POE­MA PA­RA KARL LA­GER­FELD

Marie Claire España - - PLACERES - Emily Dic­kin­son. Ver­sión de Nuria Amat

Do­blo mi chal y guar­do mi som­bre­ro, Ha­go con pre­ci­sión las pe­que­ñas ta­reas de la vi­da, Co­mo si por ser mi­nús­cu­las fue­ran in­fi­ni­tas, Pon­go en el ja­rro nue­vas flo­res Ti­ro las mar­chi­tas, Quito de mi ves­ti­do un pé­ta­lo Que ca­yó allí por un des­cui­do, Mi­do el tiem­po que fal­ta has­ta las ocho, ¡Es­toy tan ocu­pa­da! Y, sin em­bar­go, sien­to que en al­gún lu­gar re­mo­to Mi exis­ten­cia y mi ce­re­bro se de­tu­vo. Si mu­je­res y hom­bres nos lla­ma­mos, No po­de­mos que­dar quie­tos Cuan­do el mo­ti­vo por el que aquí ve­ni­mos De hue­co se­xo es­tá for­ma­do, Pues el va­cío en­ton­ces pue­de ser enor­me: Na­da col­ma el has­tío de la vi­da Tra­ba­jo es nues­tro si­mu­lar Que no des­cu­bran lo que so­mos Po­lí­ti­cos ni cien­tí­fi­cos, Con sus ojos te­les­có­pi­cos So­bre no­so­tros apun­ta­dos, Lan­za­dos en pro­ve­cho su­yo, No nues­tro, Les asus­ta­ría sa­ber có­mo tem­bla­mos, Y si en ver­dad te­ne­mos una bom­ba A pun­to de ex­plo­tar en nues­tro pe­cho Con­ser­ve­mos la cal­ma. Aun­que la vi­da no re­ga­le na­da, Me­jor si­ga­mos las ta­reas co­ti­dia­nas Con re­gu­la­ri­dad pre­ci­sa: So­lo así man­te­ne­mos su sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.