PA­RAÍ­SO SAL­VA­JE

PUER­TO VA­LLAR­TA, EN EL PA­CÍ­FI­CO ME­XI­CANO, MEZ­CLA HIS­TO­RIA, NA­TU­RA­LE­ZA Y LOS 'RE­SORTS' QUE MÁS SE ACER­CAN A NUES­TRA IDEA DE FE­LI­CI­DAD. LA ME­TA, DES­CO­NEC­TAR Y DES­CU­BRIR LO QUE OFRE­CE.

Marie Claire España - - LIFESTYLE - Por Ju­lia To­rren­te

Di­ceá que por allí aá­da­baá ya los az­te­cas eá to­ráo al 300 a. C., y los es­pa­ño­les lle­ga­roá y coáquis­ta­roá eá 1525. Pe­ro Puer­to Va­llar­ta, coá el va­lle y la bahía de Baá­de­ras doá­de se ubi­ca, fue has­ta me­dia­dos de los 70 uá eá­cla­ve traá­qui­lo y siá de­ma­sia­da im­por­taá­cia del Pa­cí­fi­co me­xi­cano que vi­vía de la agri­cul­tu­ra y la pes­ca, y a doá­de apeáas lle­ga­baá tu­ris­tas. Todo cam­bió eá 1964, cuaá­do Johá Hus­toá ro­dó allí La no­che de la igua­na, uá tó­rri­do dra­ma pro­ta­goái­za­do por Ava Gar­dáer, De­bo­rah Kerr y Ri­chard Bur­toá. Coá Bur­toá lle­gó Eli­za­beth Tay­lor, por eá­toá­ces la pa­re­ja del mo­meá­to, y tras ellos uá ejér­ci­to de pa­pa

raz­zi. Pe­lí­cu­la y ro­maá­ce die­roá a coáo­cer aquel pue­blo cos­te­ro eá todo el muá­do, pro­pi­ciaá­do uá es­pec­ta­cu­lar de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co que lle­ga has­ta áues­tros días.

TRA­DI­CIÓN A SAL­VO

El vi­si­taá­te pue­de di­vi­dir su es­taá­cia eá tres áreas geo­grá­fi­cas: un cen­tro ur­bano de ar­qui­tec­tu­ra y am­bieá­te tra­di­cioáa­les, las pe­que­ñas ca­las y pue­blos al sur de la ciu­dad y los mo­de­ráos com­ple­jos ho­te­le­ros del áor­te. El ceá­tro coáser­va sus ca­lles em­pe­dra­das y edi­fi­ca­cio­nes de ba­ja al­tu­ra, y se desa­rro­lla en to­ráo a la pla­za de Ar­mas, coá su Tem­plo de Gua­da­lu­pe y su ca­rac­te­rís­ti­ca co­roáa. Muy cer­ca, la is­la Cua­le se asieá­ta eá la desem­bo-

ca­du­ra del río ho­mó­ni­mo, for­man­do un re­man­so de paz en me­dio del bu­lli­cio ur­bano con un mer­ca­di­llo de ar­te­sa­nía muy po­pu­lar, un mu­seo y al­gu­nos res­tau­ran­tes em­ble­má­ti­cos. Tam­bién hay dos pla­yas en la Zo­na Ro­mán­ti­ca del cen­tro his­tó­ri­co, la de Olas Al­tas y la de los Muer­tos.

ES­CUL­TU­RA AL BOR­DE DEL MAR

Sin du­da, la jo­ya de la ciu­dad es el Ma­le­cón, un pa­seo ma­rí­ti­mo de un ki­ló­me­tro que es tam­bién un mu­seo de es­cul­tu­ra al ai­re li­bre. Siem­pre ani­ma­do, es­tá sal­pi­ca­do de tien­das de ar­te­sa­nía don­de com­prar los ob­je­tos de pla­ta o las gua­ya­be­ras que hoy to­da­vía pro­du­cen las in­dí­ge­nas del in­te­rior de la re­gión. Im­pres­cin­di­ble pa­sear con la pues­ta de sol del Pa­cí­fi­co y me­ter­se por las ca­lles ale­da­ñas en las que se des­plie­ga el Art Walk, el dis­tri­to de las ga­le­rías de ar­te de es­ta ciu­dad que pre­su­me de bohe­mia, an­tes de ce­nar en uno de los mu­chos res­tau­ran­tes que ja­lo­nan el re­co­rri­do, co­mo el Ca­fé des Ar­tis­tes, un bis­tró de pa­re­des blan­cas y con un fron­do­so jar­dín in­te­rior que pa­re­cie­ra sa­li­do de Ca­sa­blan­ca. Des­pués no se­rá di­fí­cil en­con­trar un bar don-

de aca­bar la no­che en una ciu­dad que pre­su­me de vida noc­tur­na, y que es el prin­ci­pal des­tino gay de Mé­xi­co. De­jan­do atrás la ciu­dad y em­pren­dien­do el rum­bo ha­cia el sur nos to­pa­mos con pe­que­ñas ca­las y pue­blos de pes­ca­do­res que se in­ter­ca­lan con al­gu­nos re­sorts, pe­ro don­de to­da­vía se res­pi­ra la tran­qui­li­dad que da el ais­la­mien­to en me­dio de una na­tu­ra­le­za po­de­ro­sa. Los mi­tó­ma­nos no se pue­den per­der Mis­ma­lo­ya, la pre­cio­sa ca­la don­de en su día se ro­dó La no­che de la igua­na. Un po­co más allá es­tá Bo­ca de To­matlán, un pe­que­ño pue­blo tru­fa­do de res­tau­ran­tes en torno a una pla­ya de aguas muy tran­qui­las.

DOS COS­TAS MUY DI­FE­REN­TES

A al­gu­nos de es­tos pa­ra­di­sia­cos en­cla­ves es me­jor (a ve­ces so­lo po­si­ble) lle­gar por mar, con em­bar­ca­cio­nes que se pue­den con­tra­tar en el cen­tro de Puer­to Va­llar­ta. La pla­ya de Las Áni­mas, con su mar cris­ta­lino y sus pues­tos de ma­ris­co; el pue­ble­ci­to de Ye­la­pa, es­con­di­do en una bahía y des­de el que se pue­de ac­ce­der a unas cas­ca­das escondidas en me­dio de la sel­va, o el ho­tel Las Ca­le­tas ( va­llar­ta

ad­ven­tu­res.com), ais­la­do y con pla­ya par­ti­cu­lar, son al­gu­nas de las jo­yas de es­ta cos­ta. Pe­ro pa­ra des­cu­brir todo el po­ten­cial tu­rís­ti­co de la zo­na, con al­gu­nos de los me­jo­res ho­te­les del país, ur­ba­ni­za­cio­nes de lu­jo, puer­tos de­por­ti­vos y cam­pos de golf, con­vie­ne op­tar por el nor­te. Ma­ri­na Va­llar­ta, Nue­vo Va­llar­ta y Ri­vie­ra Na­ya­rit se­rían la par­te más 'Mia­mi' (sal­van­do to­das las dis­tan­cias) de la ciu­dad ex­pan­di­da. Una fran­ja cos­te­ra con ki­ló­me­tros de pla­yas de are­na do­ra­da, don­de la ca­de­na Velas tie­ne tres es­ta­ble­ci­mien­tos que

Una de las pe­que­ñas ca­las de la bahía de Ban­de­ras. De­ba­jo, el cen­tro his­tó­ri­co de Puer­to Va­llar­ta, con (a la iz­da. de la ima­gen) el Tem­plo de Gua­da­lu­pe y su to­rre "co­ro­na­da".

Arri­ba, des­de los sa­lo­nes de la sui­te pre­si­den­cial del ho­tel Velas Va­llar­ta se di­vi­sa to­da la bahía. So­bre es­tas lí­neas, una pla­ya en Pun­ta de Mi­ta, un lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra ob­ser­var ba­lle­nas, y a la dcha., la pla­ya La Es­con­di­da, en una de las is­las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.