­da una de las em­pre­sas; por ha­cer co­no­ci­dos y fi­jos los gas­tos en lo que se va a in­cu­rrir por la ma­qui­na­ria al­qui­la­da y por una cier­ta fle­xi­bi­li­dad a la ho­ra de adap­tar la ma­qui­na­ria a las nue­vas ne­ce­si­da­des que pu­die­ran sur­gir en el fu­tu­ro por la evo­lu­ción del ne­go­cio.Lo cier­to es que la fi­gu­ra de la com­pra se es­tá re­du­cien­do ca­da vez más a aque­llas em­pre­sas con un uso no in­ten­si­vo de su ma­qui­na­ria de ma­nu­ten­ción y que bus­can es­ti­rar lo má­xi­mo po­si­ble la vi­da útil de sus ac­ti­vos.

Joao He­bil (Ma­ni­tou Es­pa­ña).- Una vez más, con­si­de­ra­mos que el ase­so­ra­mien­to pre­vio es fun­da­men­tal, pues es­tu­dia­mos con el clien­te qué so­lu­ción es me­jor con­si­de­ran­do sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas.

Pe­dro Sanz ( Al­fa­land).- Es­ta es una op­ción per­so­nal de ca­da usua­rio, y de su de­par­ta­men­to fi­nan­cie­ro. No exis­te una nor­ma al res­pec­to, ya que de­pen­de de di­fe­ren­tes fac­to­res co­mo el he­cho de que se quie­ra in­mo­vi­li­zar o no el equi­po, fi­nan­cie­ra­men­te ha­blan­do; del plan de amor­ti­za­ción que se desee man­te­ner; de la ne­ce­si­dad de dar gas­to en vez de exis­ten­cias; de que­rer man­te­ner un cos­to fi­jo en vez de uno va­ria­ble; etc., el clien­te de­ci­de qué le in­tere­sa y el pa­pel del pro­vee­dor, co­mo dis­tri­bui­do­res es la de in­for­ma­dor de las di­fe­ren­cias en­tre am­bas op­cio­nes y las ven­ta­jas de ca­da mo­da­li­dad. En to­do ca­so vuel­ve o pue­de ser una ac­ción con­jun­ta y co­la­bo­ra­ti­va clien­te/pro­vee­dor.

Co­mo se ve en es­te apar­ta­do, tie­ne que ha­ber una re­la­ción com­ple­ta en­tre am­bas par­tes, ac­tuan­do el dis­tri­bui­dor de la mar­ca co­mo una con­sul­to­ra del clien­te.

“Se de­be te­ner en cuen­ta que la fa­bri­ca­ción de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras se ri­ge por la Di­rec­ti­va Ma­qui­nas 2006/42/CE y la re­cien­te Di­rec­ti­va de Com­pa­ti­bi­li­dad Elec­tro­mag­né­ti­ca 2014/30/CE. Si la ca­rre­ti­lla cum­ple esas dos Di­rec­ti­vas, y por tan­to tie­ne la cer­ti­fi­ca­ción CE, in­clu­ye to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad vi­gen­tes.” Pe­dro Sanz. Di­rec­tor de Equi­pos por­tua­rios e In­dus­tria­les de Al­fa­land

“La elec­ción de la ca­rre­ti­lla ade­cua­da es una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes y que pue­den in­fluir no­ta­ble­men­te en la efi­cien­cia en cual­quier na­ve o pro­ce­so de mo­vi­mien­to de ma­te­ria­les.” Jai­me Ge­ner Bo­ver. Di­rec­tor-Ge­ren­te de Lin­de MH Ibe­ria

Al­fon­so Val­de­rra­ma (Crown Ibe­ria).Al in­ver­tir en soluciones in­tra­lo­gís­ti­cas, los clien­tes siem­pre de­ben con­si­de­rar el cos­te to­tal de pro­pie­dad (TCO) en lu­gar de los cos­tes de com­pra ini­cia­les. Una so­lu­ción op­ti­mi­za­da ba­sa­da en una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va de los pro­ce­sos de tra­ba­jo, la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, los cos­tes pos­ven­ta y de ser­vi­cio y, por su­pues­to, las po­si­bles ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad, po­dría po­ner en pers­pec­ti­va los ma­yo­res cos­tes de com­pra.

El cos­te to­tal de pro­pie­dad y el ren­di­mien­to de la in­ver­sión se en­cuen­tran en­tre los ele­men­tos cla­ve cuan­do di­se­ña­mos nues­tro equi­po; es un equi­li­brio di­fí­cil de al­can­zar, pe­ro cree­mos que nues­tros pro­duc­tos lo han lo­gra­do. Jai­me Ge­ner Bo­ver (Lin­de MH Ibe­ria).- Es im­por­tan­te ana­li­zar to­dos los fac­to­res, pe­ro el al­qui­ler a lar­go pla­zo de vehícu­los siem­pre va a per­mi­tir te­ner la má­xi­ma dis­po­ni­bi­li­dad gra­cias a los vehícu­los de sus­ti­tu­ción; ac­ce­so a la tec­no­lo­gía más ac­tua­li­za­da y cos­tes de ser­vi­cio ce­rra­dos. Tam­bién es im­por­tan­te con­si­de­rar el con­cep­to de fle­xi­bi­li­dad que per­mi­te el al­qui­ler en cuan­to a va­ria­cio­nes de vehícu­los en la flo­ta, tan­to en mo­de­los co­mo en can­ti­da­des, en fun­ción de las ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te va­lo­rar otros cri­te­rios fis­ca­les y con­ta­bles. ¿Cuál es el pa­pel de los da­tos en las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras? Jai­me Ge­ner Bo­ver (Lin­de MH Ibe­ria) .Ca­da vez más son los da­tos los que nos van ayu­dar a ser más efi­cien­tes, ya que nos per­mi­ten ana­li­zar as­pec­tos co­mo la ener­gía con­su­mi­da en di­fe­ren­tes pro­ce­sos, tur­nos de vehícu­los; la dis­po­ni­bi­li­dad y por­cen­ta­je de su uso; quién los ha con­du­ci­do y du­ran­te cuán­to tiem­po; si han re­ci­bi­do gol­pes u otras in­ci­den­cias… De to­do ello, se en­car­ga nues­tro sis­te­ma de ges­tión de flo­tas con­nect, que se ca­rac­te­ri­za por ser mo­du­lar y con­tri­buir a una ma­yor op­ti­mi­za­ción de la flo­ta de vehícu­los de ma­nu­ten­ción. Gra­cias a con­nect, nues­tros clien­tes tie­nen to­do el con­trol de su flo­ta, con ma­yor trans­pa­ren­cia, ren­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad.

Joao He­bil (Ma­ni­tou Es­pa­ña).- Efec­ti­va­men­te, las nue­vas tec­no­lo­gías nos han per­mi­ti­do equi­par nues­tras má­qui­nas con “Easy Ma­na­ger”, un com­ple­men­to que nos de­ja ac­ce­so a da­tos re­la­cio­na­dos con la má­qui­na y su fun­cio­na­mien­to, y ex­traer un aná­li­sis de­ta­lla­do del com­por­ta­mien­to a lo lar­go de su vi­da útil. Es­te soft­wa­re es muy im­por­tan­te a la ho­ra de co­no­cer el TCO que men­cio­ná­ba­mos an­tes y pue­de lle­gar a con­tro­lar la má­qui­na pa­rán­do­la si el ges­tor del sis­te­ma lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio. Fran Fer­nán­dez (UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción).- En el pro­ce­so de ser­vi­ti­za­ción, el apo­yo de la tec­no­lo­gía es fun­da­men­tal y el he­cho de adap­tar nues­tra ofer­ta a la

em­pre­sa 4.0 se con­vier­te en crí­ti­co. En es­te as­pec­to, UL­MA se ha con­ver­ti­do en un ca­so de éxi­to me­dian­te una nue­va so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ba­sa­da en la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en torno a T-Rex y que nos per­mi­te ha­cer nues­tra flo­ta más in­te­li­gen­te, per­mi­tien­do al clien­te op­ti­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad y fa­ci­li­tar su man­te­ni­mien­to.

Tras un pe­rio­do de in­ves­ti­ga­ción de tres años, el re­sul­ta­do es el sis­te­ma pre­dic­ti­vo (UDA­LOG) que re­gis­tra da­tos de uso y fun­cio­na­mien­to de las ca­rre­ti­llas y per­mi­te mo­ni­to­ri­zar­las de for­ma re­mo­ta. Se tra­ta de un sis­te­ma que fa­ci­li­ta el uso de las ca­rre­ti­llas, me­jo­ra su man­te­ni­mien­to y alar­ga la vi­da útil.

De es­ta ma­ne­ra, UL­MA Ca­rre­ti­llas Ele­va­do­ras apor­ta una so­lu­ción no­ve­do­sa con un sis­te­ma en­mar­ca­do en los pre­via­men­te ci­ta­dos nue­vos mo­de­los de ne­go­cios orien­ta­dos al ser­vi­cio.

Es­ta nue­va tec­no­lo­gía per­mi­te ade­lan­tar­se a los pro­ble­mas que pue­dan sur­gir en la flo­ta gra­cias a que es ca­paz de emi­tir in­fi­ni­dad de da­tos acer­ca de las má­qui­nas en tiem­po real, pu­dien­do op­ti­mi­zar su ac­ti­vi­dad, me­jo­rar la se­gu­ri­dad de los ope­ra­rios y re­du­cir cos­tes. Al­fon­so Val­de­rra­ma (Crown Ibe­ria).La ges­tión in­te­gra­da de da­tos es una cues­tión muy im­por­tan­te: te­ner la in­for­ma­ción co­rrec­ta en el mo­men­to co­rrec­to es la cla­ve pa­ra iden­ti­fi­car y eli­mi­nar pér­di­das de tiem­po e in­efi­cien­cias. Es­pe­cial­men­te en el con­tex­to de gran­des desafíos de da­tos. La co­nec­ti­vi­dad de ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras jun­to con so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de ges­tión de flo­tas pue­den pro­por­cio­nar da­tos re­le­van­tes pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real si se fil­tran ade­cua­da­men­te y se pre­sen­tan con cla­ri­dad, per­mi­tien­do a la ad­mi­nis­tra­ción to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas so­bre la uti­li­za­ción de la flo­ta, man­te­ni­mien­to, se­gu­ri­dad y pro­duc­ti­vi­dad.

Con Crown In­si­te® Pro­duc­ti­vity Sui­te, que reúne el acre­di­ta­do sis­te­ma de ges­tión de flo­tas In­foLink® y el sis­te­ma de ges­tión de cos­tes de flo­tas Flee­tSTATS® ba­jo un mis­mo te­cho, brin­da­mos a nues­tros clien­tes in­for­ma­ción com­ple­ta e in­te­gral so­bre to­da su flo­ta de ca­rre­ti­llas. Crown In­si­te pro­por­cio­na una va­lio­sí­si­ma in­for­ma­ción de ges­tión, es­ca­la­ble y ba­sa­da en tec­no­lo­gía de de­tec­ción avan­za­da y con­cep­tos de ges­tión de da­tos efi­cien­tes, que pue­de con­du­cir a re­duc­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas de cos­tos y ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad in­me­dia­tas pa­ra nues­tros clien­tes. El ren­di­mien­to en tiem­po real ac­tua­li­za­do y los cos­tes ope­ra­ti­vos de la flo­ta ayu­dan a me­jo­rar con­ti­nua­men­te el ren­di­mien­to ope­ra­ti­vo del clien­te. Pen­sa­mos más allá de la ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra, per­mi­tien­do a los ges­to­res de flo­tas iden­ti­fi­car las áreas pro­ble­má­ti­cas des­de un pri­mer mo­men­to, es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos y to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas re­la­cio­na­das con los cos­tes en ba­se a una in­for­ma­ción fun­da­men­ta­da y re­le­van­te.

En qué ope­ra­cio­nes pue­den ser ren­ta­bles los AGV ¿es sen­ci­lla su im­ple­men­ta­ción?. Joao He­bil . Di­rec­tor Ge­ne­ral de Ma­ni­tou Es­pa­ña.- Por el mo­men­to no co­mer­cia­li­za­mos es­te ti­po de má­qui­nas. En un fu­tu­ro es po­si­ble que lo con­si­de­re­mos una diversificación del pro­duc­to pe­ro en la ac­tua­li­dad no es­tá den­tro de nues­tra ofer­ta. Fran Fer­nán­dez. Di­rec­tor co­mer­cial de UL­MA Ser­vi­cios de Ma­nu­ten­ción.Los vehícu­los au­to-guia­dos, que se di­ri­gen de for­ma au­to­má­ti­ca sin ne­ce­si­dad de con­duc­tor, ca­da vez es­tán más pre­sen­tes co­mo par­te de los pro­ce­sos de pro­duc­ción e in­tra­lo­gís­ti­ca de los clien­tes.

Has­ta aho­ra, la au­to­ma­ti­za­ción no es­ta­ba ex­ten­di­da, ya que su im­plan­ta­ción era ca­ra, in­fle­xi­ble y len­ta.

Pa­ra po­der in­ver­tir en una so­lu­ción AGV se ne­ce­si­ta­ba un tra­ba­jo in­ten­si­vo a va­rios tur­nos (el cos­te del ca­rre­ti­lle­ro ayu­da­ba a pa­liar el fuer­te cos­te del pro­duc­to) y en

soluciones” ad hoc” a los pro­ce­sos del clien­te; prác­ti­ca­men­te ca­da AGV era úni­co pa­ra una ne­ce­si­dad muy es­pe­cí­fi­ca.

Lo cier­to es que se es­tán em­pe­zan­do a pro­du­cir por par­te de al­gu­nos fa­bri­can­tes en­tre los que des­ta­ca Ro­cla (part­ner de UL­MA) una fa­bri­ca­ción en se­rie de vehícu­los au­to­ma­ti­za­dos, lo que im­pac­ta en un me­nor cos­te y una ma­yor es­tan­da­ri­za­ción.

Las ven­ta­jas pa­ra las em­pre­sas usua­rias, sal­van­do es­tas cues­tio­nes son mu­chas, no pre­ci­sa con­duc­tor, las im­plan­ta­cio­nes son ca­da vez más sen­ci­llas en vehícu­los es­tán­dar, ba­jo ni­vel de rui­dos y emi­sio­nes, sen­so­res que mi­ni­mi­zan los ries­gos de ac­ci­den­tes….

Ca­da vez los re­que­ri­mien­tos pa­ra ser un equi­po va­lo­ra­ble en las soluciones lo­gís­ti­cas son me­no­res y en el fu­tu­ro ten­dre­mos que con­tar con es­te ti­po de soluciones en un ti­po más am­plio de apli­ca­cio­nes. Jai­me Ge­ner Bo­ver (Lin­de Ma­te­rial Hand­ling).- Los mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos y de­di­ca­dos son los más sen­ci­llos de im­ple­men­tar y los que tie­nen re­tor­nos más rá­pi­dos. Ade­más, es po­si­ti­vo ana­li­zar los flu­jos in­tra­lo­gís­ti­cos y ver si se pue­den sim­pli­fi­car, me­jo­rar y/o au­to­ma­ti­zar. Por ello, es re­co­men­da­ble apo­yar­se en es­pe­cia­lis­tas que pue­dan tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra bus­car la so­lu­ción más ade­cua­da. De he­cho, gra­cias a nues­tro ser­vi­cio de con­sul­to­ría Lin­de In­tra­lo­gis­tics So­lu­tions co­la­bo­ra­mos con nues­tros clien­tes pa­ra que ob­ten­gan las soluciones per­so­na­li­za­das e in­te­gra­les pa­ra la in­tra­lo­gís­ti­ca, que op­ti­mi­cen la efi­cien­cia y se­gu­ri­dad de sus pro­ce­sos. Al­fon­so Val­de­rra­ma (Crown Ibe­ria).Ca­da vez más, los res­pon­sa­bles de las ope­ra­cio­nes de lo­gís­ti­ca ne­ce­si­tan más y más in­for­ma­ción en la que pue­dan ba­sar las de­ci­sio­nes ope­ra­ti­vas cla­ve, ya sea en torno al ta­ma­ño de la flo­ta, la re­duc­ción de cos­tes, la ra­cio­na­li­za­ción de pro­ce­sos, la me­jo­ra de la se­gu­ri­dad o la ma­xi­mi­za­ción de la pro­duc­ti­vi­dad. Es­to se pue­de lo­grar a tra­vés de la ex­pe­rien­cia “co­nec­ta­da”: la ca­pa­ci­dad de la ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra pa­ra re­co­pi­lar y com­par­tir in­for­ma­ción en tiem­po real y pa­ra po­der com­par­tir esa in­for­ma­ción tan­to con el ope­ra­dor co­mo con el ge­ren­te del al­ma­cén. Ade­más, la re­duc­ción de pre­cios de los com­po­nen­tes y el au­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les, es­tán em­pe­zan­do a jus­ti­fi­car la im­ple­men­ta­ción de al­gu­nas de es­tas tec­no­lo­gías en nues­tra in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.