UN MI­LA­GRO

Marie Claire España - - EDITO -

Ha­ce unos me­ses, a la sa­li­da de - lino, me hi­cie­ron una en­tre­vis­ta pa­ra un ca­nal de te­le­vi­sión por In­ter­net. ¿Qué te ha pa­re­ci­do la co­lec­ción?, ¿qué pren­da des­ta­ca­rías?... To­do iba bien has­ta que la pre­sen­ta­do­ra de­ci­dió sal­tar­se el guión y pre­gun­tar­me a look una di­rec­to­ra de mo­da con la que tra­ba­jé, se­gui­do de un «pa­re­ces Jil San­der», al­go que yo me to­ma­ba co­mo un ha­la­go, aun­que tal vez no có­mo­do...». Va­mos, abu­rri­do. En aquel mo­men­to me sen­tí exac­ta­men­te igual que cuan­do en una ce­na con ami­gas o en una reunión fa­mi­liar me plan­tean la si­guien­te cues­tión: ¿Có­mo sur­gen las ten­den­cias? ¿Por qué las gran­des mar­cas mues­tran so­bre la pa­sa­re­la, ca­si si­mul­tá­nea­men­te, idén­ti­cos ves­ti­dos y co­lo­res, cló­ni

cos tra­jes de cha­que­ta o si­mi­la­res fuen­tes de ins­pi­ra­ción? Se­gu­ra­men­te dan por he­cho que al­guien co­mo yo, que lle­va tan­tos años tra­ba­jan­do en es­to, de­be­ría sa­ber­lo. Tie­nen razón, de­be­ría, pe­ro lo cier­to es que no lo sé. Cla­ro que ten­go una res­pues­ta pre­pa­ra­da, la que he oí­do de­ce­nas de ve­ces a per­so­nas con más co­no­ci­mien­to que yo so­bre los en­tre­si­jos del mun­do de la mo­da. La gé­ne­sis de las ten­den­cias es­tá en las pre­dic­cio­nes de los co­ol­hun­ters, la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial, las fe­rias de te­ji­dos a las que - rrien­tes ar­tís­ti­cas, el pro­pio mo­vi­mien­to cí­cli­co de la mo­da... In­clu­so hay quien ha­bla de es­pio­na­je in­dus­trial. No du­do de que to­do es­to sea cier­to, pe­ro es­te «mi­la­gro» que se pro­du­ce, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, no de­ja de sor­pren­der­me. Me si­go que­dan­do ma­ra­vi­lla­da (y un po­co mos­quea­da, la ver­dad) cuan­do veo los des­fi­les y com­prue­bo que di­se­ña­do­res de to­dos los es­ti­los, tra­yec­to­rias, pro­ce­den­cias y eda­des «se po­nen de acuer­do» pa­ra mos­trar­nos qué va­mos a lle­var, com­prar, desear o de­tes­tar du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. Y es­ta tem­po­ra­da no iba a ser me­nos... ¿Qué se lle­va?, es una fra­se in­di­so­lu­ble a la rentrée y, no nos en­ga­ñe­mos, la ha­ce un po­co más lle­va­de­ra. En nues­tro The Fas­hion News es­tán to­das las ten­den­cias que tie­nen que es­tar: el neo­grun­ge, los ma­xi­abri­gos, los te­ji­dos mas­cu­li­nos, los cár­di­gans, las fal­das a me­dia pier­na... De­can­tar­se por unas u otras es al­go ca­si ge­né­ti­co, una pro­lon­ga­ción de nues­tra per­so­na­li­dad. El equi­po de mo­da de Ma­rie Clai­re lo ha he­cho en el re­por­ta­je «Nues­tros fa­vo­ri­tos» (pág. 126) y doy fe de que es así. Aho­ra es tu turno. No seas abu­rri­da...

Ana San­tos. Di­rec­to­ra asan­[email protected] @asan­tosmc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.