Có­MO SE VIS­TE LA NI­ÑA BIEN (BIEN)

Marie Claire España - - MAGAZINE GUÍA PRÁCTICA -

SU CRE­DO, SUS PIS­TAS

La pre­gun­ta ¿qué me pongo? no es pro­pia de las Ni­ñas Bien por­que se vis­ten y se com­por­tan co­mo las de an­te­ayer, de igual mo­do que las de ma­ña­na se­gui­rán los pa­sos de las de hoy. Ellas, tam­bién en el ves­tir, "sa­ben lo que real­men­te im­por­ta" y tie­nen una fór­mu­la en­sa­ya­da, co­mo mí­ni­mo, des­de ha­ce cin­co ge­ne­ra­cio­nes. Lo su­yo no es un es­ti­lo, es un des­tino. Son, por ello, im­permea­bles a los ava­ta­res de la mo­da, a la que so­lo acu­den si pro­po­ne al­gu­na so­lu­ción más prác­ti­ca a la que ellas vie­nen uti­li­zan­do.

Un bol­so "prác­ti­co", de Coach, pe­que­ño y cru­za­do, que de­je las ma­nos li­bres pa­ra lle­var la co­rrea del pe­rro (y al pe­rro). Dia­na Spen­cer, en Lon­dres en 1989.

La Ni­ña Bien no va­ria su in­du­men­ta­ria se­gún la es­ta­ción. Vis­te a ca­pas y se po­ne y sa­ca ele­men­tos se­gún es­té el tiem­po. El jer­sey, de Brooks Brot­hers.

Un en­ce­ra­do que se po­nen por en­ci­ma de to­do, to­do el ra­to, de Bar­bour. Ni sexy, ni fe­me­ni­nas, las Ni­ñas Bien vis­ten "ama­zo­na".

La fal­da rec­ta y por de­ba­jo de la ro­di­lla, im­pres­cin­di­ble y có­mo­da, de Be­to­la­za. Be Re­loj R clá­si­co, ideal­men­te id he­re­da­do, h que lle­van con to­do, de d Lon­gi­nes.

Lo bri­tá­ni­co (Es­co­cia in­clui­da) siem­pre es­tá pre­sen­te en su ves­ti­dor. Es­ta cha­que­ta cru­za­da es de Bal­main.

La gar­gan­ti­lla de per­las que le re­ga­la­ron en su pues­ta de lar­go le acom­pa­ña­rá has­ta la tumba. Es­ta es an­ti­gua.

El pa pa­ñue­lo de se­da, de Fe­rra­ga­mo, es f fun­da­men­tal, por­que a ellas les pa­re­ce que un fou­lard "siem­pre vis­te".

Por su­pues­to, una ca­mi­sa de al­go­dón azul y de cor­te sas­tre, de Theory.

Un mo­ca­sín que aca­ba­rá en sim­bio­sis i bi i con el l per­fil fil d de ama­zo­na de sus pies, de Man­sur Ga­vriel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.