PAN­DA DE SOSOS

Los po­Lí­ti­cos en eL po­der vis­ten abu­rri­dí­si­ma­men­te. La nue­va ar­ma­du­ra gue­rre­ra aho­ra re­suL­ta que es eL tra­je azuL.

Marie Claire España - - 101 IDEAS -

Mien­tras la mu­je­res po­de­ro­sas, ya sea por gus­to y vo­lun­tad pro­pia, por pre­sio­nes de la mer­ca­do­tec­nia o sim­ple­men­te por­que se han de­ja­do lle­var, vis­ten aten­dien­do a mul­ti­tud de po­si­bi­li­da­des, es­ti­los, ac­ce­so­rios, co­lo­res for­mas y rin­go­rran­gos, ellos, los amos del mun­do, han sim­pli­fi­ca­do su atuen­do re­du­cién­do­lo al ma­ni­dí­si­mo y es­cue­to tra­je azul. Pa­re­ce que sus se­ño­rías quie­ren de­jar cla­ro que no es­tán dis­pues­tos a per­der ni me­dio mi­nu­to en com­bi­nar pren­das, va­ya, que no es­tán pa­ra ton­te­rías, pa­ra frus­le­rías, pa­ra ma­ri­co­na­das. Ellos no, ellos tra­tan de asun­tos se­rios, im­por­tan­tes, y vis­ten, se­gún pa­re­ce, en con­se­cuen­cia. El res­to, mu­je­res in­clui­das, di­va­ga- mos es­té­ti­ca­men­te la ma­yo­ría del tiem­po, en­tre­te­nién­do­nos aho­ra en un es­tam­pa­do, lue­go en el bri­llo de la he­bi­lla de un mo­ca­sín. Ellos no, ellos son hom­bres ocu­pa­dos di­ri­gien­do (mal) el des­tino de la, se­gún su pa­re­cer, frí­vo­la po­bla­ción mun­dial. No se dan cuen­ta, sin em­bar­go, que su em­pe­ci­na­mien­to en el tra­je de ma­rras les es­tá con­vir­tien­do en lo más pa­re­ci­do a un em­plea­do de pom­pas fú­ne­bres. Lú­gu­bre, ce­ni­zo, te­mi­ble.

El día en el que los poderosos ten­gan a bien re­pa­sar las ten­den­cias, que son múl­ti­ples e in­con­men­su­ra­bles, y de­di­quen al­go de tiem­po a in­tro­du­cir un po­co de com­ple­ji­dad, su­ti­le­za y bri­llan­tez a su atuen­do, es más que po­si­ble que su ac­ción po­lí­ti­ca ga­ne en ma­ti­ces y co­lo­ra­tu­ra. Por­que ves­tir, mi­re us­ted, no es sim­ple­men­te un ges­to pro­duc­to de la va­ni­dad, sino que, co­mo la pin­tu­ra pa­ra Leo­nar­do, es al­go men­tal. De­trás de la ac­ción de ves­tir­se hay un sis­te­ma de pen­sa­mien­to. Hay es­té­ti­ca, sí, pe­ro tam­bién una cier­ta éti­ca. Es­tos hom­bre­ci­tos ves­ti­dos de azul, que con su pe­sa­dez indumentaria pa­re­cen re­cri­mi­nar­nos, amo­nes­tán­do­nos, nues­tra ca­pa­ci­dad de jue­go y nues­tras ga­nas de di­ver­sión, de­be­rían sa­lir de sus co­ches blin­da­dos de cris­ta­les tin­ta­dos, acer­car­se a un kios­ko (to­da­vía que­da al­guno) y com­prar­se un lo­te de re­vis­tas de mo­da pa­ra en­te­rar­se de una vez por to­das, de có­mo vis­ten hoy los hom­bres de ver­dad.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.