PA­SI­TO A PA­SO

AUN­QUE FUE DE­RRO­TA­DA EN UNA BA­TA­LLA, CAR­ME CHA­CÓN NO HA PER­DI­DO LA GUE­RRA. CA­SI PO­DE­MOS VER­LA CON GA­LLAR­DÓN EN LA FI­NAL MÁS EMO­CIO­NAN­TE DEL FU­TU­RO.

Marie Claire España - - NEWS -

Pri­me­ro fue el en­sor­de­ce­dor Black Hawk aca­ri­cian­do con sus pa­las los te­ja­dos de ba­rro del in­quie­tan­te ama­ne­cer de Ka­bul; des­pués, el Hér­cu­les en vue­lo tác­ti­co, con sus as­cen­sos ver­ti­gi­no­sos y caí­das en pi­ca­do, in­ten­ta­do con­ju­rar un ata­que con mi­si­les tie­rraai­re de los ta­li­ba­nes; aún te­nía­mos que afron­tar la par­te más pe­li­gro­sa del via­je: un he­li­cóp­te­ro Si­korsky nos iba a con­du­cir a Sang Atesh, el rin­cón per­di­do de Af­ga­nis­tán don­de un cen­te­nar de sol­da­dos es­pa­ño­les vi­vían en­te­rra­dos en ma­dri­gue­ras vi­gi­lan­do una ca­rre­te­ra que lle­va­ba a nin­gu­na par­te ba­jo el fue­go de la in­sur­gen­cia. Esa úl­ti­ma par­te del vue­lo fue te­rri­ble; el he­li­cóp­te­ro de­rra­pa­ba co­mo un ska­te a ras de sue­lo mien­tras un ti­ra­dor col­ga­do con un ar­nés so­bre el va­cío apun­ta­ba su ame­tra­lla­do­ra a to­do lo que se mo­vía aba­jo. Cuan­do to­ma­mos tie­rra, nos gol­peó un ai­re abra­sa­dor de 50 gra­dos mien­tras una cor­ti­na de pol­vo nos ce­ga­ba y se pe­ga­ba a nues­tro su­dor. Car­me Cha­cón –ga­fas, blu­sa blan­ca, pan­ta­lón ne­gro, cas­co y cha­le­co an­ti­ba­las– pa­li­de­ció ba­jo su pe­sa­do ma­qui­lla­je y per­dió pie; fue un se­gun­do; na­die se

dio cuenta. Cha­cón le­van­tó la ca­be­za y es­tre­chó con fuer­za la mano que le ten­día un for­ni­do sar­gen­to de la Le­gión en po­si­ción de fir­mes. Se pu­so al fren­te de la co­mi­ti­va No po­día des­fa­lle­cer. Era la co­man­dan­te en je­fe. Unos mi­nu­tos antes me ha­bía en­se­ña­do una fo­to de su hi­jo

en su BB con el amor al­mi­ba­ra­do de una ma­dre primeriza. Con la ima­gen en la re­ti­na de aquel via­je, me ha­ce mu­cha gra­cia la le­yen­da que se ha ido cons­tru­yen­do de que Cha­cón no tie­ne ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Que es una ad­ve­ne­di­za. Cha­cón pue­de gus­tar más o me­nos a los so­cia­lis­tas del Pleis­to­ceno; vér­se­le más o me­nos la pa­ti­ta de su en­fer­mi­za am­bi­ción; ju­gar a fe­mi­nis­ta o ca­ta­la­na cuan­do in­tere­sa a sus fi­nes; y el lobby eco­nó­mi­co/me­diá­ti­co que le ro­dea (de Rou­res a su ma­ri­do, el ac­ti­vis­ta Mi­guel Ba­rro­so), pe­ro si al­go le so­bra a Car­me es ex­pe­rien

cia y de­ter­mi­na­ción. Un día un mi­li­tan­te po­pu­lar que al­can­za­ría un mi­nis­te­rio me ex­pli­ca­ba que hay tres ti­pos de enemi­gos: «los nor­ma­les, los mor­ta­les y los com­pa­ñe­ros de par­ti­do». Eso ha ocu­rri­do en esa ob­se­sión de al­gu­nos so­cia­lis­tas en di­bu­jar a Cha­cón co­mo una frí­vo­la pú­ber re­cién lle­ga­da a la ac­ción po­lí­ti­ca dis­pues­ta a be­ne­fi­ciar­se de los tiem­pos revueltos del hun­di­mien­to so­cia­lis­ta. Fal­so. Cha­cón es una só­li­da ap­pa­rat­chik que se ha pa­tea­do du­ran­te 25 años, cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro, el si­nuo­so ca­mino que con­du­ce des­de la su­fri­da mi­li­tan­cia en Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, una car­te­ra que, más allá de ju­gar a sol­da­di­tos y ha­cer­se fotos im­preg­na­das de ar­dor gue­rre­ro, per­mi­te fra­guar con­tac­tos in­ter­na­cio­na­les; pi­sar Bru­se­las y el Pen­tá­gono; otear el opa­co com­ple­jo mi­li­tar-in­dus­trial; fre­cuen­tar la Zar­zue­la, des­pa­char a dia­rio con el pre­si­den­te y ser acree­do­ra de los se­cre­tos del país vía los opa­cos dos­sier del CNI. Cha­cón, una fea gua­pa de cla­se

me­dia y ADN fa­mi­liar de iz­quier­das; ins­trui­da, via­ja­da, con idio­mas y una dis­ci­pli­na de hie­rro; con la eter­na ten­sión de los que as­pi­ran al má­xi­mo es­tre­lla­to y que a cau­sa de esa lu­cha in­te­rior a ve­ces de­ja trans­lu­cir un ges­to do­lo­ri­do, es el fu­tu­ro del PSOE, una for­ma­ción po­lí­ti­ca que ha go­ber­na­do en España más de 20 años sin que una mu­jer ha­ya lo­gra­do al­can­zar el olim­po de la Mon­cloa. Ella pue­de al­can­zar la pre­si­den­cia si con­si­gue por una vez no ti­rar­se a la pis­ci­na antes de que sue­ne el dis­pa­ro. En po­lí­ti­ca a ve­ces hay que

mi­rar al ho­ri­zon­te. Ga­llar­dón ya ha to­ma­do no­ta. Un día Car­me y Alberto pue­den ver­se las ca­ras. El desen­la­ce se­rá apa­sio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.