EX­PLO­SIÓN FLO­RAL

EL JAR­DÍN DE SU CA­SA-MU­SEO NOS DES­CU­BRE UNA NUE­VA FA­CE­TA DE JOA­QUÍN SO­RO­LLA, MAES­TRO DE LA PIN­TU­RA ES­PA­ÑO­LA.

Marie Claire España - - PLACERES - Por G. Goe­na­ga

«SO­RO­LLA APLI­CÓ LAS NUE­VAS TEO­RÍAS POÉ­TI­CAS DE SU ÉPO­CA, CO­MO LA POE­SÍA PU­RA DE JUAN RA­MÓN JIMÉNEZ, A SU PIN­TU­RA.»

Re­sul­ta di­fí­cil creer que se pue­da hoy aña­dir al­go nue­vo so­bre un ar­tis­ta tan re­co­no­ci­do co­mo el va­len­ciano Joa­quín So­ro­lla. Y, sin em­bar­go, el mu­seo que lle­va su nom­bre en Ma­drid, y que fue la vi­lla pri­va­da del pin­tor, lo lo­gra con la ex­po­si­ción «Jar­di­nes de luz». Fren­te a la tra­di­cio­nal con­si­de­ra­ción de So­ro­lla co­mo un pin­tor emi­nen­te­men­te bur­gués, se­gui­dor de cier­ta tra­di­ción cos­tum­bris­ta e his­to­ri­cis­ta, los cua­dros de jar­di­nes que pin­tó a lo lar­go de sus úl­ti­mos vein­te años de vi­da re­ve­lan una nue­va fa­ce­ta que lo acer­ca más a los im­pre­sio­nis­tas fran­ce­ses y a Mo­net, coe­tá­neo su­yo, que tam­bién se re­ti­ró en su ma­du­rez a Gi­verny pa­ra pin­tar sus fa­mo­sas se­ries de jar­di­nes y ne­nú­fa­res. Co­mo Mo­net, So­ro­lla di­se­ñó su pro­pio jar­dín con es­pe­cial cui­da­do. «Se hi­zo traer plan­tas que cre­cían en la mis­mí­si­ma Al­ham­bra, y dis­pu­so una fuen­te y un es­tan­que pa­ra que co­rrie­ra el agua», co­men­ta uno de los co­mi­sa­rios de la mues­tra, el his­to­ria­dor y ex­di­rec­tor de mu­seos, co­mo el IVAM o el MNCARS, To­más Llo­rens. «To­do co­men­zó con sus via­jes a An­da­lu­cía, en torno a 1908. Allí des­cu­brió los jar­di­nes ára­bes y los pa­tios an­da­lu­ces, una for­ma aus­te­ra y to­tal­men­te dis­tin­ta de lo que es­ti­pu­la­ba la tra­di­ción eu­ro­pea, y que en esos mo­men­tos co­men­za­ba a ser reivin­di­ca­da por la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la», apun­ta Llo­rens. Es­to pro­du­jo una re­vo­lu­ción: So­ro­lla no so­lo cam­bió su tra­zo y su es­ti­lo «de una for­ma que, ex­tra­ña­men­te, ha pa­sa­do inad­ver­ti­da pa­ra los his­to­ria­do­res e in­ves­ti­ga­do­res has­ta hoy», sino que lo co­nec­tó con la sen­si­bi­li­dad sim­bó­li­ca de la épo­ca. «So­ro­lla apli­có las nue­vas teo­rías poé­ti­cas, en es­pe­cial la “poe­sía pu­ra” de su ami­go Juan Ra­món Jiménez, a su pin­tu­ra, crean­do unas obras in­ti­mis­tas y se­re­nas iné­di­tas en su pro­duc­ción an­te­rior». La ex­po­si­ción re­co­rre en cua­tro apar­ta­dos te­má­ti­cos el des­cu­bri­mien­to an­da­luz (fuen­tes, pa­tios y jar­di­nes) y la fi­nal trans­po­si­ción a su jar­dín par­ti­cu­lar, que hoy en día se con­ser­va in­tac­to. De ahí que es­ta ex­po­si­ción se plan­tee co­mo una ex­pe­rien­cia to­tal de su obra, don­de com­pa­rar sus cua­dros con ese ori­gi­nal que es, ade­más, un oa­sis de paz en pleno cen­tro de la ca­pi­tal.

Flo­res ro­mán­ti­cas en la nue­va co­lec­ción de Dolce & Gab­ba­na.

El jar­dín de su ca­sa, hoy mu­seo, fue ob­je­to de la pin­tu­ra de So­ro­lla (iz­da.). A la dcha., aba­jo, el pin­tor tra­ba­jan­do en es­te lu­gar en 1920.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.