¡POR FIN, OC­TU­BRE!

Marie Claire España - - EDITO -

Por más que se ha­ble de ope­ra­ción re­tor­noD vuel­ta al co­leD nue­va tem­po­ra­da o nue­vos pro­pó­si­to­sD pa­ra mí sep­tiem­bre no es más que un mes de tran­si­ción. Una nebulosa de bue­nas in­ten­cio­nes y cier­ta de­pre­sión que nos trans­por­ta ca­si en vo­lan­das de en­tre are­naD ola­sD sies­tas y ami­gos a hor­mi­gón, as­fal­to, uni­for­mes y ae­ron­fix. Trein­ta días con­fu­sos en los que hay que re­cu­pe­rar la cons­cien­cia de lo que uno es y de lo que vi­ve. Trein­ta días pa­ra vol­ver a echar la ca­sa y la ca­be­za a an­dar tras se­ma­nas mis­sing. Trein­ta días pa­ra desasil­ves­trar ni­ño­sD pies y pe­lo. Acos­tar­se pron­toD vol­ver a la pe­lu­que­ríaD cal­zar­seD ¡y peor! su­bir­se a los ta­co­nes. En ca­saD re­or­ga­ni­zar ar­ma­rios y ne­ve­ra, aban­do­nar la lec­tu­ra com­pul­si­va, acer­tar a ves­tir­se pa­ra ex­pe­ri­men­tar to­das las tem­pe­ra­tu­ras po­si­bles en el mis­mo díaD con­cer­tar re­vi­sio­nes mé­di­cas, reunio­nes de pa­dres, ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res. En el tra­ba­jo, re­cor­dar cla­ves de ac­ce­so y con­tra­se­ñas, re­unir­se, pla­ni­fi­car, ana­li­zar y ar­gu­men­tar. En la vi­daD re­en­con­trar­se con ami­gos y fa­mi­lia pa­ra po­ner­se al día, tar­dar en apar­car, que­jar­se de la can­ti­dad de gen­te que hay en to­das par­tes... No es que du­ran­te sep­tiem­bre es­te­mos en en­ce­fa­lo­gra­ma plano. So­mos fun­cio­na­le­sD sa­ca­mos ade­lan­te cual­quier ta­rea y re­ci­bi­mos to­dos los

in­puts de lo que po­der es­pe­rar de la nue­va tem­po­ra­da en tér­mi­nos per­so­na­les, pro­fe­sio­na­les y de ocio, aten­dien­do a lo que nos de­pa­ra­rán los pró­xi­mos me­ses en tér­mi­nos de mo­daD agen­da y ac­tua­li­dad. Pe­ro todo que­da pro­ce­sa­do co­mo re­ta­zos pro­me­te­do­res de lo que es­tá por lle­gar. Sin es­pe­cial de­fi­ni­ción. Has­ta que, por fin, todo eclo­sio­na en oc­tu­bre. El fo­co se fi­ja y todo lo que he­mos ido in­tu­yen­do cris­ta­li­za. De­ci­des los pró­xi­mos pa­sos a se­guir en tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Te lan­zas a lo­grar al me­nos uno de los pro­pó­si­tos es­bo­za­dos por tu men­te cuan­do te­nías tiem­po pa­ra en­so­ña­cio­nes. Con­fir­mas las pie­zas que no se te van a es­ca­par de la tem­po­ra­da (al­gu­nas fue­ron amor a pri­me­ra vis­ta y otras las has ido apre­cian­do con el tiem­po). Re­ser­vas en­tra­das, organizas vi­si­tas, pla­ni­fi­cas es­ca­pa­das, asistes a con­fe­ren­cias. Tu yo se re­ajus­ta. La ca­sa fun­cio­na, el tra­ba­jo ha co­gi­do rit­mo de cru­ce­roD la nos­tal­gia ha des­apa­re­ci­do y das la bien­ve­ni­da a un nue­vo y me­jor tiem­po. Por no ha­blar de la luz del oto­ño, los cam­bios de ho­ja y el es­pec­tácu­lo del cam­po. Có­mo no ado­rar oc­tu­bre.

MA­RÍA PARDO DE SAN­TA­YA­NA DI­REC­TO­RA mpar­[email protected] @ma­ria­par­do­san­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.