NOE­LIA SAN­CHO

«NO ES PO­SI­BLE VI­VIR CON UNA PA­RE­JA Y NO DE­TEC­TAR SU CA­RÁC­TER DES­PÓ­TI­CO O VIO­LEN­TO.»

Marie Claire España - - TENDENCIAS -

Psi­có­lo­ga, com­pa­ti­bi­li­za la psi­co­te­ra­pia con su ac­ti­vi­dad en las fun­da­cio­nes Eduard Pun­set y Trián­gu­lo, y la co­la­bo­ra­ción con me­dios. Ha tra­ba­ja­do con el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid en pro­gra­mas con mu­je­res víc­ti­mas de mal­tra­to.

No que­rer ver

«Es muy ex­tra­ño que una per­so­na con­vi­va con al­guien y no per­ci­ba ele­men­tos cla­ve en las con­duc­tas des­pó­ti­cas o do­mi­na­do­ras co­mo un cier­to com­por­ta­mien­to aso­cial o un dé­fi­cit afec­ti­vo. Otra co­sa es que lo quie­ra ig­no­rar y cie­rre los ojos a ello.»

Re­tra­to ro­bot

«El per­fil del do­mi­na­dor es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino (aun­que hay ex­cep­cio­nes), frío, in­tro­ver­ti­do, con una no­ta­ble fal­ta de em­pa­tía y ten­den­cia al ais­la­mien­to so­cial (no sue­le te­ner gru­po de ami­gos ni afi­cio­nes, por ejem­plo), que tra­tan de con­ta­giar a la pa­re­ja: “¿por qué que­das con no sé quién, que te tra­ta mal?”.»

¿Y los ce­los?

«No tie­nen por qué ser una ca­rac­te­rís­ti­ca del pro­to­ti­po. De he­cho, en la ma­yo­ría de los ca­sos –sal­vo en los ex­tre­mos– tien­den más a una ac­ti­tud en la que les da bas­tan­te igual que te va­yas con otro. Quie­ren man­te­ner­te a su la­do pa­ra ejer­cer su do­mi­nio, en ab­so­lu­to por­que te quie­ran.»

Es­tra­te­gia in cres­cen­do

«Es su­til y va a más: em­pie­za, co­mo de­ci­mos, con el ais­la­mien­to so­cial –ale­jar­te de ami­gos y fa­mi­lia– pa­ra des­pués so­ca­var tu se­gu­ri­dad me­dian­te, pri­me­ro, me­nos­pre­cios di­ri­gi­dos a des­alen­tar­te y des­mo­ti­var­te, que más ade­lan­te pa­san a la ri­di­cu­li­za­ción o hu­mi­lla­ción di­rec­tas: del “¿por qué ha­ces es­to si no se te da bien?” al “ese tra­ba­jo no es pa­ra ti, no tie­nes ca­pa­ci­dad”. Y por úl­ti­mo, po­ne en jue­go el mie­do y la in­ti­mi­da­ción. Cuan­do lle­ga­mos a es­te pun­to em­pie­za a ser di­fí­cil que una se se­pa­re de es­ta per­so­na.»

Con­tra­ata­que

«El pri­mer pa­so es ha­blar de ello con otras per­so­nas, ya que en es­te círcu­lo la reali­dad se dis­tor­sio­na. Des­pués, evi­den­te­men­te, bus­car ayu­da: des­de nues­tra red de apoyo has­ta or­ga­nis­mos co­mo el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, el te­lé­fono de ayu­da a mal­tra­ta­das... La in­for­ma­ción nos da po­der y hoy In­ter­net ha­ce más fá­cil en­con­trar­la. Y, por otro la­do, tam­bién la le­gis­la­ción po­ne aho­ra a dis­po­si­ción de las mu­je­res ser­vi­cios de aten­ción, guar­dias en los juz­ga­dos de vio­len­cia con­tra la mu­jer, etc.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.