EL OTO­ÑO DE LOS PA­TRIAR­CAS

TIE­NEN 76 AÑOS DE ME­DIA Y LAS ES­TAN­TE­RÍAS RE­PLE­TAS DE NO­BE­LES, PU­LIT­ZERS Y BOOKERS. PE­RO POR AL­GO SON LOS ME­JO­RES, Y SIEM­PRE HAY QUE VOL­VER A ELLOS.

Marie Claire España - - PLACERES - Por An­drés Pas­tor

1. MARIO VAR­GAS LLO­SA

«EL HÉROE DISCRETO» (AL­FA­GUA­RA) En su pri­me­ra no­ve­la tras la «locura» del No­bel –una re­lec­tu­ra del me­lo­dra­ma po­pu­lar car­ga­da de hu­mor–, Var­gas Llo­sa re­gre­sa a su país, el pu­jan­te Pe­rú de nues­tros días, pa­ra fir­mar una his­to­ria ejem­plar

en los tiem­pos que co­rren: la de Fe­lí­ci­to Ya­na­qué e Is­mael Ca­rre­ra, dos hom­bres que se atre­ven a mi­rar a su fu­tu­ro a los ojos, y a aga­rrar­le de las so­la­pas. Sus fans tie­nen, ade­más, otro mo­ti­vo de ale­gría: en ella

re­cu­pe­ra per­so­na­jes inol­vi­da­bles de su obra, co­mo el sar­gen­to Li­tu­ma, don Ri­go­ber­to, do­ña Lu­cre­cia o Fon­chi­to.

2. J.M. COET­ZEE

«LA IN­FAN­CIA DE JE­SÚS» (MON­DA­DO­RI) Ami­go de fá­bu­las lle­nas de me­tá­fo­ras y sím­bo­los, la nue­va no­ve­la del au­tor sud­afri­cano, una pa­rá­bo­la so­bre la iden­ti­dad en nues­tros tiem­pos glo­ba­li­za­dos, no de­cep­cio­na: un ni­ño y un adul­to cru­zan un océano pa­ra lle­gar a un in­no­mi­na­do país la­ti­noa­me­ri­cano en bus­ca de la madre del chi­co, de la que es­te no re­cuer­da na­da. Enig­má­ti­co y

des­con­cer­tan­te son dos ad­je­ti­vos que van bien con Coet­zee –al que le gus­ta ju­gar con sus lec­to­res–, y es­ta no es una ex­cep­ción. Pe­ro la gran pre­gun­ta es: ¿se­rá el pri­me­ro en ga­nar el Boo­ker por ter­ce­ra vez?

3. NA­DI­NE GOR­DI­MER

«ME­JOR HOY QUE MA­ÑA­NA» (ACANTILADO) La de­ca­na de nues­tros pro­ta­go­nis­tas re­cu­pe­ra los años de lu­cha

an­ti-apart­heid (cau­sa que com­ba­tió ac­ti­va­men­te, lo que le va­lió que al­gu­nos de sus li­bros fue­ran prohi­bi­dos en Su­dá­fri­ca) pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el fu­tu­ro de una pa­re­ja mix­ta de ac­ti­vis­tas, Ste­ve y Ja­bu, aca­ba­do el con­flic­to: ¿se­rá igual su com­pro­mi­so una vez que su amor ya no es­té prohi­bi­do? Si po­seer la pa­la­bra sig­ni­fi­ca re­ves­tir­se de au­to­ri­dad, tal y co­mo de­fen­die­ra ha­ce años en su dis­cur­so del No­bel, en­ton­ces no ca­be du­da de que, a pun­to de cum­plir los no­ven­ta, su voz es ley.

4. RI­CAR­DO PI­GLIA

«EL CA­MINO DE IDA» (ANA­GRA­MA) Un nue­vo li­bro del que pro­ba­ble­men­te sea el me­jor es­cri­tor en len­gua cas­te­lla­na «post boom» siem­pre es una gran no­ti­cia. Pe­ro es que, ade­más, su sex­ta no­ve­la lo tie­ne to­do pa­ra en­gan­char: una tra­ma de no­ve­la ne­gra clá­si­ca (a la que se aña­de una opor­tu­na sub­tra­ma po­lí­ti­ca); una am­bien­ta­ción de lo más su­ge­ren­te, en una uni­ver­si­dad

preppy del no­roes­te de EEUU que es co­mo «una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca de lu­jo»; y su aci­dez de siem­pre: «la do­ble vida for­ma­ba par­te de la cul­tu­ra de es­te país, ca­da tan­to un se­na­dor era des­cu­bier­to ves­ti­do de mu­jer».

5. RI­CHARD FORD

«CA­NA­DÁ» (ANA­GRA­MA) Cons­trui­da en un lar­guí­si­mo flash­back, na­rra el trau­má­ti­co pa­so a la ma­du­rez de unos ge­me­los se­pa­ra­dos a la fuer­za de su fa­mi­lia. Nos gus­ta por­que qui­ta el alien­to des­de

la pri­me­ra lí­nea: «Pri­me­ro con­ta­ré lo del atra­co que co­me­tie­ron nues­tros pa­dres. Y lue­go lo de los ase­si­na­tos, que vi­nie­ron des­pués». Por la em­pa­tía con la que el de Mi­si­si­pi mi­ra a sus des­va­li­dos per­so­na­jes (que, en cam­bio, no res­ta un ápi­ce de du­re­za a su re­tra­to de la Amé­ri­ca pro­fun­da). Y por su mano maes­tra en mez­clar me­lan­co­lía, lu­mi­no­si­dad, poe­sía y sus­pen­se en no­ve­las «big­ger than li­fe».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.