LAS PIS­CI­NAS HA­CEN LAS VE­CES

DE MI­RA­DO­RES DE DÍA Y DE ES­CE­NO­GRA­FÍA DE NO­CHE, CUAN­DO UN GRU­PO DE BAI­LA­RI­NES Y MÚ­SI­COS LAS USAN CO­MO TE­LÓN DE FON­DO.

Marie Claire España - - LIFESTYLE -

pier­tan con sus can­tos a la sa­li­da del sol y nos po­nen en mar­cha ha­cia el mer­ca­do de Pa­yan­gan, pa­ra ha­cer la com­pra que lue­go co­ci­na­re­mos en una cla­se de co­ci­na en el pue­ble­ci­to de Ke­de­wa­tan. Por­que no so­lo de ple­ga­rias vi­ve el hom­bre. Com­pra­mos las cua­tro cla­ses de arroz que se cul­ti­van en Ba­li: ma­rrón, ne­gro, blan­co y el glu­ti­no­so (que se usa pa­ra pos­tres). Las anaran­ja­das ca­lén­du­las, pa­ra las ofren­das, el in­ten­so ro­jo de los chi­les, el ver­de del le­mon­grass, el ro­jo de los man­gos ma­du­ros y el ama­ri­llo fuer­te de las ba­na­nas po­nen una inol­vi­da­ble no­ta de co­lor. An­tes y des­pués de co­ci­nar ha­ce­mos las ofren­das en tem­ple­tes (ca­da ca­sa tie­ne el su­yo) que man­da la tra­di­ción. Mien­tras pi­ca­mos jen­gi­bre y ho­jas de li­ma ka­fir, los co­ci­ne­ros nos ex­pli­can que pa­ra ellos lo im­por­tan­te es la co­mu­ni­dad, la re­li­gión, la fa­mi­lia y el tra­ba­jo, y que en las ofren­das y ri­tua­les se pi­de por to­do ello. A la vuel­ta vi­si­ta­mos Ubud, con nu­me­ro- sas tien­das de ar­te­sa­nía, jo­yas y los tra­di­cio­na­les sa­rongs, in­dis­pen­sa­ble pa­ra cu­brir­se el cuer­po du­ran­te el cul­to a los dio­ses. Al día si­guien­te vi­si­ta­mos el río Ayung, bor­dea­do por ru­tas de trek­king, y lo ha­ce­mos a lo­mos de un ele­fan­te.

DE RA­NAS Y PRIN­CE­SAS

Si Aman­da­ri mi­ra­ba a la sel­va y los arro­za­les, el ho­tel Aman­ki­la (Co­li­na Pa­cí­fi­ca) mi­ra al mar. Unos hués­pe­des ha­cen cru­ce­ros ma­ti­na­les en los ex­clu­si­vos bar­cos a su dis­po­si­ción pa­ra ha­cer snor­ke­ling o bu­cear, mien­tras otros prac­ti­can el padd­le surf. Allí nos re­ci­be Ale­jan­dro Gu­tié­rrez, el úni­co es­pa­ñol de la com­pa­ñía en el mun­do. «Tra­ba­ja­ba en ban­ca en As­tu­rias, pe­ro al ver la que se ave­ci­na­ba me fui a Ir­lan­da; allí me di cuen­ta de lo que me gus­ta­ba la hos­te­le­ría. Hi­ce un más­ter y al po­co me ofre­cie­ron tra­ba­jar en la em­pre­sa so­bre la que ha­bía rea­li­za­do mi te­sis, ¡un sue­ño he­cho reali­dad» Las ha­bi­ta­cio­nes/vi­llas, con un ves­ti­dor en el que ca­bría otro dor­mi­to­rio, tie­nen gran­des te­rra­zas con ca­mas de día y ba­ñe­ras con vis­tas a la ve­ge­ta­ción y al mar. El aro­ma de un ces­to de nar­dos y el pe­rió­di­co en la ha­bi­ta­ción nos dan los bue­nos días. Los de­sa­yu­nos se ha­cen jun­to a las pis­ci­nas es­ca­lo­na­das, con el im­po­nen­te mon­te Agung a nues­tra es­pal­da. Las co­mi­das li­ge­ras (Ale­jan­dro se ha en­car­ga­do de co­lar unas co­cas ma­llor­qui­nas y una san­gría pre­mium en el me­nú) se rea­li­zan jun­to al Beach Club y su pis­ci­na ro­dea­da de pal­me­ras. Cuan­do una pa­re­ja con­tra­ta una ce­na ro­mán­ti­ca en la pla­ya, es­ta pa­sa a ser de uso ex­clu­si­vo pa­ra ellos. El ho­tel es muy po­pu­lar pa­ra bo­das y lu­nas de miel, pe­ro tam­bién por su al­ta con­ce­tra­ción de VIP; sin ir más le­jos, no­so­tros nos cru­za­mos con Katy Perry y su sé­qui­to, cual si fue­ra la dio­sa Ka­li. Al ano­che­cer, ca­si sin dar­nos cuen­ta, to­do se lle­na de co­ji­nes, al­moha-

do­nes y ve­las, crean­do un chic gra­de­río en el que nos ins­ta­la­mos mien­tras Ale­jan­dro ayu­da con las be­bi­das y dis­tri­bu­ye cu­cu­ru­chos de ho­ja de ba­nano lle­nos de anacardos ca­lien­tes. Nos sor­pren­den los bai­la­ri­nes y la or­ques­ta en vi­vo, que na­rra el «Kem­bang Ce­ke­pung», el cuen­to po­pu­lar de la ra­na que se con­vier­te en prín­ci­pe. Al día si­guien­te nos su­bi­mos al co­che pa­ra re­co­rrer el es­te de Ba­li. Pri­me­ro los jar­di­nes y ba­ños (llé­va­te ba­ña­dor) de Tir­ta­gang­ga, ro­dea­do de tem­plos. Aca­ba­mos el tour en el pue­blo tra­di­cio­nal de Ten­ga­nan. Re­ma­ta­mos el día con un fes­tín de «ta­pas» in­do­ne­sias lla­ma­do Rijst­ta­fel en Aman­ki­la. Par­ti­mos ha­cia la pe­nín­su­la del sur de la is­la, que es la zo­na va­ca­cio­nal más co­no­ci­da de Ba­li. Lle­ga­mos a Ama­nu­sa, is­la pa­cí­fi­ca, en Nu­sa Dua, mi­ran­do al azul tur­que­sa del océano Ín­di­co. La pla­ya aquí es de are­na blanca. Es fa­bu­lo­so el desa­yuno en las ca­mas ba­li­ne­sas, muy bue­na la co­ci­na tai a me­dio­día y la ita­lia­na, en el jar­dín jun­to a la pis­ci­na, por la no­che. Cer­ca del ho­tel, jun­to al mar, es­tá el tem­plo de Ge­ger –mu­cho me­nos aje­trea­do que el ve­cino Pu­ra Luhur Ulu­wa­tu (si­glo XI), en el que hay que ir con cui­da­do por­que los mo­nos se de­di­can a ro­bar cá­ma­ras y ga­fas de sol–. A su la­do es­tá la pla­ya de la que par­ten los sur­fe­ros más co­ol (los de­más es­tán en Pa­dang Pa­dang, co­no­ci­da por el fil­me «Eat Pray Lo­ve»).

DES­PE­DI­DA EN EL SUR

Hay un mo­men­to de la tar­de en que la pla­ya, las pal­me­ras y las dis­co­te­cas se apa­gan y Ba­li se re­ve­la co­mo el cen­tro de energía es­pi­ri­tual que es. Y ahí es­ta­mos no­so­tros, mi­ran­do a so­las el atar­de­cer mo­rir so­bre las mu­ra­llas le­van­ta­das ha­ce mi­les de años, abra­za­das por la ma­le­za, que pa­re­cen me­di­tar en me­dio del si­len­cio. Has­ta le ape­te­ce a uno ser bue­na per­so­na. De re­gre­so, el Ama­nu­sa se pre­pa­ra pa­ra la no­che. Sue­na la mú­si­ca tra­di­cio­nal de los xi­ló­fo­nos he­chos de bam­bú mien­tras nos da­mos un ba­ño so­li­ta­rio en la pis­ci­na. El staff co­lo­ca con de­li­ca­de­za ve­las por to­das par­tes y las bu­gan­vi­llas anaran­ja­das de­jan caer poé­ti­ca­men­te sus flo­res so­bre la pis­ci­na. To­do pa­re­ce es­tar co­reo­gra­fia­do, in­clu­so el vue­lo de las go­lon­dri­nas que se ale­jan so­bre­vo­lan­do el agua.

GOL­PE DE EFEC­TO Al lle­gar a Aman­ki­la, la im­pre­sión no pue­de ser más sobrecoged­ora. Tres pis­ci­nas es­ca­lo­na­das mi­ran al es­tre­cho de Lom­bok, co­mo una es­pe­cie de au­di­to­rio acuá­ti­co que se fun­de con el mar. La vis­ta den­tro del agua es, sim­ple­men­te,...

MU­CHO CA­LOR (Y CO­LOR) Du­cha ex­te­rior en una de las ha­bi­ta­cio­nes de Ama­nu­sa, flo­res en un mer­ca­do cer­cano a Ubud y ofren­das en Ke­de­wa­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.