¿JU­GA­MOS A LAS PELIS?

LOS #LITTLESECR­ETFILMS SON PE­LÍ­CU­LAS QUE SI­GUEN UN DE­CÁ­LO­GO Y SE ES­TRE­NAN POR IN­TER­NET. AVI­SO: ES­TA VER­TIEN­TE LÚ­DI­CA DEL CI­NE ES­PA­ÑOL ES CON­TA­GIO­SA .

Marie Claire España - - PLACERES - Por Ne­rea P. de las Heras

Mien­tras lees es­to, en al­gu­na par­te se es­tá ro­dan­do un #littlese­cre­tfilm (ese es su nom­bre, hash­tag in­clui­do), los ac­to­res im­pro­vi­san y el equi­po de ro­da­je tra­ba­ja fre­né­ti­ca­men­te por­que so­lo tie­ne 24 ho­ras pa­ra com­ple­tar una pe­lí­cu­la. El re­sul­ta­do se es­tre­na­rá por sor­pre­sa y por In­ter­net. Mi­les de per­so­nas lo ve­rán en sus or­de­na­do­res. Es­ta ju­gue­to­na nue­va ma­ne­ra de ha­cer ci­ne ya cuen­ta con más de vein­te tí­tu­los y ca­si 200.000 vi­sio­na­dos on li­ne. En­tre sus di­rec­to­res hay ci­neas­tas en el sen­ti­do tra­di­cio­nal, es­cri­to­res, guio­nis­tas y has­ta crí­ti­cos. Hoy, es­tas cu­rio­sas pro­duc­cio­nes es­tán pa­san­do de In­ter­net a fes­ti­va­les, sa­las de ci­ne y has­ta ca­na­les de te­le­vi­sión.

ENAMO­RA­DO DE LA MO­DA SE­CRET FILMS

El mo­vi­mien­to, que tie­ne su pro­pio de­cá­lo­go, lo que le ha va­li­do el so­bre­nom­bre de «dog­ma es­pa­ñol», fue una idea de Pa­blo Ma­que­da y Hai­zea G. Via­na. Ellos no pre­ten­dían crear una co­rrien­te con­tra­cul­tu­ral, sino un jue­go pa­ra es­pec­ta­do­res y rea­li­za­do­res. Y aquí por rea­li­za­dor pa­sa cual­quie­ra con vo­lun­tad, 24 ho­ras li­bres y nin­gu­na am­bi­ción eco­nó­mi­ca. «Que­ría­mos que la ren­ta­bi­li­dad no fue­ra co­mer­cial, sino emo­cio­nal. Es­to no es un can­to a la cul­tu­ra li­bre o a la gra­tui­dad, sino un re­ga­lo a los es­pec­ta­do­res», cuen­tan Pa­blo y Hai­zea. - ta­do en la Ci­ne­te­ca del Ma­ta­de­ro ma­dri­le­ño y en el fes­ti­val South de Cá­diz, en­tre otras pan­ta­llas gran­des, y su fres­cu­ra ha se­du­ci­do al ca­nal de te­le­vi­sión Ca­lle 13, que es­tre­na­rá una de es­tas pe­lí­cu­las al mes du­ran­te tre­ce me­ses. Uno de los di­rec­to­res par­ti­ci­pan­tes es el crí­ti­co de ci­ne Jor­di Cos­ta, que ya ro­dó «Pic­co­lo gran­de amo­re» si­guien­do el de­cá­lo­go. «Sa­bía que iba a me­ter la pa­ta, pe­ro co­mo te­nía que gra­bar en un día, equi­vo­car­me du­ran­te 24 ho­ras me pa­re­ció un ries­go ra­zo­na­ble», cuen­ta. Pue­de ser la emoción del re­to o la in­cons­cien­cia del jue­go, pe­ro al­go tie­ne es­te pe­que­ño ci­ne se­cre­to que lo ha­ce irre­sis­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.