VES­TIR­SE ES UN TRA­BA­JO

HU­BO UN TIEM­PO EN EL QUE LA DI­VI­SA ERA LA FOR­MA­LI­DAD. HOY, LAS RE­GLAS EN LA OFI­CI­NA (DEL CO­LOR A LOS ZA­PA­TOS) SON FLE­XI­BLES Y EL 'CA­SUAL' NO SO­LO SE USA EL VIER­NES. PE­SE A ELLO, NA­DA SE DE­JA AL ACA­SO.

Marie Claire España - - MAGAZINE - por Lai­la Bo­naz­zi

¿Ten­go que po­ner­me ele­gan­te?", Pregunto, per­ple­ja, fren­te al ar­ma­rio. Es­toy rea­li­zan­do al­go muy adul­to por pri­me­ra vez: fir­mar la es­cri­tu­ra de mi ca­sa. "Pe­ro ven­ga, vís­te­te co­mo pa­ra ir a tra­ba­jar", me res­pon­de él des­de la otra puer­ta.

Pa­ra él eso sig­ni­fi­ca una cha­que­ta y una corbata. Asun­to re­suel­to en ape­nas mi­nu­to y me­dio. La no­ta­ria, de apro­xi­ma­da­men­te 40 años, lle­va un ves­ti­do lar­go y un co­llar de per­las. Pe­ro es al cru­zar sus pier­nas cuan­do las veo: lle­va unas Con­ver­se pla­tea­das con sue­la de pla­ta­for­ma. Son­río y pien­so que no pa­re­ce me­nos pro­fe­sio­nal por ello. Gra­cias a una bre­ve en­cues­ta en­tre ami­gos, des­cu­bro que de la vi­da de ofi­ci­na ha des­apa­re­ci­do el tra­je coor­di­na­do, así co­mo las me­dias –an­tes obli­ga­to­rias–, mien­tras que han he­cho su en­tra­da triun­fal hí­bri­dos sar­to­ria­les, san­da­lias, cal­ce­ti­nes de co­lo­res y pan­ta­lo­nes va­que­ros. Una mez­cla que ha des­or­de­na­do las car­tas so­bre la me­sa.

So­bre el vie­jo di­cho de que el há­bi­to ha­ce al mon­je, ver­sa la her­mo­sa co­me­dia fran­ce­sa Una ra­zón bri­llan­te: la jo­ven es­tu­dian­te de de­re­cho Nei­la, de ori­gen humilde, se en­fren­ta al brus­co pro­fe­sor Ma­zard, quien de­be ayu­dar­la a ga­nar el con­cur­so de re­tó­ri­ca de su uni­ver­si­dad. Du­ran­te las lec­cio­nes, el pro­fe­sor le ins­ta a que se qui­te "el uni­for­me de ex­tra­rra­dio" pa­ra que la to­men en se­rio. La su­da­de­ra con ca­pu­cha de Nei­la des­apa­re­ce, pe­ro la as­pi­ran­te a abo­ga­do des­cu­bri­rá que in­clu­so sus ami­gos del ba­rrio no du­dan en in­cre­par­la por sus nue­vos "za­pa­tos de es­nob". Clau­dia Par­za­ni, so­cia de la fir­ma in­ter­na­cio­nal de abo­ga­dos Lin­kla­ters, es co­no­ci­da por su com­pe­ten­cia y su es­ti­lo: "Res­pe­to el có­di­go de ves­ti­men­ta, so­lo que lo ha­go más per­so­nal. No me pa­re­ce mal ex­hi­bir cier­to gra­do de fe­mi­ni­dad, pe­ro el pun­to es sen­tir­se siem­pre a gus­to. Los ta­co­nes al­tos no es­tán prohi­bi­dos, pe­ro tie­nes que sa­ber lle­var­los. Co­mo les re­pi­to a las más jó­ve­nes: por un la­do, te­ne­mos la li­ber­tad de ves­tir­nos co­mo que­ra­mos, pe­ro por otro, es­tán las re­glas del jue­go que de­be­mos res­pe­tar pa­ra ser ad­mi­ti­da en el círcu­lo, que aún es muy mas­cu­lino, y lue­go pue­des mos­trar tu per­so­na­li­dad a tra­vés de tu look. Tam­bién es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta cuán­tas ho­ras vas a te­ner que tra­ba­jar ese día y cuán­to ten­drás que ca­mi­nar, an­tes de ele­gir", con­clu­ye con una sonrisa. Ba­luar­tes del ri­gor es­té­ti­co son las em­pre­sas de con­sul­to­ría, es­pe­cial­men­te las cua­tro gran­des (Ernst & Young, De­loit­te & Tou­che, KPMG y Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers). "Es­tu­dié so­cio­lo­gía, mi ves­tua­rio era to­do ver­de y ma­rrón. Fue un shock des­cu­brir que los co­lo­res per­mi­ti­dos eran azu­les y gri­ses, y que exis­tía una prohi­bi­ción no es­cri­ta so­bre el ma­rrón", di­ce Pe­dro. Una cul­tu­ra mis­te­rio­sa que tal vez (aun­que Pe­dro no co­no­ce los mo­ti­vos reales del dik­tat) tie­ne sus orí­ge­nes en el di­cho an­glo­sa­jón never brown in town (nun­ca ma­rrón en la ciu­dad), pre­cep­to aún fiel­men­te se­gui­do en la City, es­pe­cial­men­te pa­ra los za­pa­tos.

HONROSaS Ex­cEP­cIO­NES

En con­sul­to­ría, sin em­bar­go, so­bre­vi­ve una zo­na fran­ca: la de los ex­per­tos en TI, in­for­má­ti­cos y geeks. Es­pe­cí­me­nes ra­ros que las em­pre­sas tra­tan de man­te­ner cer­ca sin que rom­pan las re­glas. "Ten­go ór­de­nes de no co­men­tar so­bre su ro­pa", di­ce Ali­cia, que di­ri­ge cur­sos pa­ra nue­vos re­clu­tas. "Una vez, sin em­bar­go, apa­re­ció uno con una ca­mi­se­ta de un equi­po de fút­bol. Di­ga­mos que, por su bien, le di­je que era de­ma­sia­do". "No hay es­pe­ran­za de po­der en­ca­jar­los, ni si­quie­ra en los co­lo­res", con­ti­núa Adria­na, ge­ren­te de una em­pre­sa que crea soft­wa­re y apps. "Pa­ra una reunión con im­por­tan­tes clien­tes chi­nos, se nos ad­vir­tió que nos vis­tié­ra­mos de­cen­te­men­te. Nues­tros desa­rro­lla­do­res en­tra­ron en pánico, con re­sul­ta­dos al lí­mi­te de lo acep­ta­ble. A uno le es­con­di­mos en la ofi­ci­na del je­fe: ha­bía ve­ni­do con una ca­mi­se­ta de una ban­da de me­tal. Co­mo era ne­gra, pen­só que era for­mal. So­lo le 'li­be­ra­mos' al fi­nal". So­bre la des­re­gu­la­ción del có­di­go de ves­ti­men­ta, An­to­nia, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de un gru­po ban­ca­rio, tie­ne su pro­pia teo­ría: "En ban­ca, el for­ma­lis­mo ex­tre­mo ha ca­du­ca­do gra­cias a una evo­lu­ción len­ta. En los años Ce­ro, el me­tro­se­xual, que cui­da­ba y ama­ba los de­ta­lles, in­flu­yó en los hom­bres del ban­co, que des­cu­brie­ron la ale­gría de ves­tir­se de ma­ne­ra no ho­mo­lo­ga­da. Des­de ese mo­men­to, in­clu­so las mu­je­res de­ja­ron de as­pi­rar al mo­de­lo mas­cu­lino y han en­con­tra­do su pro­pio ca­mino. Es­te ve­rano en­via­mos un co­rreo in­terno pa­ra in­vi­tar a to­dos a usar ro­pa li­ge­ra y, por lo tan­to, gas­tar me­nos en ai­re acon­di­cio­na­do".

«EXIS­TE LI­BER­TAD PA­RA VES­TIR PE­RO CON­VIE­NE RES­PE­TAR LAS RE­GLAS»

ES­TI­LO TOP SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, EL ES­TI­LO PER­SO­NAL DE MA­RIA CHIA­RA VALACCHI, CURATOR EN SPAZIO CABINET, GA­LE­RÍA DE AR­TE DE MI­LÁN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.