PRI­MA DON­NA... RO­SA­LÍA IGLE­SIAS

MU­JER DE BÁR­CE­NAS, NUE­VA PI­JA Y CON­DE­NA­DA A PA­GAR SEIS MI­LLO­NES DE EU­ROS. ¿QUIÉN SE ES­CON­DE TRAS ESE ABRI­GO DE PIEL?

Marie Claire España - - NEWS -

¿Quién se es­con­de tras el abri­go de piel de la mu­jer de Bár­ce­nas? Por J. Ro­drí­guez.

En As­tor­ga, Ro­sa­lía Igle­sias Vi­llar fue siem­pre co­no­ci­da co­mo Ro­si. Pe­ro en cuan­to ate­rri­zó en Alian­za Po­pu­lar (AP), con vein­ti­po­cos, pa­ra tra­ba­jar de te­le­fo­nis­ta, le pu­sie­ron de nom­bre «ca­ji­ta de bom­bo­nes». Era 1983. En AP se res­pi­ra­ba tar­do­fran­quis­mo. Su cú­pu­la es­ta­ba co­pa­da por ex­mi­nis­tros del ré­gi­men an­te­rior y la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na se li­mi­ta­ba a Lo­yo­la de Palacio e Isa­bel To­cino (am­bas del Opus). Dos jó­ve­nes des­ta­ca­ban en la ba­ta­lla por con­se­guir el fa­vor de Ma­nuel Fra­ga: Alberto Ruiz-Ga­llar­dón y Jor­ge Verstryn­ge. Fue el se­gun­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do, el que con­tra­tó a Ro­si en 1983 co­mo se­cre­ta­ria per­so­nal. Era al­ta, muy gua­pa, de ori­gen hu­mil­de y con mu­chas ga­nas de ha­cer­se un hue­co en la ca­pi­tal, don­de trabajaba de de­pen­dien­ta en una pe­le­te­ría.

Fue au­pa­da al pues­to por Ángel San­chís Pe­ra­les, un os­cu­ro per­so­na­je in­mer­so en asun­tos de co­bro de co­mi­sio­nes, al que Fra­ga ha­bía nom­bra­do te­so­re­ro del par­ti­do en 1982. San­chís se­ría el ne­xo en­tre Luis Bár­ce­nas y Ro­si

Igle­sias. Bár­ce­nas, ro­zan­do la trein­te­na, li­cen­cia­do en De­re­cho por Icade, na­tu­ral de Ca­la­ñas (Huelva), ha­bía lle­ga­do a AP de la mano de San­chís, con el que su pa­dre, di­rec­tor de una su­cur­sal del Ban­co Cen­tral, ha­bía he­cho ne­go­cios. Luis era un ti­po gran­de, de ges­tos im­pe for­tu­na. Pe­ro con mu­chas ga­nas de pros­pe­rar. Ella trabajaba en la plan­ta sép­ti­ma (la no­ble). en la es­ca­le­ra de Gé­no­va. La hi­ja del ta­xis­ta y el hi­jo del ban­ca­rio de pro­vin­cias nun­ca más vol­ve­rían a pa­sar ham­bre. Fra­ga lo de­sig­nó pa­ra la te­so­re­ría. De al­go te­nía que va­ler ser el com­pa­ñe­ro de es­ca­la­da de Luis Fra­ga, so­brino del - ría nun­ca más. A lo su­mo, ta­reas de res­tau­ra­ción de mue­bles. Y, de vez en cuan­do, ju­gar a marchante de ar­te. Pa­ra en­ton­ces ha­bían te­ni­do un hi­jo y Luis comenzado a ha­cer ca­ja. Co­rría el di­ne­ro a raudales. Ella no sa­bía de dón­de sa­lía. Ni si­quie­ra te­nía la lla­ve del bu­zón. Pe­ro su­po ven­gar­se de una du­ra in­fan­cia en el arra­bal as­tor­gano de San An­drés. Lo pri-

me­ro, com­prar­se un buen pi­so en el ki­ló­me­tro ce­ro del ba­rrio de Sa­la­man­ca. 220 me­tros en el número 34 de Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, un edi­ser­vi­cio. Y la mi­lla de oro del lu­jo, el co­to ce­rra­do de los Fie­rro y los March, a cin­co mi­nu

tos de ca­sa. Des­pués, Mar­be­lla; un buen pi­so en la mí­ti­ca Gua­dal­mi­na, una de las ur­ba­ni­za­cio­nes más ca­ras de la Cos­ta del Sol. Y pa­ra ter­mi­nar, adosado en Ba­quei­ra, un lu­gar en el que des­de los ochen­ta te po­días cru­zar en sus pis­tas con el Rey, Ra­to, Az­nar y Pu­jol. To­do tru­fa­do con co­ches in­gle­ses, ro­pa a me­di­da, pie­les de Nelsy Che­la­la, de­ta­lli­tos de Loe­we, Ro­lex, par­ti­das de ca­za, in­vier­nos en Sui­za y no­ches es­ti­va­les con el ma­tri­mo­nio Co­rrea y con Je­sús Se­púl­ve­da y Ana Ma­to. Hoy to­dos ba­jo sos­pe­cha. Sin ol­vi­dar la amis­tad in­con­di­cio­nal de Ma­riano des­de 1990 y con el que la pa­re­ja in­ter­cam­bia­ba ca­ri­ño­sos men­sa­jes. To­do se fas­ti­dió cuan­do los jue­ces me­tie­ron sus na­ri­ces en las cuen­tas de Ro­si. 500.000 eu­ros in­gre­sa­dos en me­tá­li­co en el ban­co de los que la se­ño­ra de Bár­ce­nas no po­día res­pon­der. Des­pués, una ex­ten­sa avalancha de car­gos cae­rían so­bre su me­le­na cui­da­da en Ches­ka: frau­de a Ha­cien­da, coope­ra­ción en blan­queo de ca­pi­ta­les, fal­se­dad do­cu­men­tal y ten­ta­ti­va de es­ta­fa pro­ce

sal. Ro­si des­fi­ló ca­mu­fla­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal. No con­ven­ció a na­die. El jus­ti­cie­ro juez Ruz le aca­ba de im­po­ner ci­vil de seis mi­llo­nes de eu­ros. Y las per­sia­nas de su pi­so ma­dri­le­ño, el sím­bo­lo de su ca­rre­ra a nin­gu­na par­te, es­tán siem­pre ce­rra­das y el por­te­ro ig­no­ra su pa­ra­de­ro. Sin em­bar­go, qui­zá el peor mo­men­to de Ro­si fue el pri­mer vis a vis que man­tu­vo con su ma­ri­do en la pri­sión de Soto del Real. Cuan­do un funcionari­o le en­tre­gó unas sá­ba­nas ás­pe­ras co­mo la li­ja y dos pre­ser­va que to­do ha­bía aca­ba­do.

CO­RRÍA EL DI­NE­RO Y ELLA NO SA­BÍA DE DÓN­DE SA­LÍA, PE­RO SU­PO VEN­GAR­SE DE UNA DU­RA IN­FAN­CIA EN AS­TOR­GA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.