M

Marie Claire España - - BELLEZA -

EVI­TAS EL SOL EN LA CA­RA, JA­MÁS TE VAS A LA CA­MA SIN DES­MA­QUI­LLAR­TE Y NUN­CA TE HAS EX­PLO­TA­DO UN GRA­NI­TO. Y SIN EM­BAR­GO, HAY UN NUE­VO SA­BO­TEA­DOR DE LA PIEL:

EL ES­TRÉS. APREN­DE A COM­BA­TIR­LO. ás de la mi­tad de las mu­je­res con eda­des com­pren­di­das en­tre 18 y 33 años se sien­ten es­tre­sa­das cin­co días a la se­ma­na, se­gún un es­tu pa­ra Eli­za­beth Ar­den. Si bien los pro­ble­mas la­bo­ra­les son al­gu­nos de los fac­to­res que más in se ha desa­rro­lla­do un nue­vo ti­po de es­trés cau­sa­do por las re­la­cio­nes so­cia­les o por la ne­ce­si­dad de es­tar co­nec­ta­do 24 ho­ras al mó­vil. Otro es­tu­dio rea­li­za­do por el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes es­ta­dou­ni­den­se Pew Re­search re­ve­la que los usua­rios de las re­des so­cia­les tien­den a sen­tir co­mo su­yos los pro­ble­mas que les cuen­tan sus ami­gos a tra­vés de la red, ge­ne­ran­do un ele­va­do ni­vel de an­gus­tia.

ÉPO­CAS DE ES­TRÉS

El por­cen­ta­je de per­so­nas es­tre­sa­das se dis­pa­ra al vol­ver de las va­ca­cio­nes es­ti­va­les. Se afec­ta al 35% de la po­bla­ción y sue­le du­rar en­tre 10 y 15 días. El lla­ma­do ‘sín­dro­me pos - so­nas que en otras. El doc­tor en Psi­co­lo­gía Va­len­tín Mar­tí­nez-Ote­ro acla­ra que pue­de ser "por la pro­pia per­so­na­li­dad (muy com­pe- ti­ti­va o par­ti­cu­lar­men­te in­se­gu­ra) y por la pro­pia cir­cuns­tan­cia la­bo­ral (ago­bian­te o con ma­las re­la­cio­nes). Cuan­to peor sea es­ta si­tua­ción más in­ten­so pue­de ser es­te es­trés". Las pau­tas pa­ra evi­tar­lo nos las da Ma­ría Ro­sa Fe­rre­ro, psi­có­lo­ga del Hos­pi­tal Vit­has Nues­tra Se­ño­ra de Amé­ri­ca: "No apu­rar las va­ca­cio­nes has­ta el día an­te­rior a in­cor­po­rar­nos al tra­ba­jo, co­men­zar por las ta­reas que más nos gus­ten y uti­li­zar los des­can­sos pa­ra rom­per con la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal".

PRO­BLE­MAS EN LA PIEL

La OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa - pa­ra la ac­ción. A prio­ri, es nor­mal sen­tir­se es­tre­sa­do en al­gún mo­men­to, in­clu­so pue­de ser bueno, "nos ayu­da a es­tar aler­ta y a su­pe Mar­tí­nez-Ote­ro. El pro­ble­ma vie­ne cuan­do se man­tie­ne en el tiem­po sin jus­ti­fi­ca­ción. "Hay un des­equi­li­brio hor­mo­nal que se pue - na Ga­rri­do, der­ma­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.