J. Her­nan­do, soluciones de con­trol del frío sin in­te­rrup­cio­nes.

Manutención y Almacenaje - - Sumario -

En una ca­de­na de su­mi­nis­tro de tem­pe­ra­tu­ra con­tro­la­da es vi­tal y ne­ce­sa­rio que no se rom­pa la ca­de­na de frío en nin­gún ins­tan­te. Así se ase­gu­ra que el con­su­mi­dor fi­nal re­ci­be una mer­can­cía que en to­do mo­men­to ha es­ta­do a la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da, y que la ca­li­dad del pro­duc­to no se re­sien­te por ello. Una mí­ni­ma di­fe­ren­cia o una in­te­rrup­ción de la tem­pe­ra­tu­ra por muy pe­que­ña que pa­rez­ca, pue­de sen­ten­ciar la ca­li­dad de un pro­duc­to pe­re­ce­de­ro, al­go que qui­zás no re­sul­te ob­vio has­ta más ade­lan­te, cuan­do la mer­can­cía se en­cuen­tre ya en su fri­go­rí­fi­co de des­tino.

Pa­ra evi­tar es­to, es acon­se­ja­ble re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te la ca­de­na de frío. Son mu­chos los fac­to­res que pue­den des­es­ta­bi­li­zar la ca­de­na del frío, y las em­pre­sas que se de­di­can a ello tie­nen siem­pre que in­ten­tar con­tro­lar de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble to­das y ca­da una de las par­tes del pro­ce­so.

En los al­ma­ce­nes, una ma­ne­ra de ha­cer­lo y fa­vo­re­cer la efi­ca­cia de es­tos pro­ce­sos es me­dian­te la au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción de los re­cur­sos dis­po­ni­bles, por lo que es ne­ce­sa­rio que es­te ti­po de em­pre­sas se man­ten­gan siem­pre a la van­guar­dia y ha­gan uso de las tec­no­lo­gías más re­cien­tes que les per­mi­tan in­no­var y am­pliar la se­gu­ri­dad de la ca­de­na.

En J. Her­nan­do, em­pre­sa que lle­va más de 50 años de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción e in­te­gra­ción de sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción y trans­por­te, co­no­cen bien la im­por­tan­cia de con­tro­lar es­tric­ta­men­te las ca­de­nas de su­mi­nis­tro de tem­pe­ra­tu­ra con­tro­la­da, pues a lo lar­go de su re­co­rri­do han ase­so­ra­do y ayu­da­do a ac­tua­li­zar la ges­tión de ca­de­nas de su­mi­nis­tro de tem­pe­ra­tu­ra con­tro­la­da de mu­chas em­pre­sas, bus­can­do siem­pre las soluciones más acor­des a sus ne­ce­si­da­des.

El pro­ce­so es la­bo­rio­so pe­ro a la lar­ga gra­ti­fi­can­te. En un pri­mer mo­men­to, J.Her­nan­do es­tu­dia la pe­ti­ción de su clien­te y ana­li­za to­das las op­cio­nes y po­si­bi­li­da­des que se plan­tean. Tan­to si es pa­ra au­to­ma­ti­zar un al­ma­cén ya exis­ten­te co­mo si lo que se bus­ca es ha­cer­lo des­de ce­ro, ha­brá que con­si­de­rar ca­da ac­ción a rea­li­zar y ver con detalle cuá­les son los ob­je­ti­vos plan­tea­dos por el clien­te y la ma­ne­ra de lle­var­los a ca­bo.

“Son mu­chos los fac­to­res que pue­den des­es­ta­bi­li­zar la ca­de­na del frío, y las em­pre­sas que se de­di­can a ello tie­nen siem­pre que in­ten­tar con­tro­lar de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble to­das y ca­da una de las par­tes del pro­ce­so.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.