MU­JE­RES ¿de exi­to?

Marie Claire España - - EDITO -

El despertador ha­ce tiem­po que no cum­ple más fun­ción que la pu­ra­men­te de­co­ra­ti­va. In­va­ria­ble­men­te, de lu­nes a vier­nes tus ojos se abren co­mo pla­tos a las 4:15 am, con la adre­na­li­na en ve­na.

El sen­ti­mien­to de cul­pa acom­pa­ña tus re­la­cio­nes la­bo­ra­les, fa­mi­lia­res, so­cia­les y per­so­na­les.

La hi­per­co­ne­xión en la que vi­ves ha­ce que te sor­pren­das in­ten­tan­do te­clear un What­sApp en el man­do a dis­tan­cia.

Tus TO-DO lists dia­rias son más lar­gas que el al­go­rit­mo de goo­gle. Tie­nes la sen­sa­ción cons­tan­te de lle­gar in ex­tre­mis a to­do y no ha­cer na­da con el tiem­po y el mi­mo su­fi­cien­te.

El es­trés es tu pa­re­ja de he­cho y por ello –si eres de las afor­tu­na­das– es­tás muy del­ga­da o –en ca­so de in­for­tu­nio– su­mas a tu tor­tu­ra dia­ria el en­cuen­tro con la bás­cu­la.

El sín­dro­me post­va­ca­cio­nal se que­da cor­to pa­ra de­fi­nir tu "vuel­ta". Des­or­den afec­ti­vo es­ta­cio­nal, en in­glés SAD, ( sea­so­nal af­fec­ti­ve di­sor­der, y tris­te en in­glés), de­fi­ne me­jor tu es­ta­do de áni­mo.

Si res­pon­des afir­ma­ti­va­men­te a tres o más de es­tos pos­tu­la­dos, ¡en­ho­ra­bue­na! Eres una working girl de pu­ra ce­pa y se­gu­ra­men­te, de éxi­to. Co­mo las que me ro­dean en el Pro­yec­to Pro­mo­cio­na (www.pro­yec­to­pro­mo­cio­na.com/), un pro­gra­ma di­se­ña­do pa­ra el ac­ce­so de mu­je­res di­rec­ti­vas a la Al­ta Di­rec­ción y del que me sien­to or­gu­llo­sa de for­mar par­te en su sex­ta edi­ción. Pro­mo­vi­do por la CEOE, el mi­nis­te­rio de Igual­dad y el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, fi­nan­cia­do con fon­dos eu­ro­peos e im­par­ti­do por la es­cue­la de ne­go­cios ESA­DE, en es­ta pro­mo­ción par­ti­ci­pan las mu­je­res más lis­tas, me­jor pre­pa­ra­das, más ge­ne­ro­sas y más crea­ti­vas que ha­ya co­no­ci­do en mu­cho tiem­po. Abo­ga­das, in­ge­nie­ras, quí­mi­cas, ma­te­má­ti­cas, eco­no­mis­tas, fi­nan­cie­ras, pe­rio­dis­tas... To­das eje­cu­ti­vas; to­das li­de­ran­do equi­pos; to­das pe­lean­do por rom­per su par­ti­cu­lar te­cho de cris­tal. Afor­tu­na­da­men­te, gra­cias a sus años de an­da­du­ra, los organizadores tie­nen per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­das las ba­rre­ras y di­fi­cul­ta­des más co­mu­nes de la mu­jer en su ac­ce­so a la Al­ta Di­rec­ción: la au­to­con­fian­za, la vi­si­bi­li­dad, la crea­ción de re­des pro­fe­sio­na­les, la ne­go­cia­ción sa­la­rial, el po­der y la in­fluen­cia, la con­ci­lia­ción, la co­rres­pon­sa­bi­li­dad... ¿te sue­nan?

En su úl­ti­mo li­bro, Fas­cism: A War­ning, Ma­de­lei­ne Al­bright, ex se­cre­ta­ria de es­ta­do de EE. UU. di­ce: "Creo que hay mu­cho si­tio pa­ra hom­bres me­dio­cres pe­ro no hay lu­gar pa­ra mu­je­res me­dio­cres. Te­ne­mos que tra­ba­jar exa­ge­ra­da­men­te du­ro, pe­ro no so­las". Des­de Ma­rie Clai­re he­mos que­ri­do es­te mes ren­dir tributo a la mu­jer tra­ba­ja­do­ra, en­fo­cán­do­nos en las que son lí­de­res, pa­ra que su em­pu­je, su de­ter­mi­na­ción y su pe­lea dia­ria nos ins­pi­ren a to­das. Por­que, sin­ce­ra­men­te, ¡fal­ta nos ha­ce!

MA­RÍA PAR­DO DE SANTAYANA DI­REC­TO­RA mpar­[email protected]­net­me­dia.es @ma­ria­par­do­san­ta ma­ria­par­do­de­san­ta­ya­na #soy­pro­mo­cio­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.