D

Marie Claire España - - MAGAZINE -

ías an­tes de que fi­na­li­za­se el año, ya se ha­bía ago­ta­do la edi­ción pa­ra J015 de

un li­bro de cuen­tas pa­ra el aho­rro do­més­ti­co. Con­ver­ti­do en un fe­nó­meno glo­bal, el éxi­to de es­te cua­derno ja­po­nés avan­za­ba que nues­tra economía co­ti­dia­na no atra­vie­sa un buen mo­men­to. He­mos in­da­ga­do pa­ra des­cu­brir las tram­pas que im­pi­den que lle­gues a fin de mes y, tam­bién, sus so­lu­cio­nes.

EU­ROS ES­CA­PIS­TAS

Sen­tir­se des­bor­da­do por las fi­nan­zas per­so­na­les es una de las do­len­cias que más se acu­san en la so­cie­dad mo­der­na. En un país en el que el sa­la­rio mí­ni­mo es de 648 eu­ros, pe­ro la fac­tu­ra de la luz su­pera de me­dia los 75 eu­ros, lle­gar a fin de mes es to­da una ha­za­ña. "Ocho de ca­da diez fa­mi­lias des­co­no­cen en qué par­ti­das se gas­tan el di­ne­ro", se­ña­la Lu­pi­na Itu­rria­ga, fun­da­do­ra de Fintonic, una apli­ca­ción de ges­tión fi­nan­cie­ra. Se­gún cuen­ta Jor­di Fabregat, di­rec­tor del Más­ter en Fi­nan­zas de Esade: "Su­bes­ti­ma­mos nues­tros gas­tos sin te­ner en cuen­ta los ex­tras que pue­dan sur­gir". De ahí que la ma­yo­ría de los me­ses no nos cua­dren las cuen­tas.

GAS­TAR CO­MO RE­COM­PEN­SA

Tras una in­ten­sa jor­na­da la­bo­ral con al­tas do­sis de es­trés, he­mos acep­ta­do el de­re­cho a dar­nos un ca­pri­cho. Re­com­pen­sas en for­ma de mo­da, es­ca­pa­das u ocio que su­pe­ran las po­si­bi­li­da­des de mu­chos bol­si­llos. "Exis­te una co­rrien­te cul­tu­ral en la que pre­do­mi­na el aquí y aho­ra, ob­vian­do la pla­ni­fi­ca­ción a me­dio o lar­go pla­zo", des­ta­ca el psi­có­lo­go Gui­ller­mo Fou­ce. "Bus­ca­mos una sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta y rá­pi­da", con­ti­núa. La ecua­ción se com­pli­ca cuan­do en nues­tra bi­lle­te­ra abun­dan tar­je­tas de dis­tin­tos ban­cos o uti­li­za­mos di­ver­sos me­dios de pa­go ( Pa­ypal o Bit­coin). "Son fac­to­res que di­fi­cul­tan sa­ber dón­de he­mos di­ri­gi­do el con­su­mo", co­men­ta Adrián Ca­po­te que, jun­to a Jo­sé Vi­cen­te Mar­tí­nez, es el fun­da­dor de Wha­llet. Es­ta per­mi­te co­no­cer al de­ta­lle dón­de se des­ti­na el di­ne­ro y ana­li­zar los gas­tos que son pres­cin­di­bles.

EL RIES­GO DE LA DEU­DA

Pen­sar que el lu­jo ac­ce­si­ble pue­de for­mar par­te de la co­ti­dia­ni­dad de un sa­la­rio me­dio es uno de los gran­des fa­llos fi­nan­cie­ros. Se­gún re­ve­la Fabregat, el pro­ble­ma más im­por­tan­te es ad­qui­rir una deu­da por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des: "El pa­go de un prés­ta­mo nun­ca pue­de su­pe­rar el 30% del sa­la­rio bru­to". Asi­mis­mo, los pla­zos de in­te­rés ac­tua­les pue­den cre­cer en al­gu­nos años y arrui­nar las ar­cas del ho­gar. "Hoy por hoy, la com­pra a cré­di­to es un in­con­ve­nien­te, per­mi­te gas­tar más allá de los in­gre­sos, lo cual es pe­li­gro­so", coin­ci­de Adrián Ca­po­te. To­mar­se un ca­fé de au­tor o des­ti­nar el cam­bio a com­pras com­pul­si­vas son ame­na­zas pa­ra el bol­si­llo cuan­do se con­vier­ten en ru­ti­nas. "Ima­gi­na una per­so­na que al­muer­za en el bar to­dos los días y se gas­ta tres eu­ros ca­da día la­bo­ra­ble, al final son 60 eu­ros, lo que su­po­ne un 6% de su suel­do si ga­na 1.000", acla­ra Ca­po­te.

LLE­GAR ES PO­SI­BLE

Aun­que pa­rez­ca cien­cia fic­ción, la cons­tan­cia y la mo­ti­va­ción son ar­mas más que su­fi­cien­tes pa­ra to­mar el man­do de la economía do­més­ti­ca. "Es co­mo un en­tre­na­mien­to que pa­sa por ini­ciar una con­ta­bi­li­dad per­so­nal. Es de­cir, me­dir y re­gis­trar ob­je­ti­va­men­te los des­em­bol­sos", ase­gu­ra Gui­ller­mo Fou­ce. Exis­ten tru­cos pa­ra gas­tar me­nos. Evi­tar ir al sú­per con ham­bre y lle­var una lis­ta son al­gu­nos de ellos. "No­so­tros re­co­men­da­mos com­pa­rar en va­rios si­tios an­tes de com­prar y com­pro­bar, an­tes de sa­lir de ca­sa, que has apa­ga­do to­dos los apa­ra­tos (evi­ta el mo­do re­po­so)", cuen­ta Ca­po­te. Pe­ro lo más im­por­tan­te: pién­sa­lo dos ve­ces an­tes de sa­car la tar­je­ta del bol­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.