JAR­DÍN SE­CRE­TO

IT GIRL PA­RI­SI­NA POR AN­TO­NO­MA­SIA MIEM­BRO DE UN MÍ­TI­CO CLAN AR­TÍS­TI­CO, LOU DOI­LLON PU­BLI­CA SU PRI­MER DIS­CO.

Marie Claire España - - PLACERES - Por Car­les Gá­mez

QUÉ LI­BE­RA­CIÓN NO TE­NER QUE VOL­VER A DE­MOS­TRAR CA­DA DÍA QUE NO ES EL PA­TI­TO FEO DEL CLAN.

El ob­je­ti­vo de Karl La­ger­feld cap­tó su be­lle­za abrup­ta y, con­ver­ti­da en una de sus mu­sas, la de­po­si­tó en la ico­no­gra­fía del si­glo XXI. La hi­ja de Ja­ne Bir­kin y del rea­li­za­dor Jac­ques Doi­llon ya des­ti­la­ba en­ton­ces su per­fil lu­mi­no­so de it girl en ese ca­mino de bal­do­sas ama­ri­llas en­tre el ci­ne y la mo­da que con­du­ce al País de Oz y las ce­le­bri­ties. No le ha­bía si­do fá­cil en­con­trar su lu­gar a la som­bra del po­de­ro­so clan Gains­bourg. Co­mo mues­tra de re­bel­día, fren­te al uni­for­me familiar –jeans, t-shirt, za­pa­ti­llas Con­ver­se–, Lou Doi­llon (Pa­rís, 1982) abra­zó una ima­gen más ex­cén­tri­ca y re­bel­de en ese trán­si­to ha­cia el mun­do adul­to que su­po­ne la ado­les­cen­cia, mien­tras se pa­sea­ba des­cal­za por Saint-Ger­main-des-Prés. Su apren­di­za­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co tie­ne lu­gar den­tro de ese pai­sa­je crea­ti­vo que es el ci­ne de au­tor y a las ór­de­nes de su pa­dre, Jac­ques Doi­llon. Lue­go lle­ga­rán al­gu­nas ex­pe­rien­cias tea­tra­les y una ca­rre­ra im­por­tan­te co­mo mo­de­lo –Gi­venchy, Lee Coo­per, Va­nes­sa Bruno–, has­ta al­can­zar su úl­ti­ma re­ve­la­ción: la mú­si­ca y un elo­gia­do de­but dis­co­grá­fi­co. Su ál­bum «Pla­ces» (Uni­ver­sal) ha pues­to de re­lie­ve que es­to de la can­ción no pa­sa­ba por un ca­pri­cho de «hi­ja de». Con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción del dis­co con­fe­sa­ba: «la mú­si­ca ha si­do du­ran­te mu­cho tiem­po mi jar­dín se­cre­to», can­cio­nes des­ti­la­das en la in­ti­mi­dad que no iban más allá de los mu­ros fa­mi­lia­res. Ha he­cho fal­ta que apa­re­cie­se Étien­ne Daho, ese nom­bre má­gi­co que aso­cia­mos a in­tér­pre­tes co­mo Fra­nçoi­se Hardy, Va­nes­sa Pa­ra­dis o la pro­pia her­ma­na de Doi­llon, Char­lot­te Gains­bourg, pa­ra que las can­cio­nes que ha­bía ido de­po­si­tan­do con pu­dor vie­ran fi­nal­men­te la luz. La de­bu­tan­te no ha te­ni­do pro­ble­mas en so­me­ter­se a un strip­tea­se aními­co y con­tar­nos, con ele­gan­cia, sus su­fri­mien­tos, ce­los y otros in­fier­nos par­ti­cu­la­res en un dis­co ta­mi­za­do por una suer­te de me­lan­co­lía bu­lli­cio­sa que re­co­rre to­das las can­cio­nes. Lou sa­be que las com­pa­ra­cio­nes, ade­más de odio­sas, son inevi­ta­bles, y los nom­bres de su ma­dre, Ja­ne Bir­kin, o su her­ma­na Char­lot­te Gains­bourg siem­pre es­ta­rán en bo­ca de al­guien. Pe­ro en «Pla­ces» su voz sur­ge po­de­ro­sa e in­de­pen­dien­te y, pues­tos a bus­car al­go de ADN, el ras­tro nos de­ja evo­ca­cio­nes di­ver­sas: Leo­nard Cohen, Cat Po­wer o Ma­rian­ne Faith­full. Cuen­ta Doi­llon que, una vez fi­na­li­za­do el ál­bum, Étien­ne Daho le su­su­rró: «A par­tir de aho­ra ya nun­ca más ten­drás ne­ce­si­dad de se­du­cir». Qué li­be­ra­ción no te­ner que vol­ver a de­mos­trar ca­da día que no es el pa­ti­to feo del clan…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.