SUMISATRIX

Marie Claire España - - ENTREVISTA - Por Ga­brie­la Wie­ner

LA PU­BLI­CA­CIÓN DE LA TRI­LO­GÍA ERÓ­TI­CA DE E.L. JA­MES HA ATI­ZA­DO EL FUE­GO DE UNA TEN­DEN­CIA YA EN AL­ZA: LOS JUE­GOS SE­XUA­LES DE DO­MI­NA­CIÓN Y SU­MI­SIÓN. ¿TE SO­ME­TE­RÍAS A UN HOM­BRE POR DE­SEO? ria­men­te el li­bro de Ja­mes sea tan ocio­so co­mo juz­gar­lo por su com­pro­mi­so con las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas. Fi­nal­men­te, que mu­chí­si­mas mu­je­res si­gan iden­ti­fi­cán­do­se con una tra­ma co­mo esa no di­ce más so­bre las chi­cas y la hu­ma­ni­dad en su con­jun­to que lo que ya re­ve­la el éxi­to de las no­ve­las de vam­pi­ros, los có­di­gos da vin­cis y los ma­nua­les de au­to­ayu­da.

SU­MI­SAS AL PO­DER

Aho­ra bien, con­si­de­rar co­mo un re­cla­mo ma­chis­ta que en el cen­tro de la his­to­ria y la con­tro­ver­sia es­té una mu­jer que de­ci­de –den­tro de la ver­sión ligth del sa­do­ma­so­quis­mo que ma­ne­ja Ja­mes– es­cla­vi­zar­se se­xual­men­te a un hom­bre pa­ra su pro­pio de­lei­te vo­lup­tuo­so, pa­re­ce ex- ce­si­vo. To­das sa­be­mos que pa­ra en­trar en la ca­ma hay que de­jar las pan­car­tas en la puer­ta, aun­que lue­go vol­va­mos a la lu­cha. En los úl­ti­mos tiem­pos he­mos vis­to sa­lir a la luz mu­chos ca­sos de hom­bres po­de­ro­sos que go­zan de ser so­me­ti­dos en la in­ti­mi­dad. ¿Por qué no po­dría efec­tuar­se la mis­ma su­bli­ma­ción en una mu­jer po­de­ro­sa que, ejer­cien­do su li­ber­tad se­xual, se asu­me co­mo su­mi­sa? Pa­ra Ve­nus O’Ha­ra, blog­ge­ra de se­xo de «El País» y mo­de­lo fe­tish, la do­mi­na­ción de la mu­jer por el hom­bre co­mo fuen­te de pla­cer es hoy más que nun­ca un te­ma ta­bú, aun­que es­te­mos ha­blan­do de se­xo y fan­ta­sía: «Yo, sin em­bar­go, siem­pre he creí­do que la per­so­na que in­ter­pre­ta el rol de su­mi­so es la que real­men­te tie­ne el po­der. No

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.