¿POR QUÉ LOS HOM­BRES OR­DE­NAN LOS PRO­DUC­TOS EN EL CA­RRI­TO DEL SU­PER­MER­CA­DO Y LAS MU­JE­RES NO?

PRE­GÚN­TA­LE A MA­NEL FUEN­TES

Marie Claire España - - REPORTAJE -

La obs­ti­na­ción fe­me­ni­na por el or­den del pro­duc­to ali­men­ti­cio se des­va­ne­ce cuan­do nos aden­tra­mos en un su­per­mer­ca­do. Yo, ha­bi­tual­men­te al man­do del ca­rri­to, in­ten­to or­ga­ni­zar la im­pa­ra­ble lle­ga­da de con­te­ne

do­res, la­tas, bo­tes, bo­te­llas y bol­sas. Es­ta­mos a un ni­vel 25 del Te­tris co­mo mí­ni­mo. Exis­te una ra­zón que jus­ti­fi­ca tal des­preo­cu­pa­ción: cua­tro rue­das gi­ra­to­rias, cha­sis de ace­ro, asien­to (de be­bé) aba­ti­ble... ¿de qué es­ta­mos ha­blan­do? Sí, de un vehícu­lo. El in­te­rior de cual­quier co­che es con­si­de­ra­do

por ella co­mo un te­rri­to­rio de se­gun­da ca­te­go­ría, un lu­gar di­fe­ren­te al ho­gar don­de una pue­de que­bran­tar la ley y, so­bre to­do, el or­den. El caos del ca­rri­to de la com­pra es un re­fle­jo de la anar­quía im­pe­ran­te en el co

che de mi muj... del su­je­to fe­me­nino. Y por un ins­tin­to de reac­ción, de au­to­ri­dad so­bre un te­rri­to­rio, aun­que sea pe­que­ño, el des­or­den y la su­cie­dad en el co­che nos irri­ta a no­so­tros. Un ca­rri­to de la com­pra caó­ti­co es la con­se­cuen­cia de abrir el ma­le­te­ro de su co­che y en­con­trar­se con: una cha­que­ti-

ta fi­ni­ta de por si a ca­so; un jer­sey tam­bién de por si a ca­so; un fou­lard o dos; un bol­so de emer­gen­cia; bo­te­llas de agua mi­ne­ral,

va­cías y lle­nas; re­vis­tas. En el asien­to tra­se­ro: otra cha­que­ti­ta; otro jer­sey; otro fou­lard; más agua; ca­ja de CD va­cía en el sue­lo. En el com­par­ti­men­to en­tre los dos asien­tos de­lan­te­ros: CD sin su ca­ja; li­bre­ta con bo­lí­gra­fo; clips; klee­nex; postits; ma­qui­lla­je de uso des­co­no­ci­do. Aun­que no nos im­por­ta; no dis­cu­ti­re­mos por eso. Pron­to lle­ga­rá el mo­men­to de me­ter la com­pra en la ne­ve­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.