LA FIES­TA DEL GRAN PO­DER GE­NE­RA MÁS DE 53 MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES

Marie Claire España - - MAGAZINE -

bar­go, en es­te ho­yo in­fer­nal, gra­cias a la crea­ti­vi­dad del ar­qéi­tec­to Freddy Ma­ma­ni Sil­ves­tre, han ve­ni­do sur­gien­do edi­fi­cios de

Las mil y una no­ches con sa­las de fies­ta pom­po­sas y co­lo­res bri­llan­tes qée, al igéal qée las po­lle­ras (fal­das) de las cho­las, son la de­mos­tra­ción de un or­gu­llo re­cu­pe­ra­do y res­pon­den al de­seo de mos­trar­se con cier­ta os­ten­ta­ción. El Prín­ci­pe Ale­xan­der, en­tre las Ave­ni­das Bo­li­via y Co­cha­bam­ba, es una de las más de N0 crea­cio­nes de Ma­ma­ni. Tie­ne una ga­le­ría de tien­das, dos sa­lo­nes de fies­ta, sie­te pi­sos, una can­cha de fút­bol cu­bier­ta, can­de­la­bros im­por­ta­dos di­rec­ta­men­te de Chi­na y un va­lor apro­xi­ma­do de ca­si dos mi­llo­nes de dó­la­res. Su pro­pie­ta­rio es un sastre, Ale­jan­dro Chino Quis­pe: “Em­pe­cé co­mo ayu­dan­te a los 14 años y siem­pre he tra­ba­ja­do jun­to a mi fa­mi­lia, has­ta lle­gar a ser uno de los mo­dis­tas más exi­to­sos del país. Vis­to a fun­cio­na­rios, em­ba­ja­do­res, mi­li­ta­res, ar­tis­tas y via­jo a me­nu­do a even­tos in­ter­na­cio­na­les pa­ra re­pre­sen­tar a Bo­li­via”.

ALIAN­ZAS FA­MI­LIA­RES

"Los ay­ma­ras no per­si­guen una acu­mu­la­ción pi­ra­midal de di­ne­ro –ex­pli­ca Jor­ge Viaña, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les de la Vi­ce­pre­si­den­cia de Bo­li­via–, ellos es­tán más re­la­cio­na­dos con las re­des fa­mi­lia­res, las alian­zas. Gran par­te de su co­mer­cio siem­pre ha si­do in­for­mal: ro­pa, fru­tas y ver­dé­ras, re­fri­ge­ra­do­res o aé­to­mó­vi­les. Es ra­ro que pa­guen im­pues­tos y ese di­ne­ro ca­si nén­ca ter­mi­na en los ban­cos:. Y es­ta ma­ne­ra de en­ri­que­cer­se sin res­pe­tar las le­yes, nén­ca san­cio­na­da o re­gé­la­da, es éno de los as­pec­tos de la nue­va bur­gue­sía ay­ma­ra que más mo­les­ta a la vie­ja cla­se do­mi­nan­te. “Una cho­la se fue a la ca­sa de una ami­ga mía en la zo­na sér y le ofre­ció én mi­llón pa­ra com­prar su ca­sa por­que la ha­bía vis­to en los ma­pas de Goo­gle y es­ta­ba cer­ca del co­le­gio de su hi­jo. Ella se ne­gó y la otra re­gre­só días des­pués ofre­cien­do un mi­llón cien mil, ¡en efec­ti­vo!”, cuen­ta to­da­vía in­cré­du­la Car­la Ber­de­gué, una ele­gan­te se­ño­ra per­te­ne­cien­te a la fran­ja de po­bla­ción de as­cen­den­cia eu­ro­pea, que los na­ti­vos lla­man con des­pre­cio kha­ras, pa­ra in­di­car su piel blan­ca y el pa­pel de li­de­raz­go que siem­pre han ejer­ci­do. La en­cuen­tro en el even­to

Ex­po A4: Ar­te y Ar­qui­tec­tu­ra An­di­na en El Al­to, du­ran­te el cual se pre­sen­ta to­da la ex­ce­len­cia al­te­ña, des­de la mú­si­ca a la mo­da, con éna gran tar­de de ce­le­bra­ción en el salón Prín­ci­pe Ale­xan­der. "Me pa­re­ce que es­tos edi­fi­cios son de mal gus­to, pe­ro es­tas per­so­nas re­pre­sen­tan la nue­va so­cie­dad bo­li­via­na. Nues­tro país ha cam­bia­do y hay que acep­tar­lo. Mi hi­jo se ca­sa­rá en uno de es­tos sa­lo­nes y tal vez con éna chi­ca ay­ma­ra qée vis­ta po­lle­ra", di­ce sin de­ma­sia­do des­alien­to Car­la, que sa­ca la cá­ma­ra de fo­tos pa­ra cap­tu­rar las jo­yas que ve en la pa­sa­re­la: “¡Son her­mo­sas!”, ex­cla­ma sin­ce­ra.

Ca­da sá­ba­do en El Al­to se pue­de asis­tir a un show úni­co: la lu­cha li­bre de las cho­li­tas. Aba­jo, el des­fi­le de El Gran Po­der. La fies­ta se ce­le­bra a prin­ci­pios de ju­nio, pe­ro los en­sa­yos du­ran me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.