MÁS SE­XO ME­NOS MI­MOS

UN ES­TU­DIO DEL INS­TI­TU­TO KIN­SEY DI­CE, EN CON­TRA DE LO ES­TA­BLE­CI­DO, QUE NO­SO­TRAS QUE­RE­MOS MÁS AC­CIÓN Y ME­NOS PRE­LI­MI­NA­RES Y ELLOS BUS­CAN CA­RI­CIAS. ¿QUÉ HA­RÍAS SI ÉL TE DIE­RA MI­MOS CUAN­DO BUS­CAS UN RE­VOL­CÓN? Por Ve­ró­ni­ca Ma­rín

Marie Claire España - - NEWS -

Se han con­ver­ti­do ellos en osi­tos amorosos al tiem­po que no­so­tras mu­tá­ba­mos en vam­pi­re­sas ar­dien­tes? En una rá­pi­da en­cues­ta vía Facebook he­mos po­di­do com­pro­bar que a la pregunta de «¿Qué ha­ces si tu pa­re­ja te da mi­mos cuan­do tú le pi­des se­xo?», 19 de ca­da 20 mu­je­res res­pon­den co­mo María (24 años): «El día que un tío me pi­da o dé ca­ri­ñi­tos en vez de un buen re­vol­cón, lo de­jo». Con­tra to­do lo pre­go­na­do en las úl­ti­mas dé­ca­das a cer­ca de nues­tra de­bi­li­dad por las ca­ran­to­ñas, las pa­la­bras de amor y los lar­gos pre­li­mi­na­res, fren­te al di­rec­to al grano y el aquí te pi­lló, aquí te ma­to mas­cu­lino, aho­ra re­sul­ta que ni todos los hom­bres son de Mar­te ni to­das las mu­je­res son de Ve­nus. Y que la ten­den­cia es más bien opues­ta. Ha caí­do el pri­mer mi­to: los hom­bres de­man­dan más be­sos y ca­ri­cias que las mu­je­res. Así lo afir­ma un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Kin­sey en el que han par­ti­ci­pa­do ma­tri­mo­nios de cin­co paí­ses ( Bra­sil, Ale­ma­nia, Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos y España).

Pe­ro vol­vien­do a Facebook, una va­lio­sí­si­ma fuen­te pa­ra en­ten­der la idio­sin­cra­sia ac­tual de hom­bres y mu­je­res, a Ana (33 años) le pa­só lo peor que le po­dría ocu­rrir a una mu­jer de­seo­sa de mar­cha: ella que­ría ca­ma, pe­ro él pre­fe­ría una se­sión de ca­ri­cias. «Le en­can­ta­ba re­to­zar co­mo a los ga­tos. Pe­ro el se­xo le abu­rría un po­co, lle­gó un mo­men­to en que pre­fe­ría que le ras­ca­ra la es­pal­da», re­cuer­da. Est­her (27 años) lle­va tres años pa­de­cien­do la po­ca au­da­cia de su no­vio: «A ve­ces él quie­re ha­cer­lo de una for­ma de­ma­sia­do mi­mo­sa. No me gus­ta que nos be­se­mos cuan­do fo­lla­mos, y él me lo pi­de. Me di­ce que úni­ca­men­te me gus­ta la pe­ne­tra­ción, que quie­re más pre­li­mi­na­res. Pe­ro es­to só­lo me pa­sa cuan­do es­toy más desata­da. Bueno, lo de los be­sos me pa­sa siem­pre. No sé por qué. Me gus­tan, pe­ro más pa­ra el so­fá que pa­ra la ca­ma. Y a él le po­nen».

ME­NOS PREÁM­BU­LOS

¿Las mu­je­res pi­dien­do más pe­ne­tra­ción y me­nos pre­li­mi­na­res? Se­gun­do mi­to de­rri­ba­do. Ter­ce­ro: al­gu­nos chi­cos son más rea­cios, tam­bién, a tener se­xo la pri­me­ra ci­ta, lo que los ame­ri­ca­nos lla­man «touch and go». « La se­gun­da no­che que que­dé con mi ac­tual pa­re­ja pa­re­cía que to­do iba co­mo la se­da, las con­ver­sa­cio­nes eran flui­das, cam­biá­ba­mos de ga­ri­to con esa emo­ción que se pro­du­ce en las pri­me­ras sa­li­das; ade­más, a él se le no­ta­ba ner­vio­so por ese ges­to ado­ra­ble de qui­ta y pon de las ga­fas. El buen ro­llo se fue trans­for­man­do en una gran an­sie­dad por be­sar­le. Des­pués de pa­sa­das unas ho­ras, lle­gó el mi­la­gro, por fin se ma­te­ria­li­zó el be­so, in­ten­so pe­ro tor­pe, es­pe­ran­do en la co­la de un bar in­mun­do. Yo me mo­ría por con­ti­nuar el de­sen­freno en su ca­sa o en la mía», cuenta Yolanda (28 años). «Mien­tras le be­sa­ba, me ima­gi­na­ba una ima­gen su­per­bes­tia de los dos qui­tán­do­nos la ro­pa. Todos mis pen­sa­mien­tos de ca­len­tón des­me­di­do se trans­for­ma­ron en una mue­ca de amar­gu­ra cuan­do de él sa­lie­ron las pa­la­bras: “¡Uy!, me que­dan dos ho­ras pa­ra le­van­tar­me, me ten­go que ir pi­tan­do”. Pa­ra re­ma­tar­lo, yo no pu­de evi­tar de­cir­le: “Me he que­da­do con ga­nas de más”.» El tes­ti­mo­nio de Lau­ra (30 años) es aún más es­cla­re­ce­dor: «En­tre los 22 y los 26 tu­ve una vi­da se­xual muy ac­ti­va. Te­nía se­xo siem­pre que es­ta­ba con mi no­vio (prác­ti­ca­men­te todos los días). Era per­fec­to. Es­tá­ba­mos muy bien com­pe­ne­tra­dos y nun­ca nos abu­rría­mos. O eso creía yo. Un día, él me di­jo des­de de­ba­jo de las sá­ba­nas: “¿Tú no dis­fru­tas cuan­do te aca­ri­cio to­da la piel?”. “Por su­pues­to, mu­chí­si­mo.” “En­ton­ces, ¿por qué nun­ca me aca­ri­cias ni me das be­sos cuan­do es­ta­mos jun­tos? A mí tam­bién me gus­ta que me mi­men. ¿Qué pen­sa­rías si yo fue­se di­rec­to sin más pre­li­mi­na­res?”. Mi pa­re­ja de­man­da aten­cio­nes y ca­ri­cias cons­tan­te­men­te y yo aho­ra pon­go to­do mi em­pe­ño en com­pla­cer­lo».

CAM­BIO DE ROL

La se­xó­lo­ga Ma­rián Pon­te ex­pli­ca que es­te cam­bio de ro­les se de­be a que hoy la mu­jer ex­pre­sa sin pro­ble­mas un pa­pel ac­ti­vo. «Hay más fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a las in­for­ma­cio­nes se­xua­les y co­mu­ni­car los pro­pios de­seos sin cen­su­ras. Los chats y las webs es­tán a la or­den del día pa­ra co­no­cer a hom­bres y re­sul­ta más vi­si­ble. El se­xo se bus­ca y se en­cuen­tra más ex­plí­ci­ta­men­te. Has­ta el pun­to que des­de tu pro­pia ca­sa pue­des te­ner­lo (web­cams, ci­tas, etc.) sin nin­gún ti­po de preám­bu­lo. Mu­chas ve­ces las mu­je­res tie­nen un buen ni­vel de de­seo se­xual y pue­den vi­vir mal que sus pa­re­jas no es­tén tan dis­pues­tas a tener se­xo fron­tal y fre­cuen­te.» Pa­ra la se­xó­lo­ga Ali­cia Ga­llot­ti, au­to­ra de «Soy in­fiel, ¿y tú?» (Mar­tí­nez Ro­ca) y por­ta­voz de la pá­gi­na de ci­tas www.vic­to­ria­mi­lan.es, la se­xua­li­dad ac­ti­va ha si­do un de­re­cho que los hom­bres han ejer­ci­do des­de siem­pre. «Por suer­te han des­cu­bier­to que no pier­den su atrac­ti­vo si de­jan pa­so a la ter­nu­ra, es de­cir a su par­te “fe­me­ni­na”. En cam­bio, ellas han te­ni­do una se­xua­li­dad pos­ter­ga­da al ser­vi­cio del hom­bre y aho­ra han apren­di­do a dis­fru­tar sin cul­pa. Creo que la su­ma de es­tas dos si­tua­cio­nes ha si­do par­te del mo­tor de es­te cam­bio del que ha­bla el es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Kin­sey. Pa­sa lo mis­mo con la in­fi­de­li­dad fe­me­ni­na: hay una vi­si­bi­li­dad que antes era im­pen­sa­ble. Me es­cri­ben mu­je­res, jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes, que­ján­do­se de que ellos son los que aho­ra tie­nen “do­lor de ca­be­za” cuan­do ellas quie­ren se­xo.» Un cam­bio de rit­mo se­xual ca­da vez más evi­den­te.

«HOY EL SE­XO SE BUS­CA MÁS EX­PLÍ­CI­TA­MEN­TE. EXIS­TE UN CAM­BIO DE RO­LES: LAS MU­JE­RES CO­MU­NI­CAN SUS PRO­PIOS DE­SEOS SIN CEN­SU­RAS.»

Dcha., car­tel de «Vir­gen a los 40». De­ba­jo, «Ape­go y se­xua­li­dad», de Ja­vier Gó­mez Za­piain, y «Soy in­fiel, ¿y tú?», de Ali­cia Ga­llot­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.