M

Marie Claire España - - EDITO -

KARL LA­GER­FELD SE PO­NE DE­TRÁS DE LA CÁ­MA­RA PA­RA DIS­PA­RAR LA POR­TA­DA DE MA­RIE CLAI­RE 25 AÑOS. edia­no­che de ju­nio en Pa­rís. Ha­ce ape­nas me­dia ho­ra que Karl ha co­gi­do la cá­ma­ra, des­pués de ce­nar. Sus cin­co asis­ten­tes –ca­pi­ta­nea­dos por Eric Pfrun­der (30 años a su la­do)– con­for­man un en­gra­na­je so­fis­ti­ca­do con per­fec­ción pru­sia­na. Fré­dé­ric, Oli­vier, Xa­vier, Ber­nard y Lu­do­vic son sus fie­les es­cu­de­ros, la com­pli­ci­dad re­bo­sa en las pau­sas. «Es un maes­tro de la crea­ción es­cé­ni­ca, so­lo ne­ce­si­ta tres dis­pa­ros –di­ce Fré­dé­ric–. A di­fe­ren­cia de otros equi­pos, co­mo el de Lind­berg, aquí no hay je­rar­quías. To­dos con­ta­mos por igual, to­dos com­par­ti­mos su cul­tu­ra, él nos ha for­ma­do», aña­de. «Si he­mos apren­di­do al­go con Karl es a mi­rar­lo to­do, es Só­cra­tes pa­seán­do­se por el jar­dín con sus alum­nos», ase­gu­ra Pfrun­der. «Es el Andy War­hol de nues­tro tiem­po», acier­ta a de­cir la mo­de­lo Hei­di Mount des­pués de la se­sión. Karl se sube en una pe­que­ña ta­ri­ma. A los tres dis­pa­ros ya pre­gun­ta, in­quie­to: «¿Có­mo lo veis?». En­tre­ga la cá­ma­ra a Fré­dé­ric y va al or­de­na­dor. «Pas mal, non?». Nos reuni­mos en su des­pa­cho y co­men­ta­mos una no­ti­cia del «WWD», un pe­rió­di­co de mo­da que ado­ra. «No me im­por­ta que la gen­te a la que ad­mi­ro me cri­ti­que por­que su opinión tie­ne va­lor pa­ra mí. Y los que no me im­por­tan, me da igual lo que di­gan, bueno o ma­lo, por­que no les leo.» En­ri­que Cam­pos, nues­tro di­rec­tor de mo­da, trae una más­ca­ra de Phi­lip Treacy, «se pa­re­ce al mos­ta­cho de Da­lí –co­men­ta Karl–. Jon es es­tu­pen­do, me en­can­ta tra­ba­jar con él, y con Hei­di, y con Ka­ti, que aho­ra es­tá on the top».

HIS­TO­RIA DE UNA POR­TA­DA

Amor a tres, una his­to­ria so­bre el de­seo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta. En blan­co y ne­gro. Opi­na so­bre ca­da tra­je. «Mu­cho me­jor lo que ha­ce aho­ra Bal­main», sen­ten­cia. De vez en cuan­do sa­ca una ca­de­na de un sa­co don­de lle­va va­rias al­ha­jas y se la co­lo­ca a la mo­de­lo. Cuan­do tie­ne la fo­to nos lla­ma: «En­ri­que, Joa­na, ¿qué os pa­re­ce? Pas mal, non?». «Pas mal, Mon­sieur.» Mien­tras re­co­gen, se sien­ta en la es­ca­le­ra que da a la ca­lle. Son las dos de la ma­dru­ga­da y Karl bro­mea con los trans­por­tis­tas. Les da un bi­lle­te ver­de, a es­con­di­das. «Ha si­do di­ver­ti­do. Gra­cias por el iPod de mú­si­ca es­pa­ño­la, sue­na to­do el día en mi ca­sa.» Y nos be­sa un po­co me­nos al ai­re que la pri­me­ra vez, apre­tán­do­nos la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.