CON­CIEN­CIA

Marie Claire España - - MAGAZINE PSICO -

El lu­nes no es de­fi­ni­ti­va­men­te el me­jor día pa­ra em­pren­der un pro­yec­to (es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te) pe­ro de­ci­di­da y mo­ti­va­da, em­pie­zo el día con un ejer­ci­cio cla­ve en el bie­nes­tar pa­ra las lar­gas ho­ras que me es­pe­ran: el es­ti­ra­mien­to. Pro­cu­ro, pe­se a mi can­san­cio, sen­tir to­dos y ca­da uno de los miem­bros de mi cuer­po, con la idea en men­te de "con­cien­cia" del mo­men­to pre­sen­te. Las mi­les de ac­ti­vi­da­des que ten­go pen­dien­tes pa­ra el res­to del día no me de­jan en paz, pe­ro me ins­to a se­guir ade­lan­te con el pro­gra­ma, sin per­der la mo­ti­va­ción. Me du­cho dis­fru­tan­do del mo­men­to (qui­zá lo más fá­cil de cum­plir), pe­ro no pue­do evi­tar sal­tar­me el desa­yuno por fal­ta de tiem­po. Apli­co pa­cien­te­men­te mis 40 res­pi­ra­cio­nes an­tes de aden­trar­me en la jun­gla ur­ba­na. Las cin­co alar­mas me des­pis­tan, no coin­ci­den en el me­jor mo­men­to, pe­ro me re­cuer­dan el prin­ci­pio bá­si­co: da­te cuen­ta de lo que ha­ces en el mo­men­to de ha­cer­lo. No pue­do im­pe­dir la mul­ti­ta­rea (la reali­dad me pi­lla de lleno pe­ro pro­cu­ro re­la­ti­vi­zar). Los pri­me­ros días no me de­jan des­co­nec­tar ple­na­men­te, pe­ro me ha­cen sin du­da al­gu­na re­fle­xio­nar so­bre un as­pec­to cla­ve: me ubi­co fue­ra de mi pro­pio cuer­po la ma­yor par­te del día. Ab­sor­bi­da por pen­sa­mien­tos, ta­reas y obli­ga­cio­nes, per­ma­nez­co ab­so­lu­ta­men­te sor­da a to­das las se­ña­les que in­ten­ta trans­mi­tir­me. ¿Có­mo he lle­ga­do a au­to­ma­ti­zar tan­to com­por­ta­mien­to que mi ce­re­bro se da cuen­ta de que ya he lle­ga­do a mi pa­ra­da de des­tino sin pen­sar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.