EL LU­JO CHOCA CON LA MO­DA RÁ­PI­DA. NO PUE­DEN COM­PAR­TIR MA­TE­RIAS PRI­MAS

Marie Claire España - - 101 IDEAS HE AQUÍ LA CUESTIÓN -

das más gran­des des­trui­rían el área de pas­to­reo y el há­bi­tat na­tu­ral", aña­de la di­se­ña­do­ra. "Es­tas ca­bras tie­nen pe­zu­ñas afi­la­das que pue­den da­ñar la ca­pa ex­ter­na del sue­lo. Ade­más, co­men hier­ba y plan­tas de raíz, de for­ma que es di­fí­cil que los pas­tos se re­ge­ne­ren", apun­ta Sa­rah Ha­yes, ge­ren­te sé­nior de in­no­va­ción y de­sa­rro­llo de Pa­ta­go­nia, que des­de 2017 em­plea cash­me­re re­ci­cla­do. An­tes del si­glo XIII, cuan­do Mar­co Po­lo en­con­tró es­tas ca­bras do­mes­ti­ca­das en las mon­ta­ñas del Tí­bet, no ha­bía pro­ble­ma. Tam­po­co en el si­glo XIX, cuan­do su la­na co­men­zó a ser procesada, tra­ta­da y te­ji­da en Es­co­cia e Ita­lia. El cash­me­re era lu­jo, al­go de ri­cos. Y to­da­vía hoy se pre­ci­san al me­nos dos ca­bras pa­ra ela­bo­rar un sué­ter fi­ni­to. Seis, pa­ra uno grue­so. Y al año, una cabra so­lo da la­na co­mo pa­ra tres jer­séis. To­do, se­gún Vic­to­ria Sta­ple­ton, fun­da­do­ra de Bro­ra Cash­me­re. "El buen su­mi­nis­tro de cash­me­re es li­mi­ta­do por na­tu­ra­le­za, de ahí que es­tas fi­bras ten­gan pre­cios tan ele­va­dos", re­cuer­da Es­ra Be­zek. Si le res­tas un ce­ro en la eti­que­ta, al­gún factor de la pro­duc­ción lo es­ta­rá pa­gan­do.

La de­mo­cra­cia es muy po­si­ti­va, pe­ro apli­ca­da a la mo­da, tie­ne efec­tos co­la­te­ra­les muy pe­li­gro­sos. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, Za­ra, Man­go o H&M co­men­za­ron a ven­der pren­das de ca­che­mi­ra al 10 por cien­to del pre­cio con el que se co­mer­cia­li­zan en Max Ma­ra, Bru­ne­llo Cuc­ci­ne­lli o Lo­ro Pia­na: un au­men­to de la ofer­ta y la de­man­da apa­re­ja­da a una re­duc­ción de cos­tes que ha sa­li­do muy ca­ra. ¿El re­sul­ta­do? Áreas de pas­to de­ser­ti­fi­ca­das, tor­men­tas de pol­vo y re­ba­ños de ca­bras aban­do­na­das tras ser es­qui­la­das. "En un mun­do per­fec­to, el cash­me­re se pro­du­ci­ría de for­ma res­pon­sa­ble, con una can­ti­dad de ca­bras ade­cua­da a la ex­ten­sión de tie­rra. Se vol­ve­ría a ven­der co­mo un ver­da­de­ro ar­tícu­lo de lu­jo: cui­da­do­sa­men­te pro­du­ci­do y con­ver­ti­do en pren­das pa­ra to­da la vi­da, que la gen­te ate­so­re y cui­de", re­fle­xio­na Sa­rah Ha­yes. Es­ra Be­zek com­par­te su vi­sión: "Cash­me­re In Lo­ve es una fir­me de­fen­so­ra de com­prar me­nos y ele­gir bien (…). Pre­fe­ri­mos que nues­tros clien­tes in­vier­tan en pocas pie­zas de bue­na ca­li­dad en vez de en mo­da rá­pi­da". El lu­jo, len­to y ex­clu­si­vo, se da de bru­ces con esa in­dus­tria. No pue­den com­par­tir ma­te­rias pri­mas. En cuan­to al mohair (pro­ce­den­te de las ca­bras de An­go­ra, en Tur­quía) y la an­go­ra ( ob­te­ni­do del pe­lo del co­ne­jo An­go­ra), fue­ron ca­li­fi­ca­dos co­mo "los ma­te­ria­les más in­fa­mes de la mo­da" por la re­vis­ta Vil­da el pa­sa­do mes de ju­lio. Za­ra, Be­net­ton, Tops­hop, Gap o Pri­mark se han com­pro­me­ti­do a de­jar de uti­li­zar el pri­me­ro, mien­tras que el se­gun­do ha si­do prohi­bi­do por Guc­ci, Ralph Lau­ren, Cal­vin Klein o Ste­lla Mc­Cart­ney, en­tre otras mar- cas. ¿Por qué prohi­bir­lo en vez de su­per­vi­sar la ca­de­na de su­mi­nis­tro? Al pa­re­cer, se­guir el ras­tro es ca­si im­po­si­ble. Por otro la­do, siem­pre que los ani­ma­les son tra­ta­dos co­mo mer­can­cías y no co­mo se­res vi­vos, la cruel­dad es­tá ga­ran­ti­za­da. Ade­más, los tra­ba­ja­do­res de es­tas in­dus­trias sue­len co­brar por vo­lu­men en lu­gar de por ho­ra, lo que les obli­ga a tra­ba­jar de for­ma más rá­pi­da e im­pru­den­te, le­sio­nan­do a los ani­ma­les en el pro­ce­so. Cuan­do ya no se les con­si­de­ra úti­les pa­ra la in­dus­tria, se les envía al ma­ta­de­ro. Y to­do eso tie­ne re­per­cu­sión en el pre­cio. Co­mo nos di­ce Es­ra Be­zek, "los me­jo­res clien­tes son cons­cien­tes y es­tán in­for­ma­dos de lo que es­tán com­pran­do".

VíC­TI­MAS DE LA MO­DA Ya no de­fen­de­mos a zo­rros y ar­mi­ños úni­ca­men­te. Las ca­bras de Ca­che­mi­ra y An­go­ra o los gu­sa­nos de se­da (de arri­ba aba­jo) es­tán ca­da vez más pro­te­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.