Marca Pais Vasco Int

Difícil aportar más en menos tiempo

WILLY HERNANGÓME­Z, QUE HA APROVECHAD­O AL MÁXIMO SUS MINUTOS EN LA NBA, SERÁ PREMIADO COMO MEJOR JUGADOR INTERNACIO­NAL EN LA III GALA DE BALONCESTO ESPAÑOL

- JOSÉ LUIS MARTÍNEZ

Desde que era un niño Willy Hernangóme­z tenía un sueño: jugar con los mejores del mundo en la NBA. Y como casi siempre logra lo que se propone, lleva ya seis temporadas codeándose con la élite del baloncesto mundial. Primero con los New York Knicks, luego con Charlotte Hornets y las últimas dos temporadas con los New Orleans Pelicans, donde aprovecha con una eficacia admirable los minutos de que dispone en cancha, que no son muchos.

El pívot madrileño de 2,11 m y 28 años se ha hecho acreedor al premio al mejor jugador internacio­nal que recibirá en la III Gala del Baloncesto Español organizada por la FEB y MARCA y que este año acogerá Gran Canaria el próximo 14 de agosto. También podía haber optado a este galardón Ricky Rubio, que estaba completand­o una temporada fantástica en los Cavaliers hasta que sufrió una grave lesión, pero eso no resta méritos al esfuerzo y la progresión innegable de Hernangóme­z.

El pívot ha promediado esta temporada 9,1 puntos (52% tc, 33,3% t3 y 77,3% tl), 6,8 rebotes, 1,3 asistencia­s, 0,4 tapones y 0,4 recuperaci­ones en los 50 partidos que ha disputado. Grandes estadístic­as si tenemos en cuenta que ha logrado estos guarismos estando sólo 16,8 minutos de media en cancha. Difícil, por no decir imposible, hacer más en menos tiempo.

MÁS OPORTUNIDA­DES

No se entiende muy bien que su entrenador en los Pelicans, Willie Green, novato que venía de ejercer tres años de asistente en los Warriors y dos en los Suns, no otorgue más oportunida­des en forma de minutos al pívot español, que ha demostrado que siempre cumple.

Es cierto que tiene por delante al lituano Jonas Valanciuna­s, un pívot muy solvente y con más experienci­a. Pero en una temporada en la que Zion Williamson, estrella del equipo y la gran referencia interior, no ha jugado ni un solo minuto por lesión, tal vez Hernangóme­z debía haber disputado más minutos, pues el otro pívot de los Pelicans, Jaxson Hayes, tampoco ha hecho más méritos que el español.

Para hacerse una idea de la aportación de Willy esta temporada basta con hacer una proyección de sus estadístic­as a 40 minutos: 21,6 puntos y 16,1 rebotes. El baloncesto no funciona con precisión matemática, pero es incuestion­able que pocos jugadores aprovechan tan bien sus minutos como él. Esta temporada firmó nueve dobles-dobles pese a jugar tan poco tiempo, incluyendo algunos partidos brillantes: 19+11 ante los Wolves, 18+16 contra los Nuggets, 29+10 frente a los Sixers en su mejor partido de esta campaña, 17+10 contra los Hawks, 12+12 ante los Kings, 17+14 contra los Blazers o 15+10 frente a los Grizzlies.

DAR TODO Y NO RENDIRSE

Sin embargo, llegaron los playoffs, en los que los Pelicans fueron superados por los Suns (4-2) y Willy apenas jugó dos minutos en uno de los seis partidos. Willie Green demostró que en los momentos de la verdad no confía en el español. Pero el pívot, al que le quedan dos años de contrato, no es de esos que se rinden así como así y seguirá dejándose la vida cada minuto que juegue para ganar protagonis­mo en los Pelicans o donde juegue. ●

 ?? ?? UN VALOR SEGURO EN LA ZONA
Willy, en la imagen palmeando un balón en un partido de los Pelicans, es un valor seguro en la zona.
UN VALOR SEGURO EN LA ZONA Willy, en la imagen palmeando un balón en un partido de los Pelicans, es un valor seguro en la zona.
 ?? EFE ??
EFE
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain