a CON­TRA­CO­RRIEN­TE

Marie Claire España - - EDITO - MA­RÍA PAR­DO DE SANTAYANA DI­REC­TO­RA mpar­do@zi­net­me­dia.es p @ ma­ria­par­do­san­ta ma­ria­par­do­de­san­ta­ya­na

La ma­yo­ría de las ve­ces se pue­de adi­vi­nar a tem­pra­ní­si­ma edad. Quién pre­fe­ri­rá se­guir la co­rrien­te, adap­tar­se al me­dio, mi­me­ti­zar­se con el en­torno, su­mar­se a la ma­yo­ría... y quién pe­lea­rá por en­con­trar su pro­pio ca­mino, por ser di­fe­ren­te, por cues­tio­nar lo es­ta­ble­ci­do, por vi­vir "a su ma­ne­ra", acer­tan­do o equi­vo­cán­do­se épi­ca­men­te. Ma­rie Clai­re des­de su na­ci­mien­to, ha­ce aho­ra 30 per­fec­tos años, per­te­ne­ce a es­te se­gun­do gru­po: pe­leo­na des­de la cu­na, in­con­for­mis­ta, a ve­ces con­tes­ta­ta­ria, ar­qui­tec­ta de su des­tino, pe­ro sin de­jar de per­ci­bir, en­ten­der y dis­fru­tar ca­da ma­tiz de la reali­dad cir­cun­dan­te. Des­de ese pun­to de vis­ta, pa­re­ce sen­sa­to que el equi­po que la con­for­ma com­par­ta mu­chos de es­tos ras­gos. Y así pa­sa que, cuan­do la mo­da se re­go­dea en un di­ver­ti­dí­si­mo elo­gio al ex­ce­so y nues­tras pá­gi­nas re­bo­san co­lor, vo­lú­me­nes, es­tam­pa­dos y ma­qui­lla­jes ex­ce­si­vos, que nos trans­por­tan a dé­ca­das pa­sa­das con to­da la car­ga sim­bó­li­ca que ello con­lle­va, mu­chas de no­so­tras reac­cio­ne­mos in­cli­nán­do­nos aún más por la sim­pli­ci­dad, el mo­no­cro­ma­tis­mo, la lim­pie­za de for­mas y la au­sen­cia de ar­ti­fi­cios, re­sis­tien­do las ga­nas de acep­tar la in­vi­ta­ción a de­jar­se lle­var y su­cum­bir al jue­go.

Con­tra­dic­cio­nes dia­rias que, aun­que a prio­ri parecen ni­mias y su­per­fi­cia­les, por acu­mu­la- ción ter­mi­nan por pro­vo­car co­na­tos de an­sie­dad; el mal de nues­tra era, co­mo ana­li­za­mos en es­tas pá­gi­nas. Per­ci­bi­da por to­dos. Su­fri­da por mu­chos. La an­sie­dad no es más que un me­ca­nis­mo que nues­tro or­ga­nis­mo ac­ti­va por pu­ro ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, que en pe­que­ñas do­sis es ne­ce­sa­rio y has­ta be­ne­fi­cio­so, pe­ro que mal en­ten­di­do y erró­nea­men­te ac­ti­va­do de­ri­va en de­pre­sión y sín­dro­mes de burn-out. Cui­dar tu cuer­po y tu men­te es lo me­jor que pue­des ha­cer pa­ra te­ner­la a ra­ya. Así que lee con aten­ción nues­tro Es­pe­cial Cuer­po y sa­ca el má­xi­mo pro­ve­cho a to­do lo que cien­cia y be­lle­za pue­den ha­cer por ti. A fin de cuen­tas, tú eres lo im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.