KARL LA­GER­FELD

«MI CO­RA­ZÓN HA ABAN­DO­NA­DO MI HIS­TO­RIA» ES UN GE­NIO IN­CON­TES­TA­BLE. ES HIS­TO­RIA DE LA MO­DA. EN­TRA­MOS EN EL RE­FU­GIO DE NUES­TRO EDI­TOR IN­VI­TA­DO PA­RA CO­NO­CER AL DI­SE­ÑA­DOR MÁS IN­FLU­YEN­TE. AL HOM­BRE MIS­TE­RIO­SO.

Marie Claire España - - ENTREVISTA - por Joa­na Bo­net fotos Karl La­ger­feld

arl La­ger­feld nos in­vi­ta a co­mer a su ca­sa. «Es al­go ex­tre­ma­da­men­te ra­ro, ex­cep­cio­nal», ase­gu­ra Ca­ro­li­ne Le­bar (27 años jun­to al Kái­ser). Nos dan su có­di­go pri­va­do pa­ra en­trar al por­tal. Es un se­cre­to in­có­mo­do. El ini­cio de una in­mer­sión en el di­se­ña­dor más in­flu­yen­te de los úl­ti­mos 25 años; el pri­me­ro de cua­tro in­ten­sos en­cuen­tros. Un iPod so­li­ta­rio apa­ci­gua el sa­lón la­ca­do en ne­gro con mue­bles de Ghery. To­do es muy mas­cu­lino. Li­bros api­la­dos de Man Ray, Fla­nery O’Con­nor, Ca­po­te. Y unos ángeles re­mon­tan­do la es­ca­le­ra de ca­ra­col. So­bre el man­tel de lino, Diet Co­ke en una ja­rra de Bac­ca­rat. Ha­ce­mos tiem­po mien­tras tra­ta­mos de con­tro­lar los ner­vios. En­ri­que Cam­pos, di­rec­tor de mo­da de Ma­rie Clai­re, y yo ha­bla­mos de su equi­po. To­dos son guapos. «¿Es una con­di­ción?», le pre­gun­to a Le­bar. «Más que guapos, son ca­ris­má­ti­cos», rec­ti­fi­ca. ¿Al­gún de­fec­to del je­fe? «Las es­pe­ras, su no­ción del tiem­po. Pe­ro en las si­tua­cio­nes com­ple­jas es ex­tre­ma­da­men­te fá­cil. Soy afor­tu­na­da. Le co­noz­co mu­cho –aña­de–, pe­ro so­lo su la­do pro­fe­sio­nal. Él no mez­cla en ab­so­lu­to. Hay un Karl de lu- nes a vier­nes y otro de fin de se­ma­na. No ha­go pre­gun­tas per­so­na­les.» ¿Por res­pe­to? «La pa­la­bra res­pe­to no le gus­ta mu­cho. Di­ga­mos me­jor dis­cre­ción y bue­na edu­ca­ción.» Por fin sue­na el tim­bre. Lle­ga con bol­sas, pa­so cor­to y ágil, co­mo si an­du­vie­ra a sal­tos. En la mo­da no hay cons­truc­ción más icó­ni­ca que la su­ya. Es un ba­jo que pa­re­ce al­to. Un ex­gor­do fla­co. Un hom­bre sin edad. Su sar­cas­mo le­tal, su fa­ma de arro­gan­te. El hom­bre que lo sa­be to­do, que re­ci­ta a Emily Dic­kin­son o a Eça de Quei­rós. Una de las con­ver­sa­cio­nes más eru­di­tas de Pa­rís, se­gún «Le Fi­ga­ro». Exis­te un an­tes y un des­pués de su die­ta dra­co­nia­na. Cua­ren­ta ki­los. «Fui au­to­fas­cis­ta con­mi­go mis­mo», con­vie­ne. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en al­guien más di­ná­mi­co. Y en una ce­le­bri­dad. In­va­ria­ble­men­te con mi­to­nes, agu­jas de cor­ba­ta, tal­co en el pe­lo y su per­fu­me: «Bal d’Afri­que». Un lif­ting im­pe­ca­ble, ta­co­nes cua­dra­dos y sus cé­le­bres ga­fas os­cu­ras. Cuan­do se las qui­ta, du­ran­te el al­muer­zo, no es­con­den nin­gu­na de­for­mi­dad, sino unos pár­pa­dos sin bol­sas, con aires de ac­tor ale­mán. «Los mio­pes sin len­tes pa­re­ce­mos pe­que­ños

pe­rros an­sio­sos por ser adop­ta­dos. Una vez, una pe­rio­dis­ta con unos pe­chos enor­mes, con su­je­ta­dor ne­gro y un jer­sey trans­pa­ren­te, me di­jo que era mal­edu­ca­do por no qui­tar­me las ga­fas pa­ra la fo­to. “¿Te es­toy pi­dien­do yo que te qui­tes el sos­tén?”, le di­je.» To­do Pa­rís coin­ci­de en que KL ca­da vez es me­nos im­per­ti­nen­te y más en­can­ta­dor. Se­gún el ac­tor porno Bru­ce LaB­ru­ce, «un hu­mil­de so­fis­ti­ca­do».

OC­TU­BRE DE 2002

«Mi­re, To­kio en­tre las nu­bes.» Karl su­je­ta la fo­to re­cién im­pre­sa, con una pá­ti­na pla­tea­da so­bre un pa­pel glo­rio­so. Una vis­ta des­de la plan­ta 45 del ho­tel. Con bru­ma. «Mi­ra, Se­bas­tian –su mo­zo de es­pa­das, su hom­bre pa­ra to­do–: con las lám­pa­ras de Ch­ris­toff Koon. Po­dría pa­sar­me ho­ras mi­ran­do. No apor­ta mu­cho, pe­ro es per­fec­ta.» Tar­de de sol en el ba­rrio de Saint Ger­main, don­de se con­cen­tra el reino de KL: su ca­sa pri­va­da, la ca­sa pa­ra re­ci­bir in­vi­ta­dos, su des­pa­cho y su es­tu­dio, don­de nos en­con­tra­mos aho­ra, en la Rue de Li­lle. Es 7L, su librería de fotografía cu­ya tras­tien­da es­con­de un so­fis­ti­ca­do pla­tó con su ar­chi­fo­to­gra­fia­da bi­blio­te­ca em­pa­pe­lan­do los mu­ros has­ta el te­cho. To­do es co­ol, re­ga­do de cortesía y tra­di­ción pa­ri­sien­se. Ahí es­tá su fa­mi­lia elec­ti­va. Los de siem­pre. Fré­dé­ric, el maî­tre d’ho­tel que le acom­pa­ña des­de ha­ce 27 años, ha dis­pues­to las cru­di­tés en el co­me­dor. «Soy un ma­yor­do­mo pa­ra tiem­pos mo­der­nos», di­ce quien ha or­ga­ni­za­do más de 60 ex­qui­si­tos ser­vi­cios de me­sa en el úl­ti­mo ve­rano, así co­mo los me­nús an­ti­ca­ló­ri­cos di­se­ña­dos por su je­fe. El mis­mo que es res­pon­sa­ble de ser­vir­le li­tros de co­ca­co­la en cris­tal de La­li­que. To­dos lo ven to­do, co­mo Karl. Una mar­ca de la ca­sa, co­mo ase­gu­ra Eric Pfrun­der, di­rec­tor de ima­gen de Chanel y un personaje esen­cial en la bio­gra­fía de La­ger­feld. En el es­tu­dio no hay en­va­ra­mien­to. Ni la ten­sión pre­via a una pro­duc­ción. Ri­sas, ca­ma­ra­de­ría y un ir y ve­nir cons­tan­te de no­ve­da­des: el li­bro de An­to­nio, el di­bu­jan­te y fo­tó­gra­fo; el nue­vo re­loj de Karl; las fotos de To­kio; las de su ga­ta «Chou­pet­te» acos­ta­da ba­jo sá­ba­nas y fo­to­gra­fia­da por sus dos cui­da­do­ras, sin du­da su ma­yor ex­tra­va­gan­cia en es­te mo­men­to. Hi­per­ac­ti­va, la fa­mi­lia KL ha­ce mil co­sas di­fe­ren­tes. Pe­ro con nor­ma­li­dad y cortesía. Con bue­na edu­ca­ción. Es una de las ex­pre­sio­nes que más es­cu­cha­ré so­bre KL a lo lar­go de seis me­ses. La ver­dad es que era pre­vi­si­ble su in­con­tes­ta­ble au­to­ri­dad co­mo un nom­bre que ya for­ma par­te de la his­to­ria de la mo­da. Pe­ro no su pa­cien­cia, su tra­to gen­til allí don­de anida­ba la le­yen­da de di­vo dés­po­ta, enoja­do y ca­pri­cho­so. Es el Kái­ser, el je­fe, el maes­tro. El que con su in­tui­ción pro­di­gio­sa adi­vi­na que una mu­jer es­tá em­ba­ra­za­da an­tes de que ella mis­ma lo se­pa. El que te re­ga­la un li­bro o un iPod con lo úl­ti­mo –«si no es­tás al co­rrien­te de lo que se ha­ce en mú­si­ca es me­jor que de­jes la mo­da y te de­di­ques a la agroa­li­men­ta­ción»–. El que di­se­ña in­te­rio­res de he­li­cóp­te­ros o cos-

«ADO­RO A LA REI­NA. ES LA MÁS EDU­CA­DA

DE LA TIE­RRA. NO SE ME­RE­CE

EL TI­PO DE TON­TE­RÍAS DEL

REY.»

mé­ti­cos; el que di­bu­ja y edi­ta… El que se in­dig­na con­tra el pre­si­den­te Ho­llan­de, «ese im­bé­cil; se­rá tan desas­tro­so co­mo Za­pa­te­ro». Cin­cuen­ta años de ca­rre­ra y éxi­to, de cons­tan­te re­no­va­ción. Aban­de­ra­do de las can­tan­tes in­dies más des­pei­na­das del pop. «Il faut être ab­so­lu­ment mo­der­ne», co­mo Bau­de­lai­re. Pien­sa y ha­bla co­mién­do­se ver­ti­gi­no­sa­men­te las pa­la­bras. Cuan­do se har­ta de al­go sa­ca la len­gua. Edu­ca­da­men­te. Lo ve to­do al mo­men­to. Se le ha cri­ti­ca­do por su ego­cen­tris­mo, por re­pro­du­cir has­ta la ex­te­nua­ción su ima­gen. 74 años –se­gún los ma­le­di­cen­tes, se qui­ta cin­co–, sim­pa­ti­zan­te de Sar­kozy, pe­ro tam­bién de Michelle Oba­ma, ateo, con­tra­rio al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual (¡de­ma­sia­do bur­gués!). Y un lar­go amor con la mai­son Chanel que es­tá a pun­to de cum­plir 30 años. Nun­ca ha que­ri­do ser la reencarnac­ión de Co­co. Él es mu­cho más cul­to. Pe­ro, so­bre to­do, más rocks­tar. «No ten­go una per­so­na­li­dad, ten­go tres. Mi ver­sión fran­ce­sa de mí mis­mo es Chanel, mi ver­sión de mí mis­mo a se­cas es La­ger­feld y mi ver­sión ita­lia­na es Fen­di.»

«NO LE PRE­GUN­TES POR EL AMOR » Joa­na Bo­net: ¿Por qué ha acep­ta­do es­te pro­yec­to co­mo edi­tor in­vi­ta­do de Ma­rie Clai­re en su aniver­sa­rio?

Karl La­ger­feld: Por us­ted. J.B.: Oh, es muy ama­ble...

K.L.: Si quie­re, se lo pue­do es­cri­bir a mano. Lo que me im­por­ta son las per­so­nas. Y tam­bién que­ría ha­cer al­go en Es­pa­ña, aho­ra que las co­sas no es­tán muy bien en su país. Al­go op­ti­mis­ta, mos­trar mi apo­yo. J.B.: ¿Qué re­pre­sen­ta Es­pa­ña pa­ra us­ted? K.L.: Cuan­do era ni­ño es­ta­ba des­lum­bra­do por Car­men Ama­ya, la vi bai­lar cuan­do te­nía 12 años, ¡aque­lla mu­jer ves­ti­da co­mo un hom­bre! Go­ya, Cernuda, Pi­cas­so, El Ci­ga­la... Al­mo­dó­var, por quien sien­to una gran ad­mi­ra­ción y con el que pa­sé una no­che in­creí­ble en el Met de Nue­va York. Mi cua­dro pre­fe­ri­do es «Las Me­ni­nas». Es in­creí­ble… es­tás a 20 me­tros en la sa­la y ves to­dos los de­ta­lles; es la obra más su­bli­me. Ma­net y to­dos los gran­des se ins­pi­ra­ron en Ve­láz­quez. J.B.: En­ton­ces, co­no­ce bien el Pra­do… K.L.: Sí, cla­ro. Cuan­do iba a los mu­seos. Aho­ra ya no pue­do, por­que con el te­lé­fono los tu­ris­tas no me de­jan en paz….

J.B.: ¿Sien­te nos­tal­gia de no po­der pa­sear so­lo por la ca­lle?

K.L.: Es­ta pa­la­bra –nos­tal­gia– no exis­te pa­ra mí, no for­ma par­te de mi vo­ca­bu­la­rio. Nun­ca pue­do ir so­lo por la ca­lle. Pe­ro hay que acep­tar­lo. No se pue­de te­ner to­do. Es un fe­nó­meno tí­pi­co del si­glo XXI. El 99% de la hu­ma­ni­dad son es­pec­ta­do­res, el res­to es el que tie­ne un pú­bli­co.

J.B.: ¿Qué re­cuer­dos con­ser­va de su lle­ga­da a Pa­rís, cuan­do vino a ter­mi­nar sus es­tu­dios?

K.L: Ya co­no­cía Pa­rís. Mi pa­dre te­nía el des­pa­cho aquí en aque­lla épo­ca. Los ami­gos de mi ma­dre le de­cían: «Pe­ro có­mo man­das a un ni­ño de esa edad a Pa­rís». Y ella res­pon­día que hay gen­te que se pier­de y otra que no, y que yo per­te­ne­cía a los se­gun­dos. Te­nía ra­zón. J.B.: Sue­le ci­tar a me­nu­do a su ma­dre. K.L.: Sí, ella da­ba los me­jo­res con­se­jos. De­cía que Ham­bur­go era el puer­to del mun­do, pe­ro que no era el úni­co. Cuan­do le pre­gun­té de pe­que­ño qué era la ho­mo­se­xua­li­dad, me di­jo

–ha­ce cien años–, «es co­mo el co­lor del ca­be­llo, unas per­so­nas son rubias y otras mo­re­nas, no es na­da, no hay pro­ble­ma». J.B.: ¿A su ma­dre le gus­ta­ba la mo­da? K.L.: Sí, pe­ro la su­ya pro­pia, el es­ti­lo de los años vein­te. Los cua­ren­ta y cin­cuen­ta no le gus­ta­ban na­da. J.B.: ¿Có­mo lle­gó a us­ted el an­sia de be­lle­za? K.L.: Ah, nun­ca tu­ve que ir a bus­car­la fue­ra. J.B.: Su equi­po di­ce que us­ted cons­tan­te­men­te idea­li­za la vi­da y la be­lle­za. K.L.: Más nos va­le. J.B.: El mun­do tiem­bla, lleno de con­tra­dic­cio­nes, la cri­sis, el in­te­gris­mo…

K.L.: Es más sim­ple que eso. Oc­ci­den­te es­tá can­sa­do. Eu­ro­pa da lec­cio­nes de mo­ral, pe­ro qué quie­re que le di­ga… Yo no soy ca­tó­li­co, soy ateo, pe­ro el is­lam es una re­li­gión más re­cien­te que ejer­ce el mis­mo pa­pel que el cris­tia­nis­mo ha­ce si­glos. Des­pués de la co­lo­ni­za­ción fue­ron los de­re­chos del hom­bre los que cam­bia­ron aque­llo.

CUL­TU­RA A LA DE­RI­VA

J.B.: He pre­gun­ta­do si us­ted era muy eu­ro­peo y me han di­cho: «so­lo es eu­ro­peo».

K.L.: Fui edu­ca­do por eu­ro­peos y es cier­to que ha­blo cua­tro len­guas bas­tan­te a me­nu­do. Pe­ro hoy la cul­tu­ra eu­ro­pea no exis­te. Es cos­mo­po­li­ta. El arte mo­derno en Amé­ri­ca es muy fuer­te; no sé, no in­sis­ti­ría mu­cho en Eu­ro­pa. A mí me en­can­ta… Pe­ro el dra­ma de la cul­tu­ra eu­ro­pea es que el pa­sa­do es me­jor que el pre­sen­te. Des­gra­cia­da­men­te, la cul­tu­ra del XVIII, el Si­glo de las Lu­ces, era más so­fis­ti­ca­do. Es así. J.B.: ¿Qué de­tes­ta? K.L.: La pre­ten­sión. Y la gen­te po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, que sig­ni­fi­ca gen­te ha­blan­do so­bre ca­ri­dad. Es real­men­te des­agra­da­ble. J.B.: Me de­cía que Ho­llan­de odia a los ri­cos. K.L.: Es desas­tro­so. Los quie­re cas­ti­gar y, cla­ro, ellos se van, na­die in­vier­te. Los ex­tran­je­ros no quie­ren in­ver­tir más en Fran­cia, y así es­to no fun­cio­na. Ade­más, Fran­cia fue­ra de la mo­da, las jo­yas, los per­fu­mes y el vino no es com­pe­ti­ti­va. El res­to de pro­duc­tos no se ven­den. ¿Quién com­pra coches fran­ce­ses? Yo no. J.B.: ¿So­mos víc­ti­mas del mar­ke­ting? K.L.: Odio ese nom­bre, no sig­ni­fi­ca más que «mer­ca­do» en inglés, y la gen­te to­ma eso co­mo pro­fe­sión. No exis­te tal co­sa, el mar­ke­ting. No hay na­da más que la in­tui­ción.

J.B.: Di­ce que tra­ba­ja con el ins­tin­to, sin ha­cer-

«LA PASIÓN NO ES SO­LO UN CU­LO. DE­BE SER DE­POR­TI­VA Y LI­MI­TA­DA EN EL TIEM­PO.»

se mu­chas pre­gun­tas, que tam­bién tra­ba­ja con el al­ma. ¿Qué es el al­ma?

K.L.: Es el mo­tor, es un mix, es al­go un po­co su­til y me­ta­fí­si­co pa­ra el es­pec­ta­dor. No sé. J.B.: ¿De qué crea­ción su­ya es­tá más or­gu­llo­so? K.L.: Siem­pre creo que to­do se pue­de me­jo­rar. Paul Bour­get de­cía «por suer­te, to­da­vía que­da­mos al­gu­nos que no te­ne­mos nin­gu­na es­ti­ma por el mé­ri­to», y eso es exac­ta­men­te lo que me apli­co a mí mis­mo.

J.B.: Des­pués de ha­ber pa­sa­do sie­te me­ses con su equi­po ten­go la im­pre­sión de que es co­mo una gran fa­mi­lia, su fa­mi­lia de elec­ción.

K.L.: Mi no­ve­la fa­vo­ri­ta de Goet­he es «Las afi­ni­da­des elec­ti­vas».

J.B.: Ellos mis­mos me di­cen que es us­ted co­mo un maes­tro, un Só­cra­tes.

K.L.: No soy maes­tro de na­da, si aca­so… maes­tro de la si­tua­ción. No ten­go una vi­sión tan ele­va­da de lo que ha­go. En to­do ca­so, la fi­de­li­dad es re­cí­pro­ca. J.B.: ¿Qué opi­na de la prin­ce­sa Le­ti­zia? K.L.: Me en­can­ta, pe­ro a quien ado­ro es a la Rei­na. Le­ti­zia es muy gua­pa, fan­tás­ti­ca, enér­gi­ca y en­can­ta­do­ra. Pe­ro la Rei­na es la per­so­na más edu­ca­da de la Tie­rra. Y no se me­re­ce el ti­po de ton­te­rías que ha co­me­ti­do el Rey. J.B.: ¿Y de Ka­te Midd­le­ton? K.L:. En­can­ta­do­ra. Pe­ro ¿sa­be quién es mi fa­vo­ri­ta? La da­ne­sa. Es di­vi­na, muy in­te­li­gen­te y muy gua­pa.

J.B.: Fra­nçoi­se Sa­gan de­cía que la ad­mi­ra­ción es amor con­ge­la­do.

K.L.: Sa­gan era una es­cri­to­ra su­per­fi­cial pe­ro de­cía co­sas be­llí­si­mas, aun­que yo pre­fie­ro una fra­se de Paul Clau­del: «El odio y el des­pre­cio son

EN EL ES­TU­DIO Arri­ba, La­ger­feld fotografía a Ka­ti Nes­cher pa­ra Ma­rie Clai­re en el hô­tel par­ti­cu­lier don­de tie­ne las ofi­ci­nas de su mar­ca. A la dcha., re­pro­duc­ción tro­que­la­da de su ima­gen y un co­lla­ge en su es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.